Cri­ti­ca el Nun­cio a la gen­te que ado­ra al Dios di­ne­ro...

El Sol de Zacatecas - - Local 5 - JUAN CAS­TRO Fran­co Cop­po­la

Con la pre­sen­cia del go­ber­na­dor del es­ta­do, Ale­jan­dro Te­llo Cris­ter­na, el Nun­cio Apos­tó­li­co en Mé­xi­co, Fran­co Cop­po­la cri­ti­có la ma­ne­ra en que hoy la so­cie­dad ado­ra al dios di­ne­ro, y nun­ca el di­ne­ro pue­de ser un cri­te­rio, nun­ca.

Nun­ca se les ocu­rra de­cir a un mu­cha­cho, a un jo­ven, que al­go no se pue­de ha­cer só­lo por­que no hay di­ne­ro, nun­ca, esa es la traición de la fe, es el opues­to de la fe.

El Nun­cio Apos­tó­li­co pre­si­dió la ce­re­mo­nia re­li­gio­sa de clau­su­ra del año ju­bi­lar por los 125 años de fun­da­ción de los Co­le­gios Ja­di­lo­pis­tas, que se lle­vó a ca­bo en la Ca­te­dral Ba­sí­li­ca de Za­ca­te­cas.

Es­tu­vo tam­bién pre­sen­te el obis­po de la Dió­ce­sis de Za­ca­te­cas, Si­gi­fre­do No­rie­ga Bar­ce­ló; el obis­po emé­ri­to Fer­nan­do Ma­rio Chá­vez Ru­val­ca­ba; el obis­po de Aguas­ca­lien­tes Jo­sé Ma­ría de la To­rre Mar­tín y el obis­po emé­ri­to de las Ama­zo­nas en el Pe­rú, Al­ber­to Cam­pos Her­nán­dez.

Ade­más, el pre­si­den­te mu­ni­ci­pal de Za­ca­te­cas, Uli­ses Me­jía Ha­ro; y de Gua­da­lu­pe, Ju­lio Cé­sar Chá­vez Pa­di­lla, y la se­cre­ta­ria de Edu­ca­ción del Es­ta­do de Za­ca­te­cas, Ge­ma Ale­jan­dri­na Mer­ca­do Sán­chez.

El Nun­cio Apos­tó­li­co Fran­co Cop­po­la di­jo

AÑOS

NUN­CIO APOS­TÓ­LI­CO

de los Co­le­gios se ce­le­bran, una ins­ti­tu­ción en la que se for­ma a la ju­ven­tud so­bre la creen­cia de que Cris­to es la ima­gen de Dios que es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo que se ha de­ci­di­do cul­mi­nar es­te año ju­bi­lar de los co­le­gios en es­ta fe­cha, y que se le ha­ya in­vi­ta­do a pre­si­dir la eu­ca­ris­tía, por­que en es­ta fe­cha en to­do el mun­do se ce­le­bra la de­di­ca­ción de San Juan de Letrán, que es la del Ca­te­dral del Pa­pa.

Ce­le­brar la ca­te­dral sig­ni­fi­ca ma­ni­fes­tar unión con el Obis­po de es­ta Ca­te­dral, unión con su igle­sia, en­ton­ces es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo ce­le­brar el even­to en es­te día, en unión con el Pa­pa.

La pa­la­bra de Dios en­ri­que­ce aún más lo que se pue­de re­ci­bir de es­te día, es una pa­la­bra que ha­bla de tem­plo, y al mis­mo tiem­po nos di­ce que el tem­plo que im­por­ta a Dios no es el ma­te­rial, aun­que tam­bién le im­por­ta.

El Após­tol Pa­blo ha­bla de que us­te­des son el tem­plo de Dios, ca­da uno de no­so­tros es el tem­plo de Dios, des­pués que Cris­to mis­mo di­jo a los que lo es­cu­cha­ban des­tru­yan es­te tem­plo, y se re­fe­ría al tem­plo de su cuer­po.

No­so­tros so­mos el tem­plo de Dios, no se po­día es­co­ger una me­jor ima­gen por el ser­vi­cio por el cual se ce­le­bra 125 años de los Co­le­gios, o sea, de una ins­ti­tu­ción en la cual se for­ma la ju­ven­tud y el se­ñor di­ce no son lla­ma­dos na­da más a for­mar la ju­ven­tud, son lla­ma­dos a for­mar el tem­plo de Dios en ca­da uno de es­te mu­cha­chos y mu­cha­chas que les con­fían, son tem­plo de Dios.

