Bar ca­na­dien­se te de­ja can­tar en la regadera

Un ka­rao­ke pu­so una regadera en el es­ce­na­rio pa­ra que to­dos vean las pre­sen­ta­cio­nes, sin ries­go de con­ta­gio al­guno

El Sol de Zacatecas - - Normal -

Un bar de ka­rao­ke ca­na­dien­se es­tá de­jan­do a sus clien­tes can­tar en la du­cha du­ran­te la pan­de­mia y, pa­ra dar­les se­gu­ri­dad, ha cons­trui­do una ca­bi­na con cor­ti­nas y tu­be­rías en el es­ce­na­rio.

El Bar y Res­tau­ran­te de Ka­rao­ke de Tra­cie en Ha­mil­ton, On­ta­rio, a 70 ki­ló­me­tros al sur de To­ron­to, ce­rró en mar­zo du­ran­te la pan­de­mia de Co­vid-19, pe­ro re­abrió ha­ce tres me­ses en me­dio de es­tric­tos pro­to­co­los es­ta­ble­ci­dos por el go­bierno.

La pro­vin­cia de On­ta­rio or­de­nó que la ma­yo­ría de las em­pre­sas ce­rra­ran en mar­zo y re­abrie­ran en eta­pas a par­tir de ju­nio. Los ba­res de ka­rao­ke es­tu­vie­ron en­tre los úl­ti­mos au­to­ri­za­dos a re­to­mar la ac­ti­vi­dad, por la po­si­bi­li­dad de pro­pa­gar el vi­rus a tra­vés de go­ti­tas mien­tras las per­so­nas can­tan.

¿La so­lu­ción de la pro­pie­ta­ria Tra­cie En­gland? Ins­ta­lar un cu­bícu­lo he­cho de cor­ti­nas de plás­ti­co trans­pa­ren­te arri­ba del es­ce­na­rio.

“Ha­cer­lo en la du­cha es una ex­ce­len­te ma­ne­ra de man­te­ner­se de­sin­fec­ta­do y man­te­ner to­do lim­pio”, afir­mó.

Nor­mal­men­te tie­ne que apre­su­rar a la gen­te por­que hay mu­cha de­man­da pa­ra es­tar fren­te al mi­cró­fono. Aho­ra to­ca una can­ción en­tre ca­da can­tan­te, lo que le da la opor­tu­ni­dad de lim­piar la du­cha. Las me­sas tam­bién es­tán se­pa­ra­das por cor­ti­nas de ba­ño.

El cam­bio pa­re­ce fun­cio­nar pa­ra los clien­tes has­ta aho­ra. Un vier­nes por la no­che re­cien­te, el bar es­ta­ba lleno.

“Es una pe­que­ña par­ti­cu­la­ri­dad que agre­ga­mos al lu­gar”, di­jo Mi­chae­la Ha­llok, una clien­ta de 21 años. “En­gland se preo­cu­pa mu­cho por la gen­te que vie­ne a es­te bar y no se arries­ga­ría a po­ner a na­die en pe­li­gro”, agre­gó.

On­ta­rio, jun­to con gran par­te de Ca­na­dá, ha ex­pe­ri­men­ta­do un au­men­to de ca­sos en las úl­ti­mas se­ma­nas. La pro­vin­cia re­por­tó 566 nue­vos ca­sos de Co­vid el do­min­go, se­gún el go­bierno pro­vin­cial.

CIE­RRAN BA­RES EN PA­RÍS

Pa­rís de­cre­tó es­te lu­nes el es­ta­do de aler­ta má­xi­ma por el avan­ce de la pan­de­mia, lo que con­lle­va al cie­rre de to­dos sus ca­fés y ba­res, pe­ro sus res­tau­ran­tes po­drán per­ma­ne­cer abier­tos, siem­pre y cuan­do res­pe­ten nue­vas me­di­das sa­ni­ta­rias.

“En­tra­mos en una nue­va fa­se”, de­cla­ró en tono so­lem­ne la al­cal­de­sa An­ne Hi­dal­go, en una con­fe­ren­cia de pren­sa en la que de­ta­lló las nue­vas res­tric­cio­nes que se apli­ca­rán a par­tir de hoy en Pa­rís y en su pe­ri­fe­ria más cer­ca­na, un te­rri­to­rio de más de sie­te mi­llo­nes de per­so­nas, pa­ra fre­nar la ca­de­na de con­ta­gio.

Ade­más de los ca­fés y ba­res, con­si­de­ra­dos co­mo lu­ga­res en los que el ries­go de con­ta­gio es ma­yor, per­ma­ne­ce­rán ce­rra­dos los gim­na­sios y se­gui­rán prohi­bi­dos los even­tos con más de mil per­so­nas así co­mo las reunio­nes de más de 10 per­so­nas en los es­pa­cios pú­bli­cos.

Los res­tau­ran­tes, en cam­bio, po­drán per­ma­ne­cer abier­tos, siem­pre y cuan­do res­pe­ten nue­vas me­di­das sa­ni­ta­rias de se­gu­ri­dad, co­mo li­mi­tar los gru­pos de co­men­sa­les a seis per­so­nas, po­ner un dispensado­r de gel de­sin­fec­tan­te de ma­nos en ca­da me­sa y la po­si­bi­li­dad de que los clien­tes se qui­ten la mas­ca­ri­lla só­lo pa­ra co­mer y no du­ran­te la so­bre­me­sa.

El gre­mio se en­con­tra­ba in­mer­so en los úl­ti­mos días en ne­go­cia­cio­nes con el go­bierno pa­ra evi­tar un nue­vo cie­rre que, ase­gu­ra­ban, se­ría fa­tal pa­ra el sec­tor.

Aun­que los due­ños de res­tau­ran­tes aco­gie­ron los nue­vos anun­cios con ali­vio, mu­chos de­nun­cia­ron un aco­so de las au­to­ri­da­des. “El go­bierno ata­ca a la res­tau­ra­ción co­mo si fué­se­mos los úni­cos lu­ga­res en don­de se pro­pa­ga el Co­vid”, di­jo Re­mi, ge­ren­te de un res­tau­ran­te de co­mi­da lo­cal.

Pa­ra los es­ta­ble­ci­mien­tos más pe­que­ños, las nue­vas res­tric­cio­nes sue­nan co­mo una sen­ten­cia de muer­te. El dis­tan­cia­mien­to de un me­tro en­tre ca­da me­sa “no va a fun­cio­nar pa­ra los res­tau­ran­tes pe­que­ños”, apun­tó Mi­chel, due­ño de un res­tau­ran­te que tam­bién es ca­fé y bar.

A par­tir de hoy, los ba­res de Pa­rís es­ta­rán ce­rra­dos de­bi­do a los nue­vos bro­tes de la en­fer­me­dad en Europa

/FO­TOS: REUTERS

Tra­cie En­gland, due­ña del bar ka­rao­ke, can­ta den­tro de una regadera pues­ta en el es­ce­na­rio de es­te es­ta­ble­ci­mien­to ca­na­dien­se

Las me­sas del bar tam­bién es­tán se­pa­ra­das por cor­ti­nas de ba­ño trans­pa­ren­tes, lo que dio una sen­sa­ción de se­gu­ri­dad a los clien­tes

Otro mé­to­do de pro­tec­ción en el ka­rao­ke es usar cu­bre­bo­cas y cu­bier­tas en los mi­cró­fo­nos pa­ra que to­das las per­so­nas pue­dan re­la­jar­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.