Siete pre­gun­tas so­bre el es­ta­do

A Hi­dal­go le fue pues­to el nom­bre del pa­dre de la pa­tria por­que era el úni­co hé­roe de la in­de­pen­den­cia no­ta­ble que no te­nía su nom­bre en nin­gún es­ta­do

El Sol de Tulancingo - - Local - LUIS CORRALES VIVAR

1 .­

¿Hu­bo al­gún in­ten­to an­te­rior pa­ra la crea­ción del es­ta­do de Hi­dal­go en el si­glo XIX?

Si, el 13 de no­viem­bre de 1861, des­pués de la Gue­rra de Re­for­ma, ha­bi­tan­tes de al­gu­nos dis­tri­tos de lo que aho­ra es nues­tro es­ta­do, a tra­vés de los dipu­tados Jus­tino Fernández, Jo­sé Luis Re­vi­lla y otros, hi­cie­ron ges­tio­nes pa­ra crear un nue­vo es­ta­do, pe­ro és­tas ges­tio­nes se vie­ron in­te­rrum­pi­das por la In­ter­ven­ción Fran­ce­sa que co­mo to­dos sa­be­mos co­men­zó en el año 1862, así que las ges­tio­nes que­da­ron sus­pen­di­das. 2.­ ¿Cuál fue el te­rri­to­rio en don­de se cons­ti­tu­yó el Es­ta­do de Hi­dal­go?

El te­rri­to­rio se to­mó del Se­gun­do Dis­tri­to Mi­li­tar del Es­ta­do de Mé­xi­co. Du­ran­te la Gue­rra de In­ter­ven­ción Fran­ce­sa, el Es­ta­do de Mé­xi­co se di­vi­dió en va­rios dis­tri­tos mi­li­ta­res por­que era tan gran­de que te­nía que di­vi­dir­se pa­ra ad­mi­nis­trar­se me­jor pa­ra la gue­rra, el Se­gun­do Dis­tri­to Mi­li­tar fue lo que aho­ra es el Es­ta­do de Hi­dal­go, es de­cir, la di­vi­sión fue me­ra­men­te te­rri­to­rial con mo­ti­vos mi­li­ta­res, pe­ro ese se­gun­do dis­tri­to mi­li­tar fue con­ver­ti­do des­pués en el nue­vo es­ta­do.

3.­ ¿Qué dis­tri­tos com­pren­de el ac­tual Es­ta­do de Hi­dal­go y con los cua­les em­pe­zó su vi­da po­lí­ti­ca y pú­bli­ca?

Son los si­guien­tes: Ac­to­pan, Apan, Huas­ca­za­lo­ya, Huejutla, Hui­cha­pan, Pachuca,Tu­la, Tu­lan­cin­go, Ix­mi­quil­pan, Za­cual­ti­pan y Zi­ma­pan, exac­ta­men­te esos dis­tri­tos.

4.­ ¿Por qué Pachuca fue la ca­pi­tal del es­ta­do?

He­mos di­cho en va­rias oca­sio­nes que no hay nin­gún do­cu­men­to ofi­cial ni acuer­do del Pre­si­den­te ni de­cre­to ni na­da en que se di­ga que la ca­pi­tal del es­ta­do se­rá Pachuca. Ha­bía tres o cua­tro can­di­da­tu­ras de ciu­da­des del nue­vo es­ta­do pa­ra ser su ca­pi­tal; es­tas eran Pachuca por su­pues­to, Tu­lan­cin­go, Ac­to­pan e Ix­mi­quil­pan.

Pe­ro Pachuca vi­vía la épo­ca de la bo­nan­za mi­ne­ra, una vez que los in­gle­ses ha­bían vendido las mi­nas a la Com­pa­ñía Avia­do­ra de los Es­can­dón y Béis­te­gui. Te­nía un só­li­do desa­rro­llo eco­nó­mi­co, pa­ga­ba mu­chos im­pues­tos por la mi­ne­ría y te­nía bas­tan­tes edi­fi­cios don­de se po­día alo­jar el go­bierno. Así que por eso el Pre­si­den­te Juá­rez no emi­tió nin­gún do­cu­men­to pe­ro le or­de­nó al co­ro­nel Juan C. Do­ria, que era el go­ber­na­dor de­sig­na­do, que fue­ra a es­ta­ble­cer el Go­bierno a Pachuca, en­ton­ces fue una de­sig­na­ción de fac­to, o sea, de he­cho y así fue co­mo se de­ter­mi­nó la ca­pi­tal del nue­vo Es­ta­do.

