El úl­ti­mo zar

Es­ti­ma­dos lec­to­res: mis más sin­ce­ras fe­li­ci­ta­cio­nes por es­te año, 2019, que co­mien­za. En es­ta oca­sión les re­co­mien­do es­te li­bro “El úl­ti­mo zar” de Ed­vard Rad­zinsky.

El Sol de Zamora - - Cultura -

Es un li­bro que con­tie­ne mu­chos da­tos his­tó­ri­cos y per­so­na­les que se leen de la plu­ma del mis­mí­si­mo zar por­que son de su dia­rio con apor­ta­cio­nes del es­cri­tor.

No es nue­vo el li­bro, da­ta de 1992 de la edi­to­rial Pla­za y Ja­nés pe­ro con es­ta ver­sión nos da­mos cuen­ta del su­fri­mien­to tan­to del pue­blo ru­so co­mo el dra­ma de los za­res, ya que su he­re­de­ro, su quin­to hi­jo, fue un va­rón he­mo­fí­li­co.

Los mé­di­cos de la épo­ca cal­cu­la­ban que Ale­xis, el za­re­vitch, vi­vi­ría úni­ca­men­te 20 años. Y co­mo la ley sá­li­ca pre­va­le­cía en ese en­ton­ces, so­lo los va­ro­nes po­dían he­re­dar el trono. Ade­más, no se sa­be si las gran­des du­que­sas, las hi­jas de “Nicky y Alix” po­dían ser tras­mi­so­ras de la en­fer­me­dad.

Rad­zinsky en­tre­vis­tó a di­ver­sos per­so­na­jes, se do­cu­men­tó, se ba­só en los dia­rios so­bre­vi­vien­tes de la reale­za ru­sa, y nos mues­tra a un zar que nun­ca tu­vo ca­rác­ter pa­ra ser au­tó­cra­ta, sino más bien un pa­dre de fa­mi­lia y un es­po­so fe­liz y cu­ya mayor preo­cu­pa­ción fa­mi­liar fue su hi­jo.

Ed­vard Rad­zinsky na­rra to­dos esos acon­te­ci­mien­tos im­por­tan­tes que ocu­rrie­ron des­de que na­ció el zar y co­mo fue edu­ca­do, sus pri­me­ros amo­res y aman­tes, su re­la­ción con la jo­ven bai­la­ri­na Ma­til­de Kchen­sins­ka­ya de quien se enamo­ró aun­que, al mis­mo tiem­po, ama­ba a Alix de Hes­se, y quien le en­se­ño a ser un buen aman­te.

Pa­ra to­do aquel que gus­te de sa­ber de los Ro­ma­nov, es­te es un li­bro re­co­men­da­ble. Ni­co­lás y Ale­jan­dra lo per­die­ron to­do me­nos el amor a su fa­mi­lia, su pa­sión car­nal, y mu­rie­ron real­men­te jó­ve­nes, es­tan­do en la edad de los 50. Ni­co­lás ab­di­có no en su hi­jo, sino en su her­mano Mi­guel, quién reinó una ho­ra y fue ase­si­na­do an­tes de los za­res.

Rad­zinsky investigó has­ta en los ar­chi­vos se­cre­tos de la Unión So­vié­ti­ca, y le sa­có pro­ve­cho. Yo lo he leí­do va­rias ve­ces y es in­tere­san­te ver co­mo el es­cri­tor des­cri­be la vi­da de los per­so­na­jes, y có­mo fue su arres­to y eje­cu­ción.

Di­ce el au­tor quie­nes fue­ron los par­ti­ci­pa­ron en es­te ho­mi­ci­dio y có­mo los ase­si­nos des­apa­re­cie­ron los cadáveres, que fue­ron en­con­tra­dos en los años 70 pe­ro fue has­ta años des­pués que, con la au­to­ri­za­ción del go­bierno ru­so, los cadáveres fue­ron des­en­te­rra­dos y ana­li­za­dos.

Ya que se com­pro­bó que esos cadáveres eran de la fa­mi­lia real, fue­ron en­te­rra­dos en un fu­ne­ral de es­ta­do. Pa­ra po­der com­pren­der la caí­da de to­da una Di­nas­tía, es ne­ce­sa­rio leer es­te li­bro don­de do­cu­men­ta el au­tor ca­da acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co con anéc­do­tas per­so­na­les del zar y fa­mi­lia con na­rra­cio­nes ofi­cia­les.

Rad­zinsky, ade­más, fil­tra per­so­na­jes tan im­por­tan­tes co­mo Ras­pu­tín, Ke­resn­ki y Le­nin, y có­mo la caí­da de la mo­nar­quía dio pa­so, du­ran­te la pri­me­ra gue­rra mun­dial, al triun­fo de la re­vo­lu­ción bol­che­vi­que, quie­nes les arre­ba­ta­ron el po­der a los mo­nar­quís­tas “blan­cos”. Era el prin­ci­pio de un nue­vo si­glo don­de va­rias mo­nar­quías ca­ye­ron apar­te de la ru­sa. ¿ Us­ted qué opi­na?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.