La Guar­dia Na­cio­nal que vie­ne, Se­de­na a car­go

El Sol de Zacatecas - - Portada - JUAN CAS­TRO

El pró­xi­mo 15 de enero se lle­va­rá a ca­bo un pe­río­do ex­tra­or­di­na­rio de se­sio­nes en la Cá­ma­ra de Dipu­tados Fe­de­ral, y uno de los te­mas pen­dien­tes a tra­tar es la Guar­dia Na­cio­nal.

El go­ber­na­dor Ale­jan­dro Te­llo Cris­ter­na, en su in­ter­ven­ción del pa­sa­do 8 de enero, in­di­có que de­vol­ver la paz a las fa­mi­lias me­xi­ca­nas es una ta­rea im­pos­ter­ga­ble.

Po­li­ti­zar y par­ti­di­zar un te­ma que es­tá las­ti­man­do pro­fun­da­men­te a nues­tro país, hoy ya no es op­ción.

Aba­tir la vio­len­cia en Mé­xi­co es una asignatura mul­ti­fac­to­rial.

Hoy se dis­cu­te so­lo un ele­men­to, ha­gá­mos­lo con com­pro­mi­so, por el país que que­re­mos pa­ra el hoy y pa­ra el ma­ña­na.

SÍ A UN NUE­VO MO­DE­LO

El go­ber­na­dor Ale­jan­dro Te­llo Cris­ter­na di­jo, an­te el pro­yec­to de de­cre­to en ma­te­ria de Guar­dia Na­cio­nal, a nom­bre del gru­po de coor­di­na­ción en se­gu­ri­dad del es­ta­do de Za­ca­te­cas, lo si­guien­te:

Sí a un nue­vo mo­de­lo en ma­te­ria de se­gu­ri­dad.

Sí a la Guar­dia Na­cio­nal, pe­ro una Guar­dia Na­cio­nal muy cla­ra, con una cla­ri­dad de man­do, y en ba­se a las dis­cu­sio­nes in­ter­nas de nues­tra hu­mil­de experiencia co­mo gru­po de coor­di­na­ción, con­si­de­ra­mos que la op­ción no es el man­do mi­li­tar.

Va­mos por un man­do ci­vil, por mu­chas ra­zo­nes que ya se han ex­pre­sa­do aquí, pe­ro sa­len mu­chas du­das no so­la­men­te del dic­ta­men, sino de to­do lo que va a ser el es­que­ma.

Y nos pre­gun­ta­mos ¿qué va a pa­sar con las po­li­cías mu­ni­ci­pa­les?, ¿dón­de van a que­dar?, ¿ dón­de va a que­dar la po­li­cía de pro­xi­mi­dad?

Esa po­li­cía, que quie­nes me an­te­ce­die­ron en el uso de la voz, de ma­ne­ra muy cla­ra lo han di­cho, prác­ti­ca­men­te ha des­apa­re­ci­do. Y lo peor, en mu­chos de los ca­sos tie­nen ne­xos con la de­lin­cuen­cia.

Esas po­li­cías real­men­te las te­ne­mos que for­ta­le­cer, por­que son el en­te más cer­cano al ciu­da­dano.

Te­nien­do a la vis­ta los re­qui­si­tos de re­clu­ta­mien­to pa­ra la Guar­dia Na­cio­nal que emi­tió el go­bierno fe­de­ral, nos ha­ce­mos la pregunta si sus in­te­gran­tes no se so­me­te­rán a los re­qui­si­tos de con­trol y con­fian­za pa­ra el in­gre­so, con­trol y per­ma­nen­cia que hoy te­ne­mos las ins­ti­tu­cio­nes po­li­cia­cas.

Ese ha si­do uno de los gran­des obs­tácu­los, y no con ello es­toy di­cien­do que es­té mal, pe­ro to­dos, pa­ra po­der con­for­mar po­li­cías ro­bus­tas, nos en­fren­ta­mos a la gran pro­ble­má­ti­ca de que los ele­men­tos pa­sen los con­tro­les de con­fian­za. Creo que es fun­da­men­tal de­jar eso muy cla­ro, có­mo va a apli­car.

