Jorge Ga­vi­ño

El Sol de Zamora - - Portada - Jorge Ga­vi­ño Dipu­tado lo­cal del PRD en la CdMx

“La po­bre­za ex­tre­ma en cual­quier lu­gar, es una ame­na­za a la se­gu­ri­dad hu­ma­na en to­dos la­dos” Ko­fi An­nan

La fi­ló­so­fa es­pa­ño­la Ade­la Cor­ti­na, acu­ñó la pa­la­bra apo­ro­fo­bia co­mo un equi­va­len­te al con­cep­to “mie­do a los po­bres”, y eso pre­ci­sa­men­te es lo que es­tá acon­te­cien­do en al­gu­nos sec­to­res de nues­tro país y en los EU, an­te las ca­ra­va­nas mi­gra­to­rias pro­ce­den­tes de Su­da­mé­ri­ca que han in­gre­sa­do a Mé­xi­co de ma­ne­ra irre­gu­lar y por la fuer­za.

Múl­ti­ples or­ga­ni­za­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les, con­gre­sos es­ta­ta­les, per­so­na­li­da­des po­lí­ti­cas de uno u otro signo, se han pro­nun­cia­do por el apo­yo irres­tric­to a los de­re­chos hu­ma­nos de to­dos ellos, aún más, in­clu­so se han ge­ne­ra­do apo­yos eco­nó­mi­cos de ser­vi­do­res pú­bli­cos, em­pre­sas, go­bier­nos es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les, igle­sias y pue­blo en ge­ne­ral.

Es­tas mi­gra­cio­nes es­tán lle­gan­do a ser ver­da­de­ras olea­das de per­so­nas que vie­nen hu­yen­do de la po­bre­za ex­tre­ma, bus­can­do ex­pec­ta­ti­vas nue­vas que se re­su­men en el sue­ño ame­ri­cano, y son im­pe­li­dos por la eter­na bús­que­da de con­di­cio­nes más pro­mi­so­rias de sa­lud, edu­ca­ción y tra­ba­jo pa­ra sus hi­jos y des­cen­dien­tes.

De­fi­ni­ti­va­men­te no hay un plan de go­bierno fe­de­ral cla­ro que dé sa­li­da, ni si­quie­ra una so­lu­ción ló­gi­ca a la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria en es­tas mi­gra­cio­nes, que son las más gran­des de la his­to­ria del país y del con­ti­nen­te ame­ri­cano en su con­jun­to; si las olea­das de mi­gran­tes cum­plen su pre­ten­sión de lle­gar a la fron­te­ra e in­ten­tan in­tro­du­cir­se a Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, ha­brá vio­len­cia y en­fren­ta­mien­tos por la ra­di­cal pos­tu­ra del pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano que uti­li­za un na­cion alis­mo a ul­tran­za y de­ci­mo­nó­ni­co pa­ra jus­ti­fi­car su pre­sen­cia co­mo pre­si­den­te an­te los sec­to­res más reac­cio­na­rios de aquel país.

Si se apro­xi­man lo su­fi­cien­te a la fron­te­ra pa­ra oca­sio­nar al­gún ries­go de en­fren­ta­mien­to, el go­bierno de la na­ción a tra­vés de la po­li­cía fe­de­ral de­be­rá po­ner un cor­dón de pro­tec­ción y se­gu­ri­dad pa­ra evi­tar ese ries­go, no se po­dría co­me­ter la im­pru­den­cia de de­jar a su suer­te a los hon­du­re­ños y com­pa­ñía, an­te la guar­dia na­cio­nal nor­te­ame­ri­ca­na (mi­li­tary

for­ces), que ya tie­ne ór­de­nes de uti­li­zar ar­ma­men­to so­fis­ti­ca­do, pa­ra evi­tar a to­da cos­ta que un so­lo mi­gran­te in­gre­se al te­rri­to­rio yan­qui.

Lue­go en­ton­ces, el pue­blo me­xi­cano apo­ya con ví­ve­res, me­di­ci­nas y re­cur­sos pa­ra que lo más pron­to po­si­ble, nues­tros hués­pe­des que com­po­nen un ver­da­de­ro éxo­do, lle­guen a su des­tino, y ya ahí, se en­con­tra­rán con un mu­ro fí­si­co y hu­mano, que pa­ra­rá de ma­ne­ra vio­len­ta su pe­re­gri­na­je, “y lle­ga­rán a nin­gu­na par­te”, en­ton­ces, es­ta­rán en una en­cru­ci­ja­da, re­gre­sar a su pa­tria más em­po­bre­ci­dos y can­sa­dos, o acep­tar las mi­ga­jas que les pue­da ofre­cer el des­tino; y si es pan y no mi­ga­jas, se­rá pa­ra unos cuan­tos y no pa­ra unos cien­tos de mi­les que se­gu­ra­men­te lle­ga­rán por las ex­pec­ta­ti­vas ge­ne­ra­das por los bue­nos apo­yos en­tre­ga­dos.

Lo que ha­gan nues­tros go­ber­nan­tes pre­sen­tes y fu­tu­ros se­rá par­te de la his­to­ria mo­der­na de Ibe­roa­mé­ri­ca, oja­lá no se equi­vo­quen ni unos y ni otros; tie­nen hom­bres y mu­je­res, ni­ños y an­cia­nos en sus ma­nos, y eso no es po­ca co­sa.

No hay un plan de go­bierno fe­de­ral cla­ro que dé sa­li­da, ni si quie­ra una so­lu­ción ló­gi­ca a la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria en es­tas mi­gra­cio­nes, que son las más gran­des de la his­to­ria del país y del con­ti­nen­te ame­ri­cano en su con­jun­to; si las olea­das de mi­gran­tes cum­plen su pre­ten­sión de lle­gar a la fron­te­ra e in­ten­tan in­tro­du­cir­se a Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, ha­brá vio­len­cia y en­fren­ta­mien­tos por la ra­di­cal pos­tu­ra del pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano que uti­li­za un na­cio­na­lis­mo a ul­tran­za y de­ci­mo­nó­ni­co pa­ra jus­ti­fi­car su pre­sen­cia co­mo pre­si­den­te an­te los sec­to­res más reac­cio­na­rios de aquel país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.