La pa­rá­bo­la del man­zano

El Sol de Tulancingo - - Nacional -

El dis­cur­so an­ti­co­rrup­ción de los pre­si­den­tes mexicanos no es no­ve­do­so; ocu­rre con ma­yor o me­nor in­ten­si­dad ca­da se­xe­nio, pe­ro nun­ca se ol­vi­da: hay que ajus­tar­le cuen­tas al pa­sa­do; los co­rrup­tos son los de an­tes, aun­que el gobierno en turno pro­ven­ga de los de an­tes.

En la lu­cha contra la co­rrup­ción José Ló­pez Por­ti­llo en­car­ce­ló a Eu­ge­nio Mén­dez Do­cu­rro y a Fé­lix Ba­rra Gar­cía, ex­se­cre­ta­rios de Es­ta­do de Luis Eche­ve­rría. Mi­guel de la Ma­drid im­pul­só la “re­no­va­ción mo­ral de la so­cie­dad” y a la cár­cel fue Jor­ge Díaz Se­rrano, ex­di­rec­tor de Pe­mex, ex­pre­can­di­da­to pre­si­den­cial y se­na­dor. Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri en­car­ce­ló a Joa­quín Her­nán­dez Ga­li­cia, a Car­los Jon­gui­tud Ba­rrios y a Eduar­do Le­go­rre­ta. Er­nes­to Ze­di­llo lle­vó a la cár­cel a Raúl Sa­li­nas de Gor­ta­ri, her­mano de ex­pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca, y a los ban­que­ros Car­los Ca­bal Pe­ni­che, Jor­ge Lan­ke­nau y Ángel Isi­do­ro Ro­drí­guez El Di­vino.

Hoy el dis­cur­so an­ti­co­rrup­ción se usa pa­ra con­se­guir el re­gre­so de un sis­te­ma que se creía su­pe­ra­do ya en México: el po­der de un ser úni­co: el pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca, que en sus ma­nos de­be te­ner los po­de­res po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y so­cial. La au­to­cra­cia.

La do­ble mo­ral del do­ble dis­cur­so. No re­sul­ta di­fí­cil sa­ber y su­po­ner que en mu­chos de los fi­dei­co­mi­sos gu­ber­na­men­ta­les ha ha­bi­do co­rrup­ción y que, por lo tan­to, es ne­ce­sa­rio co­rre­gir­la, y se ha­ce aca­ban­do con ellos sin ave­ri­gua­ción pre­via.

El pe­rio­dis­ta Joel Her­nán­dez San­tia­go uti­li­za una me­tá­fo­ra exac­ta: por una o va­rias man­za­nas po­dri­das se ta­la el man­zano.

Eso es lo que se ha he­cho con la ex­tin­ción de 109 fi­dei­co­mi­sos de di­ver­sa ín­do­le, pa­ra en­tre­gar “di­rec­ta­men­te” sus re­cur­sos a los be­ne­fi­cia­dos de an­tes, se­gún se ha tra­ta­do de ex­pli­car.

Esos 109 fi­dei­co­mi­sos im­pli­can fon­dos pa­ra la com­pra de me­di­ci­nas pa­ra en­fer­me­da­des “ca­tas­tró­fi­cas” (cán­cer de ma­ma, cán­cer de ni­ños, diá­li­sis, en­tre otras), re­cur­sos pa­ra las zo­nas de­vas­ta­das por te­rre­mo­tos, hu­ra­ca­nes y otros de­sas­tres na­tu­ra­les y sus dam­ni­fi­ca­dos; apo­yos a dis­ca­pa­ci­ta­dos, cien­tí­fi­cos, aca­dé­mi­cos, ar­tis­tas, ci­neas­tas, de­por­tis­tas y mu­cho más.

Has­ta el mo­men­to de es­cri­bir es­ta co­lum­na no se co­no­cen pú­bli­ca­men­te a los res­pon­sa­bles de la co­rrup­ción en esos fi­dei­co­mi­sos; mu­cho me­nos se sa­be de al­gún ex­fun­cio­na­rio o fun­cio­na­rio (esos fi­dei­co­mi­sos tie­nen dos años ad­mi­nis­tra­dos por el ac­tual gobierno) acu­sa­do de co­rrup­ción en el ma­ne­jo de sus re­cur­sos. Es de­cir: hay acu­sa­cio­nes, pe­ro no acu­sa­dos; hay co­rrup­ción, pe­ro no co­rrup­tos, pe­se a que esos fi­dei­co­mi­sos es­tán su­je­tos a la Au­di­to­ría Superior de la Fe­de­ra­ción.

Pe­ro, pa­ra aca­bar con la “co­rrup­ción”, el Con­gre­so de­ci­de que los re­cur­sos pa­ra los apo­yos que ma­ne­ja­ban los fi­dei­co­mi­sos los re­par­ta di­rec­ta­men­te el Po­der Eje­cu­ti­vo fe­de­ral, el pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca que co­mo San­ta­clós sa­ca­rá di­ne­ro de su cos­tal pa­ra to­do aquel que a su jui­cio lo ne­ce­si­te, sin nin­gu­na re­gla de ope­ra­ción. El di­ne­ro pú­bli­co al ser­vi­cio de la com­pra de vo­tos.

El ac­tual gobierno (más priis­ta que los del PRI) di­ce que hay co­rrup­ción, que se le com­ba­te, pe­ro no hay co­rrup­tos.

El sub­se­cre­ta­rio

El ac­tual gobierno (más priis­ta que los del PRI) di­ce que hay co­rrup­ción, que se le com­ba­te, pe­ro no hay co­rrup­tos

HUIZAR

La de­nun­cia contra Vi­de­ga­ray ini­ció el pa­sa­do 2 de sep­tiem­bre/MAU­RI­CIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.