La tem­po­ra­li­dad de­be ser muy cla­ra, no a la per­pe­tui­dad, no a la per­ma­nen­cia, tie­ne que ser en ba­se a las ne­ce­si­da­des, por­que es lo que hoy te­ne­mos, tie­ne que ser al­go pa­sa­je­ro.

Y nos ha­ce­mos mu­chas pre­gun­tas ya en lo par­ti­cu­lar, y ca­da es­ta­do tie­ne su pro­pia reali­dad, yo les pre­sen­to la de Za­ca­te­cas, un es­ta­do en don­de en los úl­ti­mos años se in­vir­tie­ron mu­chos cien­tos de mi­llo­nes de pe­sos en cuar­te­les del Ejér­ci­to, ¿qué pa­pel va a ju­gar esos cuar­te­les? En el en­ten­di­do que la Guar­dia Na­cio­nal es un ex­trac­to de la mi­li­cia, en don­de tam­bién se con­for­ma con la Ma­ri­na, pe­ro con po­li­cías ci­vi­les.

Esos es­ta­dos co­mo el mío, ¿po­drán los cuar­te­les al­ber­gar a la Guar­dia Na­cio­nal, po­drán los ci­vi­les es­tar ha­cien­do uso de ellos? sien­do que hoy son ob­vio de uso ex­clu­si­vo del Ejér­ci­to.

En tér­mi­nos de la úl­ti­ma sen­ten­cia de la Cor­te In­ter­na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos, la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de las Fuer­zas Ar­ma­das en la­bo­res de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, de­be con­tar con ór­ga­nos ci­vi­les de fis­ca­li­za­ción de sus la­bo­res. La ini­cia­ti­va no lo con­tem­pla.

La po­li­cía tam­bién ha­bla de las po­li­cías au­xi­lia­res que hoy pa­ra no­so­tros re­sul­tan de ma­ne­ra muy prác­ti­ca un col­chón cuan­do nues­tros ele­men­tos por al­gu­na ra­zón no pa­san los con­tro­les de con­fian­za.

En lu­gar de man­dar­los a la ca­lle, en don­de se pue­den con­ver­tir en po­ten­cia­les de­lin­cuen­tes la­men­ta­ble­men­te, las po­li­cías au­xi­lia­res han ju­ga­do un pa­pel im­por­tan­te, y hoy la ini­cia­ti­va fa­cul­ta al Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca su re­gla­men­ta­ción en al­go que con­si­de­ra­mos se de­be de va­lo­rar, por­que tie­ne al fi­nal de cuen­tas una apli­ca­ción muy lo­cal.

Más allá de es­te dic­ta­men, y si­go ha­blan­do de to­do el es­que­ma, con­si­de­ra­mos que es muy im­por­tan­te, y má­xi­me, se­ño­res dipu­tados, us­te­des que aprue­ban un Pre­su­pues­to, el otor­gar re­cur­sos a las po­li­cías coad­yu­van­tes, por­que de lo con­tra­rio, vuel­vo al te­ma con el que ini­cié, las po­li­cías mu­ni­ci­pa­les estarían des­ti­na­das a su desaparición.

Con­si­de­ra­mos que la in­ves­ti­ga­ción de los de­li­tos le com­pe­te úni­ca y ex­clu­si­va­men­te a las fis­ca­lías en don­de en mu­chos de los es­ta­dos, me in­clu­yo, he­mos pa­sa­do a la au­to­no­mía de las mis­mas, y en don­de, por experiencia pro­pia, lo co­men­to, en va­rias reunio­nes con pro­cu­ra­do­res o fis­ca­les de es­te país, te­ne­mos que for­ta­le­cer­los pre­su­pues­tal­men­te.

A fi­nal de cuen­tas la de­lin­cuen­cia pro­vie­ne en mu­chos ca­sos de la im­pu­ni­dad, la im­pu­ni­dad ge­ne­ra pre­ci­sa­men­te ello.

