El Pa­pa Fran­cis­co ya le res­pon­dió

El Sol de Tulancingo - - Analisis - Jo­sé Luis Ca­ma­cho @jl­ca­ma­chov

“Se ad­vier­te la pe­ne­tra­ción cul­tu­ral de una es­pe­cie de “de­cons­truc­cio­nis­mo”, don­de la li­ber­tad hu­ma­na pre­ten­de cons­truir­lo to­do des­de ce­ro… En es­ta lí­nea se si­tua­ba un con­se­jo que di a los jó­ve­nes: «Si una per­so­na les ha­ce una pro­pues­ta y les di­ce que ig­no­ren la his­to­ria, que no re­co­jan la ex­pe­rien­cia de los ma­yo­res, que des­pre­cien to­do lo pa­sa­do y que só­lo mi­ren el fu­tu­ro que ella les ofre­ce, ¿no es una for­ma fá­cil de atra­par­los con su pro­pues­ta pa­ra que so­la­men­te ha­gan lo que ella les di­ce? Esa per­so­na los ne­ce­si­ta va­cíos, des­arrai­ga­dos, des­con­fia­dos de to­do, pa­ra que só­lo con­fíen en sus pro­me­sas y se so­me­tan a sus pla­nes. Así fun­cio­nan las ideo­lo­gías de dis­tin­tos co­lo­res, que des­tru­yen —o de-cons­tru­yen— to­do lo que sea di­fe­ren­te y de ese mo­do pue­den rei­nar sin opo­si­cio­nes. Pa­ra es­to ne­ce­si­tan jó­ve­nes que des­pre­cien la his­to­ria…»”.

Eso sos­tie­ne el Pa­pa Fran­cis­co a tra­vés de la Car­ta En­cí­cli­ca “Her­ma­nos To­dos”, emi­ti­da el pa­sa­do 3 de oc­tu­bre des­de Asís, y que sin bus­car­lo re­pre­sen­ta una res­pues­ta a la mi­si­va fe­cha­da el 2 de oc­tu­bre que el pre­si­den­te me­xi­cano le hi­zo lle­gar ocho días des­pués, en la que in­sis­te que la igle­sia ca­tó­li­ca, mo­nar­quía es­pa­ño­la y Es­ta­do me­xi­cano ofrez­can una dis­cul­pa pú­bli­ca a los pue­blos ori­gi­na­rios por las afren­tas co­me­ti­das du­ran­te la con­quis­ta y el pe­rio­do co­lo­nial.

En lo que re­pre­sen­ta una En­cí­cli­ca So­cial que de­li­nea pa­ra el mun­do cre­yen­te las vías pa­ra cons­truir un mun­do me­jor, más jus­to y pa­cí­fi­co, el Pa­pa Fran­cis­co ha­ce una in­vi­ta­ción pa­ra desa­rro­llar el pro­nom­bre “no­so­tros” en lu­gar de “ellos” pa­ra ha­bi­tar la ca­sa co­mún a tra­vés de la re­con­ci­lia­ción y el per­dón.

In­te­gra­da por seis ca­pí­tu­los, el do­cu­men­to que fue da­do a co­no­cer en Mé­xi­co por el ar­zo­bis­po Car­los Aguiar Re­tes el 4 de oc­tu­bre se­ña­la: “Hoy en mu­chos paí­ses se uti­li­za el me­ca­nis­mo po­lí­ti­co de exas­pe­rar, exa­cer­bar y po­la­ri­zar. Por di­ver­sos ca­mi­nos se nie­ga a otros el de­re­cho a exis­tir y a opi­nar, y pa­ra ello se acu­de a la es­tra­te­gia de ri­di­cu­li­zar­los, sos­pe­char de ellos, cer­car­los. No se re­co­ge su par­te de ver­dad, sus va­lo­res, y de es­te mo­do la so­cie­dad se em­po­bre­ce y se re­du­ce a la pre­po­ten­cia del más fuer­te. La po­lí­ti­ca ya no es así una dis­cu­sión sa­na so­bre pro­yec­tos a lar­go pla­zo pa­ra el desa­rro­llo de to­dos y el bien co­mún, sino só­lo re­ce­tas in­me­dia-tis­tas de mar­ke­ting que en­cuen­tran en la des­truc­ción del otro el re­cur­so más efi­caz. En es­te jue­go mez­quino de las des­ca­li­fi­ca­cio­nes, el de­ba­te es ma­ni­pu­la­do ha­cia el es­ta­do per­ma­nen­te de cues­tio­na­mien­to y con­fron­ta­ción”.

Se tra­ta de un diagnóstic­o que no só­lo se cen­tra en la reali­dad me­xi­ca­na, sino en el con­tex­to in­ter­na­cio­nal en el que di­ver­sos man­da­ta­rios elec­tos por el vo­to po­pu­lar han clau­di­ca­do en su mi­sión de bus­car el bien co­mún y la ar­mo­nía de sus ha­bi­tan­tes pa­ra cen­trar­se en pro­yec­tos se­gre­ga­cio­nis­tas que pre­ten­den cons­truir mu­ros que aís­lan y as­fi­xian la li­ber­tad hu­ma­na.

En lo que re­pre­sen­ta una En­cí­cli­ca So­cial que de­li­nea pa­ra el mun­do cre­yen­te las vías pa­ra cons­truir un mun­do me­jor, el Pa­pa Fran­cis­co ha­ce una in­vi­ta­ción pa­ra desa­rro­llar el pro­nom­bre “no­so­tros” en lu­gar de “ellos” pa­ra ha­bi­tar la ca­sa co­mún a tra­vés de la re­con­ci­lia­ción y el per­dón. Se tra­ta de un diagnóstic­o que no só­lo se cen­tra en la reali­dad me­xi­ca­na, sino en el con­tex­to in­ter­na­cio­nal en el que di­ver­sos man­da­ta­rios han clau­di­ca­do en su mi­sión de bus­car el bien co­mún.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.