La po­bla­ción no es­tá lis­ta

El Sol de Tulancingo - - Futbol - / RU­BÉN BE­RIS­TÁIN

La so­cie­dad me­xi­ca­na no es­tá pre­pa­ra­da pa­ra re­gre­sar a los es­ta­dios de fut­bol. Su cul­tu­ra, po­ca o nu­la edu­ca­ción y la pa­sión des­bor­dan­te por un equi­po crea cier­ta com­bi­na­ción pe­li­gro­sa, que po­dría cau­sar una si­tua­ción ne­ga­ti­va en la po­bla­ción en cuan­to al Covid-19 se re­fie­re.

La no­ti­cia de la vuel­ta de la afi­ción des­pués de 217 días, cau­só opi­nio­nes di­vi­di­das. Tal es el ca­so de Al­ber­to Bae­na, li­cen­cia­do en So­cio­lo­gía por la UAM, quien ase­gu­ró al Dia­rio de los De­por­tis­tas que, con­tra­rio a otras par­tes del mun­do, la po­bla­ción de nues­tro país no es­tá lis­ta pa­ra vi­vir un cam­bio de es­ta mag­ni­tud de­bi­do a su co­no­ci­do com­por­ta­mien­to en even­tos mul­ti­tu­di­na­rios, au­na­do a la fal­ta de obe­dien­cia a las re­glas.

“A la afi­ción no la con­si­de­ro pre­pa­ra­da. De en­tra­da, la so­cie­dad me­xi­ca­na tie­ne co­mo nor­ma­li­dad el re­to a la au­to­ri­dad. Tam­bién te­ne­mos el re­to a los usos y cos­tum­bres de al­gu­nos lu­ga­res. Aho­ra, al lle­gar a un es­ta­dio, im­pli­ca­rá una ca­tar­sis, un re­to de com­por­tar­se de tal ma­ne­ra, sen­tar­se en cier­tos lu­ga­res, usar gel an­ti­bac­te­rial a ca­da mo­men­to. Son una se­rie de re­glas que se es­ta­ble­cen y la so­cie­dad no es­tá pre­pa­ra­da pa­ra es­te ti­po de nue­vos ri­tua­les”, ase­gu­ró a ES­TO con gran con­tun­den­cia an­te la aper­tu­ra de los re­cin­tos en Ma­zatlán y Aguas­ca­lien­tes.

“Te das cuen­ta del ti­po de so­cie­dad me­xi­ca­na que te­ne­mos al mo­men­to de in­gre­sar a los ba­ños de un es­ta­dio de fut­bol. Ahí se mues­tra có­mo so­mos, cul­tu­ral­men­te ha­bla mu­cho de no­so­tros, qué gra­do nu­lo de cul­tu­ra y edu­ca­ción te­ne­mos”, aña­dió. Por si fue­ra po­co, a lo an­te­rior se aña­de ese fer­vor que sien­te un afi­cio­na­do por su equi­po fa­vo­ri­to, que pue­de ir por en­ci­ma de la ra­zón y que po­dría em­peo­rar las co­sas en gran mag­ni­tud. “Se ha vis­to que an­te la pa­sión vie­ne la irra­cio­na­li­dad. En la Ciu­dad de Mé­xi­co se vio a gen­te de Pu­mas, Amé­ri­ca, Cruz Azul, fue­ra del es­ta­dio, de los ho­te­les, a ver si po­dían ver y en­trar. Tris­te­men­te la pa­sión pue­de pre­va­le­cer por en­ci­ma de la ra­zón. Es­pe­ro que los afi­cio­na­dos con­ten­gan sus ga­nas de ir a los es­ta­dios y que se que­den en sus ho­ga­res”, ex­pre­só.

/ FOTO: CORTESÍA

El so­ció­lo­go Al­ber­to Bae­na de­ta­lla las com­pli­ca­cio­nes por el re­gre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.