Clau­dia Sheinbaum y la Ciudad de Mé­xi­co

El Sol de Tulancingo - - Análisis -

La ciudad de Mé­xi­co es uno de los con­glo­me­ra­dos hu­ma­nos más gran­de del mun­do. Ha­blo de la gran ciudad de Mé­xi­co in­clu­yen­do las lla­ma­das zo­nas co­n­ur­ba­das, aun­que sé que el Dis­tri­to Fe­de­ral es prác­ti­ca­men­te la mi­tad de to­do. Go­ber­nar es­ta en­ti­dad es una ta­rea ti­tá­ni­ca. La prin­ci­pal la­bor del go­bierno es ser­vir a la ciu­da­da­nía y ser­vir­la bien, a ple­ni­tud. Se de­ben es­cu­char las de­man­das, aten­der­las, bus­car so­lu­cio­nes y apli­car­las. Has­ta allí to­do de­be ser na­tu­ral. Ese es el tra­ba­jo del go­ber­nan­te. Para ser­vir es con­tra­ta­do y para tal fin de­be en­tre­gar­se.

Alo lar­go de va­rios se­xe­nios, los ha­bi­tan­tes de es­ta ma­cro­ciu­dad que abar­ca el gran va­lle de Mé­xi­co he­mos te­ni­do va­ria­das ad­mi­nis­tra­cio­nes. No pue­do de­cir que ha­yan si­do bue­nas ad­mi­nis­tra­cio­nes por­que me mor­de­ría la len­gua. Ni si­quie­ra afir­ma­ría yo que ha­yan si­do re­gu­la­res. Pe­ro el pro­ble­ma es­tri­ba en que han si­do va­rias. ¿Des­de cuán­do? Po­si­ble­men­te des­de la en­ton­ces aún pe­que­ña ciudad, allá por 1966.

Quie­ro de­jar cla­ro y asen­ta­do que re­co­noz­co que la ciudad de Mé­xi­co tie­ne ser­vi­cios pú­bli­cos que flu­yen más o me­nos, es de­cir, en gran par­te del te­rri­to­rio de su ju­ris­dic­ción se le­van­ta la ba­su­ra, se en­tre­ga el agua, se pro­vee alum­bra­do pú­bli­co, fun­cio­nan más o me­nos los se­má­fo­ros, se cumple con los in­di­ca­ti­vos de via­li­dad, y creo que na­da más. Pe­ro la ba­lan­za se in­cli­na más, con­si­de­ra­ble­men­te, a lo que fal­ta; y no ten­go es­pa­cio para re­la­cio­nar­lo.

La prin­ci­pal de­man­da de la ciu­da­da­nía, no só­lo en el Dis­tri­to Fe­de­ral sino en to­do el país es se­gu­ri­dad. Y para te­ner se­gu­ri­dad hay que apli­car la jus­ti­cia. El con­cep­to de jus­ti­cia no ha va­ria­do ni cam­bia­rá. La jus­ti­cia es hoy, por so­bre to­do, la vir­tud más ne­ce­sa­ria para el bie­nes­tar del Es­ta­do. Jus­ti­cia es el pro­ce­so de pre­ve­nir o re­me­diar lo que ex­ci­ta­rá el sen­ti­do de in­jus­ti­cia.

La ciudad de Mé­xi­co estrena nue­vas au­to­ri­da­des. Se ha re­no­va­do la Asam­blea Le­gis­la­ti­va y las 16 Al­cal­días. Con los asam­bleís­tas ten­dre­mos la es­pe­ran­za de que se le­gis­le me­jor y so­bre to­do en be­ne­fi­cio de quie­nes me­nos tie­nen; la­bor di­fí­cil por esos gran­des in­tere­ses que mue­ven, no so­lo a la ciudad, sino a las en­ti­da­des ve­ci­nas.

Ha­bi­da cuen­ta que la in­se­gu­ri­dad con­ti­núa aso­lan­do a los ha­bi­tan­tes, los res­pon­sa­bles ten­drán la­bo­res di­fí­ci­les de desem­pe­ñar, so­bre to­do en ma­te­ria de crear una Cul­tu­ra de la Pre­ven­ción, que por lo vis­to les ha pa­sa­do de le­jos a los has­ta aho­ra eje­cu­to­res del or­den. La in­se­gu­ri­dad tie­ne un ori­gen an­ti­guo y com­ple­jo, es co­no­ci­da y por lo tan­to na­da les im­pe­di­rá ac­tuar para erra­di­car­la.

Ha­ce dos días pro­tes­tó co­mo Je­fa de Go­bierno de la Ciudad de Mé­xi­co la se­ño­ra Clau­dia Sheinbaum, an­ti­gua co­la­bo­ra­do­ra del pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor. En su dis­cur­so ini­cial, ha­bló, en­tre otros te­mas, de la in­se­gu­ri­dad que asue­la es­ta me­tró­po­li. A ese res­pec­to di­jo que de in­me­dia­to se re­ini­cia­rían las reunio­nes del ga­bi­ne­te de go­bierno para prio­ri­zar la se­gu­ri­dad y jus­ti­cia. Ase­gu­ró que su ad­mi­nis­tra­ción aca­ba­rá con la co­rrup­ción y ven­ta de pla­zas. In­di­có que se res­ti­tui­rán las 70 coor­di­na­cio­nes te­rri­to­ria­les y los tres tur­nos en los 847 cua­dran­tes de la ciudad. Agre­gó que se­rá res­pe­tuo­sa de la au­to­no­mía de la Pro­cu­ra­do­ra.

Aña­dió que co­la­bo­ra­rá con el go­bierno

Fran­cis­co Fonseca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.