Las cla­ves van a es­tar en las le­yes se­cun­da­rias, a fi­nal de cuen­ta aho­ri­ta es­ta­mos ha­blan­do de un mar­co cons­ti­tu­cio­nal, y es­ta­mos en sus ma­nos.

Fi­nal­men­te, yo en­tre­ga­ré to­das las in­quie­tu­des de mi es­ta­do, del gru­po de coor­di­na­ción y de su ser­vi­dor, del ar­ti­cu­la­do de es­ta Guar­dia Na­cio­nal, al dipu­tado pre­si­den­te de la Jun­ta de Coor­di­na­ción Po­lí­ti­ca.

ANÁ­LI­SIS DEL DIC­TA­MEN

La Guar­dia Na­cio­nal con­for­ma­ría una si­tua­ción de ex­cep­cio­na­li­dad, y así se re­co­no­ce en el dic­ta­men, al es­ta­ble­cer el man­do mi­li­tar so­bre la se­gu­ri­dad pú­bli­ca:

Ar­tícu­lo quin­to tran­si­to­rio pro­pues­to en el dic­ta­men:

“En tan­to per­sis­ta la emer­gen­cia de

vio­len­cia e in­se­gu­ri­dad en el país y por un pla­zo má­xi­mo de 5 años, co­mo ex­cep­ción a lo dis­pues­to en los ar­tícu­los 21, pá­rra­fo dé­ci­mo se­gun­do, y 129 de la Cons­ti­tu­ción, la Guar­dia Na­cio­nal se­rá ads­cri­ta a la de­pen­den­cia del ra­mo de la De­fen­sa Na­cio­nal pa­ra los efec­tos de la pro­gra­ma­ción y eje­cu­ción de fun­cio­nes en ma­te­ria de se­gu­ri­dad […]”

El es­tu­dio rea­li­za­do por el Ins­ti­tu­to Be­li­sa­rio Do­mín­guez del se­na­do de la Re­pú­bli­ca, se­ña­la que sin em­bar­go, la Cons­ti­tu­ción ya con­tie­ne dis­po­si­cio­nes es­pe­cí­fi­cas pa­ra aten­der si­tua­cio­nes ex­cep­cio­na­les. Los ar­tícu­los 29 y 119 fa­cul­tan al Eje­cu­ti­vo Fe­de­ral a adop­tar me­di­das ex­tra­or­di­na­rias an­te al­te­ra­cio­nes gra­ves a la paz pú­bli­ca, e in­clu­so es­ta­ble­cen me­ca­nis­mos de con­trol a car­go del Con­gre­so de la Unión y de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción.

Al­gu­nos ac­to­res han ob­je­ta­do la re­gla­men­ta­ción de es­tos ar­tícu­los por re­pre­sen­tar la po­si­bi­li­dad de sus­pen­der cier­tos de­re­chos, no obs­tan­te, es­tos ac­to­res omi­ten el he­cho de que las ac­cio­nes mi­li­ta­res, co­mo los re­te­nes ca­rre­te­ros, res­trin­gen de fac­to va­rios de­re­chos re­co­no­ci­dos en la Cons­ti­tu­ción ( sin re­gla­men­ta­ción ade­cua­da). An­tes de re­for­mar la Cons­ti­tu­ción, se­ría re­co­men­da­ble es­tu­diar la op­ción de re­gla­men­tar es­tos dos ar­tícu­los:

Ar­tícu­lo 29,pri­mer y quin­to pá­rra­fos:

