Tres ame­na­zas a la li­ber­tad de ex­pre­sión

La li­ber­tad de ex­pre­sión es un de­re­cho que, en gran me­di­da, se ejer­ce a ca­ba­li­dad en Mé­xi­co. Sin em­bar­go, eso no sig­ni­fi­ca que no en­fren­te obs­tácu­los, ries­gos y ame­na­zas, tan­to las de siem­pre co­mo otras nue­vas. Re­co­no­cer­lo es fun­da­men­tal co­mo prin­ci­pio de

El Sol de Zacatecas - - Análisis - Gerardo Gu­tié­rrez Can­dia­ni Em­pre­sa­rio

Hoy, la­men­ta­ble­men­te, el ejer­ci­cio pleno de la li­ber­tad de ex­pre­sión se ve ame­na­za­do por tres fe­nó­me­nos que de­to­nan ries­gos muy con­cre­tos y una fuer­te pre­sión de re­tro­ce­so y de dis­tor­sión de la agen­da pú­bli­ca.

1. Los va­cíos de Es­ta­do de de­re­cho y de go­ber­na­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca que arras­tra­mos, ocu­pa­dos por po­de­res fác­ti­cos y an­ti­de­mo­crá­ti­cos. So­bre to­do, cuan­do se tra­ta de zo­nas don­de se re­pro­du­ce la in­fluen­cia de gru­pos cri­mi­na­les y ca­ci­caz­gos que coar­tan la li­ber­tad de pren­sa con in­ti­mi­da­ción e in­clu­so agre­sión fí­si­ca.

2. Una pro­fun­da po­la­ri­za­ción política, que se re­cru­de­ce a ries­go de des­bor­dar­se a lo so­cial. La ha exa­cer­ba­do una com­pe­ten­cia po­lí­ti­co-elec­to­ral que a me­nu­do cae en la irres­pon­sa­bi­li­dad al alen­tar el en­cono. No obs­tan­te, tam­bién un mal uso de las re­des so­cia­les, que a pe­sar de su gran po­ten­cial pa­ra la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, han si­do ca­ja de re­so­nan­cia pa­ra la ma­ni­pu­la­ción, la in­to­le­ran­cia y la des­in­for­ma­ción.

3. In­cli­na­cio­nes de aca­pa­ra­mien­to del po­der, con ase­dio a ejes de­mo­crá­ti­cos co­mo los con­tra­pe­sos ins­ti­tu­cio­na­les. Una na­rra­ti­va política re­cu­rren­te­men­te ex­clu­yen­te y ma­ni­quea, in­to­le­ran­te a la crí­ti­ca y con un dis­cur­so de des­ca­li­fi­ca­ción, con­tra­rio a la reali­dad de un país tan di­ver­so tan­to en lo po­lí­ti­co co­mo en lo so­cial.

Los desafíos son evi­den­tes. No de­be­ría­mos per­mi­tir que se nor­ma­li­cen las si­tua­cio­nes in­com­pa­ti­bles con un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co.

La or­ga­ni­za­ción de de­fen­sa de la li­ber­tad de ex­pre­sión Ar­tícu­lo 19 ha do­cu­men­ta­do que en el pri­mer se­mes­tre hu­bo más de 400 ac­tos de vio­len­cia con­tra pe­rio­dis­tas y me­dios de co­mu­ni­ca­ción, por lo que, de con­ti­nuar la ten­den­cia, 2020 se­ría el año más vio­len­to pa­ra la pren­sa des­de que se lle­va re­gis­tro. En lo que va de la ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral han si­do ase­si­na­dos 15 pe­rio­dis­tas, cua­tro es­te año.

En su diag­nós­ti­co, Re­por­te­ros Sin Fron­te­ras se­ña­la: "Aun­que ofi­cial­men­te no es es­ce­na­rio de un con­flic­to ar­ma­do, Mé­xi­co es uno de los paí­ses más pe­li­gro­sos del mun­do pa­ra la pren­sa. La co­lu­sión de las au­to­ri­da­des y los po­lí­ti­cos con el cri­men or­ga­ni­za­do ame­na­za gra­ve­men­te la se­gu­ri­dad de los ac­to­res de la in­for­ma­ción y obs­ta­cu­li­za el fun­cio­na­mien­to de la jus­ti­cia del país a to­dos los ni­ve­les". En sín­te­sis, so­mos "el país más mor­tí­fe­ro de Amé­ri­ca La­ti­na pa­ra los me­dios de co­mu­ni­ca­ción". En su Cla­si­fi­ca­ción Mun­dial de la Li­ber­tad de Pren­sa 2020, ocu­pa­mos el lu­gar 143 de 180 na­cio­nes.

In­ves­ti­ga­cio­nes de Sig­na Lab, or­ga­nis­mo del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co y de Es­tu­dios Su­pe­rio­res de Oc­ci­den­te (ITESO), han re­ve­la­do has­ta qué gra­do pue­de im­pac­tar en las re­des so­cia­les el uso de cuen­tas fal­sas y bots (có­di­gos au­to­ma­ti­za­dos pa­ra re­pli­car men­sa­jes), lo mis­mo en tér­mi­nos de des­in­for­ma­ción y dis­tor­sión del de­ba­te so­cial que pa­ra ata­car a fi­gu­ras pú­bli­cas y a pe­rio­dis­tas.

Por eso es tan per­ti­nen­te la con­clu­sión del des­ple­ga­do fir­ma­do por 650 in­te­lec­tua­les, en el lla­ma­do a no ali­men­tar el ren­cor des­de los mi­cró­fo­nos del po­der po­lí­ti­co pa­ra evi­tar que "el odio lle­gue al río al­gu­na vez".

Co­mo la pro­pia de­mo­cra­cia, la li­ber­tad de ex­pre­sión no es una me­ta o una he­ren­cia, sino un me­dio que de­be ejer­cer­se y cui­dar­se de for­ma per­ma­nen­te: to­dos los días. A las pre­sio­nes con­tra­rias a es­te de­re­cho, hay que res­pon­der con más ejer­ci­cio del mis­mo en un sen­ti­do real­men­te cí­vi­co, de de­re­chos tan­to co­mo de obli­ga­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.