So­mos ca­pa­ces de de­rri­bar es­te tem­plo, de des­truir­lo, de ha­cer­lo feo.

Es lo que pa­sa a Je­sús cuan­do en­tra al tem­plo y lo en­cuen­tra en ma­nos de los mer­ca­de­res, a los ven­de­do­res de bue­yes, en mer­ca­do, y no hay peor ofen­sa que se pue­da ha­cer al tem­plo de Dios que ha­cer­lo un tem­plo del di­ne­ro.

Ya otras ve­ces el Se­ñor di­jo muy cla­ra­men­te o Dios o el di­ne­ro, no hay po­si­bi­li­dad de com­pro­mi­so en­tre los dos, son opues­tos.

Cuán­tas ve­ces no­so­tros po­ne­mos el di­ne­ro y con el di­ne­ro tra­ta­mos de com­prar el tem­plo de Dios, que so­mos no­so­tros.

Y no só­lo com­prar en el sen­ti­do más vul­gar, cuán­tas ve­ces con di­ne­ro com­pra­mos las per­so­nas, que es tra­tar de com­prar el tem­plo de Dios.

Cuán­tas ve­ces, en obe­dien­cia al dios di­ne­ro, unas co­sas las ha­ce­mos y otras co­sas no las ha­ce­mos, por­que no ten­go di­ne­ro o por­que ten­go di­ne­ro.

Los adul­tos mu­chas ve­ces nos es­con­de­mos de­trás del di­ne­ro, pa­ra ha­cer o no ha­cer las co­sas, es un dios que no se pue­de ser­vir.

A ve­ces el Se­ñor se di­vier­te y le da gus­to el pro­vo­car­nos un po­co, y si te­ne­mos nues­tra mi­ra­da úni­ca­men­te en el Se­ñor él se en­car­ga de to­do, si en cam­bio, ha­ce­mos co­mo Pe­dro, que se hi­zo im­pre­sio­nar por las olas, por el vien­to, el ai­re, cuan­do Je­sús ca­mi­na­ba so­bre las aguas, y em­pe­zó a du­dar, di­jo no es po­si­ble con es­te vien­to có­mo pue­do mar­char so­bre las aguas, en el mo­men­to en que ce­só de mi­rar a Je­sús y a la ma­ra­vi­lla que le pro­me­tía y em­pe­zó a con­si­de­rar los me­dios, se hun­dió.

Eso va­le tam­bién pa­ra no­so­tros en ca­da mo­men­to de la vi­da, el se­ñor nos lla­ma y so­mos lla­ma­dos a mi­rar a Él, a de­jar­nos enamo­rar por Él, por las ma­ra­vi­llas a las cua­les nos lla­ma sin preo­cu­par­nos de los me­dios, si es vo­lun­tad del Se­ñor, él pro­vee­rá.

Nun­ca se les ocu­rra de­cir a un mu­cha­cho, a un jo­ven, que al­go no se pue­de ha­cer só­lo por­que no hay di­ne­ro, nun­ca, esa es la traición de la fe.

Hay gen­te que ha rea­li­za­do co­sas que ni si­quie­ra so­ña­ban, y ese es el po­der de la fe.

La fe nos ali­men­ta y sa­na, pe­di­mos al Se­ñor en es­ta eu­ca­ris­tía, an­te to­do de­ci­mos gra­cias, que sea una ac­ción de gra­cias ver­da­de­ra­men­te.

Que es­ta mi­sa sea una pe­ti­ción al Se­ñor pa­ra que nun­ca nos ocu­rra de nin­gu­na ma­ne­ra ha­cer un mer­ca­do de su tem­plo, de nun­ca po­ner ba­jo el di­ne­ro a una per­so­na, su fu­tu­ro, lo que tie­ne que ha­cer o no ha­cer, que nun­ca el di­ne­ro sea un cri­te­rio.

El gran mal del mun­do de hoy es que la gen­te se sien­te so­la, se per­ci­be so­la, en es­to fal­ta­mos no­so­tros, nues­tra mi­sión de ha­cer pre­sen­cia en ca­da uno de nues­tros her­ma­nos y en es­pe­cial a nues­tra ju­ven­tud que tie­nen Pa­dre, que tie­nen Ma­dre.

Apos­tó­li­co, Fran­co Cop­po­la, con­ver­só con el man­da­ta­rio es­ta­tal, Ale­jan­dro Te­llo Cris­ter­na. /Cor­te­sía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.