5.­ ¿Por­que el Pre­si­den­te Juá­rez de­sig­nó al Co­ro­nel Juan C. Do­ria pa­ra go­ber­nar al es­ta­do en el mis­mo mes de enero de 1869?

El Pre­si­den­te Juá­rez de­sig­nó, de acuer­do a la fa­cul­tad que le da­ba el De­cre­to, al Co­ro­nel Juan C. Do­ria, un jo­ven de 29 años de edad, por­que te­nía los me­re­ci­mien­tos tan­to de ti­po mi­li­tar así co­mo co­no­ci­mien­tos ju­rí­di­cos ya que era abo­ga­do apar­te de ser Co­ro­nel. En ma­te­ria mi­li­tar ha­bía des­ta­ca­do en el ce­rro del Ci­ma­ta­rio en la Gue­rra de In­ter­ven­ción Fran­ce­sa, se le lla­ma­ba “El hé­roe del Ci­ma­ta­rio”, tam­bién ha­bía si­do ya dipu­tado fe­de­ral y ha­bía es­tu­dia­do de­re­cho en su ju­ven­tud. Era un hom­bre res­pon­sa­ble y se­rio y el Pre­si­den­te Juá­rez no se equi­vo­có al nom­brar­lo por­que fue ver­da­de­ra­men­te un gran go­ber­na­dor a pe­sar de ha­ber­lo si­do só­lo unos me­ses, en­ton­ces, Juá­rez que co­no­cía bien a Do­ria lo nom­bró por sus mé­ri­tos y por la res­pon­sa­bi­li­dad mos­tra­da.

6.­ ¿Qué día lle­gó Juan C. Do­ria y a dón­de?

El co­ro­nel Juan C. Do­ria lle­gó a la ciu­dad de Pachuca el día 27 de enero de 1869, on­ce días des­pués de ha­ber si­do crea­do el es­ta­do de Hi­dal­go, y se ins­ta­ló en la Pla­za In­de­pen­den­cia, cos­ta­do orien­te, y es­ta­ble­ció las ofi­ci­nas del go­bierno arri­ba de una farmacia muy co­no­ci­da en aquel tiem­po lla­ma­da “Farmacia del Re­fu­gio” que es don­de fue el pri­mer pa­la­cio de go­bierno, no só­lo de Juan C. Do­ria, sino que ahí des­pa­chó tam­bién el pri­mer go­ber­na­dor cons­ti­tu­cio­na­lis­ta que fue el se­ñor An­to­nino Tagle, es­ta farmacia del Re­fu­gio es­ta­ba si­tua­da en el cos­ta­do orien­te ya di­ji­mos de la Pla­za In­de­pen­den­cia y de ahí des­pués la casa de Go­bierno emi­gró a una cons­truc­ción que es­ta­ban en­fren­te de las ca­jas.

7.­ ¿A qué hi­dal­guen­ses se pue­de acre­di­tar la crea­ción del Es­ta­do?

To­da eta­pa im­por­tan­te en la vi­da de un es­ta­do co­mo el nues­tro tie­ne mu­chos par­ti­ci­pan­tes, de he­cho par­ti­ci­pa­ron en es­te es­fuer­zo des­de años an­tes, va­rias per­so­nas y tam­bién des­pués, al ter­mi­nar la In­ter­ven­ción Fran­ce­sa en el año de 1867, las mis­mas per­so­nas vol­vie­ron a in­sis­tir en la crea­ción del es­ta­do, men­cio­na­mos en­tre ellos al oriun­do de Yahua­li­ca, el se­ñor Ca­ye­tano Gó­mez y Pé­rez, por su­pues­to a don Ma­nuel Fer­nan­do So­to, el pro­pio An­to­nino Tagle, que des­pués fue el pri­mer go­ber­na­dor cons­ti­tu­cio­na­lis­ta y a los hi­dal­guen­ses Ma­nuel An­dra­de, Ci­priano Ro­bert, Pro­ta­sio Tagle, Ga­briel Man­ce­ra, Jo­sé Luis Re­vi­lla y Jus­tino Fernández. Son los hom­bres que con­si­guie­ron el ob­je­ti­vo.

/COR­TE­SÍA

Pla­za In­de­pen­den­cia en Pachuca, ca­pi­tal del es­ta­do de Hi­dal­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.