One, Two, Th­ree, Four… THE BEATLES…!!! Par­te II

El Sol de Tulancingo - - Tulancingo -

Con­ti­nuan­do con es­ta gran his­to­ria que de­ja­ron, Los Cua­tro de Li­ver­pool eran chi­cos de cla­se en­tre hu­mil­de y me­dia, sin em­bar­go, con­si­de­ro que ellos fue­ron do­ta­dos por Dios con un gran ta­len­to y ca­ris­ma, por eso fue­ron e hi­cie­ron lo que el mun­do co­no­ce. A pe­sar de sus ca­ren­cias, re­vo­lu­cio­na­ron al mun­do mu­si­cal­men­te y en las cos­tum­bres, há­bi­tos, gus­tos, mo­da y mu­chas co­sas más, que hi­cie­ron que las ju­ven­tu­des de aque­llas gran­des dé­ca­das de los cin­cuen­ta y se­sen­ta mo­di­fi­ca­ran sus idea­les y fue­ran me­nos tí­mi­dos, más atre­vi­dos, más exi­gen­tes, cre­yen­do y pe­lean­do por sus de­re­chos, sus gus­tos, por su mú­si­ca.

THE BEATLES: Ga­na­ron 7 Grammy; 15 Ivor No­ve­llo por par­te de la Bri­tish Aca­demy of Songw­ri­ters, Com­po­sers and Aut­hors; pri­mer lu­gar por ser los ar­tis­tas más gran­des de to­dos los tiem­pos en las lis­tas de Hot 100 y Bill­board 200. La Re­vis­ta Ro­lling Sto­ne los ca­li­fi­có en pri­mer lu­gar en su lis­ta de los más gran­des de to­dos los tiem­pos. El ca­nal de vi­deos VH1 en el año 2010 los co­lo­có co­mo los nú­me­ro 1 en su lis­ta de los 100 ar­tis­tas más gran­des de to­dos los tiem­pos, en­tre mu­chos pre­mios, re­co­no­ci­mien­tos, galardones, dis­cos de oro, et­cé­te­ra.

En­tre las vi­ven­cias tris­tes de ellos, es­tá la muer­te de la ma­má de John Len­non, que se lla­ma­ba Ju­lia. Su muer­te se pre­sen­tó a cau­sa de un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co, es­to en julio de 1958, lo cual pu­so a John en la tris­te­za to­tal. Ello lo acer­có en una fuer­te for­ma es­pi­ri­tual a Paul que dos años an­tes tam­bién ha­bía per­di­do a su ma­má.

Ha­brá que des­ta­car la for­ta­le­za de John y Paul, pues­to que en lu­gar de per­der ilu­sio­nes y es­pe­ran­zas, fue to­do lo con­tra­rio, se for­ta­le­cie­ron en una gran re­la­ción lle­na de ins­pi­ra­ción y co­mo es sa­bi­do, son los com­po­si­to­res de la ma­yo­ría de los te­mas de THE BEATLES, una man­cuer­na que los ma­ni­fies­ta co­mo au­to­res de in­fi­ni­dad de te­mas; la gran man­cuer­na de Len­non y McCart­ney. Lo­gran­do éxi­tos que han re­co­rri­do y han si­do es­cu­cha­dos, en­tien­do, que en la ma­yo­ría del mun­do, te­mas que tam­bién han si­do in­ter­pre­ta­dos por ar­tis­tas de di­fe­ren­tes gé­ne­ros mu­si­ca­les y de di­ver­sas na­cio­na­li­da­des e idio­mas por to­do el mun­do. Sin de­jar de co­men­tar de los gran­des te­mas que tam­bién es­cri­bie­ron: Geor­ge Ha­rri­son y Rin­go Starr, que se co­lo­ca­ron co­mo gran­des éxi­tos mun­dial­men­te, des­ta­can­do la com­po­si­ción de Geor­ge Ha­rri­son, el ti­tu­la­do “Mi Dul­ce Se­ñor”, con un gran men­sa­je uni­ver­sal. Y qué de­cir del te­ma de John Len­non, ti­tu­la­do “Ima­gi­na”, y así po­de­mos ir des­glo­san­do ca­da una de las com­po­si­cio­nes de es­tos cua­tro gran­des, llenas de gran­des men­sa­jes por la paz del mun­do, por el amor, co­mo tam­bién los te­mas ale­gres co­mo “Obla di obla da”.

Una his­to­ria que tu­vo sus ini­cios en un night club ubi­ca­do en la ca­lle Mat­hew, en el cen­tro de Li­ver­pool, y que pos­te­rior­men­te se con­ver­ti­ría en un lu­gar sim­bó­li­co, el lla­ma­do The Ca­ver Club y que fue el lu­gar don­de Brian Eps­tein, due­ño de una tien­da de dis­cos lo­cal y co­lum­nis­ta de mú­si­ca, lo es­cu­chó por pri­me­ra vez, en­tu­sias­mán­do­se con ellos y ahí es don­de les pro­po­ne ser su re­pre­sen­tan­te ofi­cial­men­te.

Gra­cias por per­mi­tir­me com­par­tir­la con us­ted, ami­go lec­tor. Saludos y bendiciones.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.