“En los ca­sos de in­va­sión, per­tur­ba­ción gra­ve de la paz pú­bli­ca, o de cual­quier otro que pon­ga a la so­cie­dad en gra­ve pe­li­gro o con­flic­to, so­la­men­te el Pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos Me­xi­ca­nos, con la apro­ba­ción del Con­gre­so de la Unión o de la Co­mi­sión Per­ma­nen­te cuan­do aquel no es­tu­vie­re reuni­do, po­drá res­trin­gir o sus­pen­der en to­do el país o en lu­gar de­ter­mi­na­do el ejer­ci­cio de los de­re­chos y las ga­ran­tías que fue­sen obs­tácu­lo pa­ra ha­cer frente, rá­pi­da y fá­cil­men­te a la si­tua­ción; pe­ro de­be­rá ha­cer­lo por un tiem­po li­mi­ta­do, por me­dio de pre­ven­cio­nes ge­ne­ra­les y sin que la res­tric­ción o sus­pen­sión se con­trai­ga a de­ter­mi­na­da per­so­na. Si la res­tric­ción o sus­pen­sión tu­vie­se lu­gar ha­llán­do­se el Con­gre­so reuni­do, és­te con­ce­de­rá las au­to­ri­za­cio­nes que es­ti­me ne­ce­sa­rias pa­ra que el Eje­cu­ti­vo ha­ga frente a la si­tua­ción; pe­ro si se ve­ri­fi­ca­se en tiem­po de re­ce­so, se con­vo­ca­rá de in­me­dia­to al Con­gre­so […]

“Los de­cre­tos ex­pe­di­dos por el Eje­cu­ti­vo du­ran­te la res­tric­ción o sus­pen­sión, se­rán re­vi­sa­dos de ofi­cio e in­me­dia­ta­men­te por la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción, la que de­be­rá pro­nun­ciar­se con la mayor pron­ti­tud so­bre su cons­ti­tu­cio­na­li­dad y va­li­dez”.

Ar­tícu­lo 119, pri­mer pá­rra­fo:

“Los Po­de­res de la Unión tie­nen el de­ber de pro­te­ger a las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas con­tra to­da in­va­sión o vio­len­cia ex­te­rior. En ca­da ca­so de su­ble­va­ción o tras­torno in­te­rior, les pres­ta­rán igual pro­tec­ción, siem­pre que sean ex­ci­ta­dos por la Le­gis­la­tu­ra de la en­ti­dad fe­de­ra­ti­va o por su Eje­cu­ti­vo, si aqué­lla no es­tu­vie­re reuni­da […]”.

RES­TRIC­CIÓN DE DE­RE­CHOS HU­MA­NOS

Ejem­plos de de­re­chos hu­ma­nos que se res­trin­gen de fac­to du­ran­te ac­cio­nes mi­li­ta­res con­tra la de­lin­cuen­cia:

Li­ber­tad de trán­si­to. Art. 11 De­re­cho a no ser pri­va­dos de nues­tra li­ber­tad, pro­pie­da­des, po­se­sio­nes, o de­re­chos, sino me­dian­te jui­cio. Art 14.

De­re­cho a no ser mo­les­ta­dos en nues­tra per­so­na, fa­mi­lia, do­mi­ci­lio, pa­pe­les o po­se­sio­nes, sino en vir­tud de man­da­mien­to es­cri­to de la au­to­ri­dad com­pe­ten­te, que fun­de y mo­ti­ve la cau­sa le­gal del pro­ce­di­mien­to. Art. 16

De­vol­ver la paz a las fa­mi­lias me­xi­ca­nas es una ta­rea im­pos­ter­ga­ble” Ale­jan­dro Te­llo Cris­ter­na Go­ber­na­dor de Za­ca­te­cas

La Guar­dia Na­cio­nal, con­si­de­ra­mos que es muy im­por­tan­te, pe­ro tam­bién que so­lo es un in­gre­dien­te, que so­lo es una par­te, pe­ro que te­ne­mos que ir a los orí­ge­nes, a la casa, a la fa­mi­lia, a la es­cue­la, a una gran cru­za­da de pre­ven­ción en es­te país.

El go­ber­na­dor Ale­jan­dro Te­llo se de­cla­ró es­tar a fa­vor de la Guar­dia Na­cio­nal.

La Se­de­na es­ta­rá a car­go de la Guar­dia Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.