Jo­sé Luis de Anda

El Sol del Centro - - Portada - Jo­sé Luis de Anda Ji­mé­nez

He re­ser­va­do es­ta fe­cha, pa­ra ren­dir ho­me­na­je de ad­mi­ra­ción a la la­bor de es­te per­so­na­je sin­gu­lar, de quien me con­gra­tu­lo en dis­fru­tar de su amis­tad ge­ne­ro­sa.

MHimm­ler, EMORIA: 1925 Adolf Hitler re­cons­ti­tu­ye el Par­ti­do Na­cio­nal­so­cia­lis­ta, ro­deán­do­se de co­la­bo­ra­do­res “fie­les”; en­tre ellos: Gö­ring, Göb­bels y otros. La pro­fun­da cri­sis y di­fi­cul­ta­des po­lí­ti­cas de la Ale­ma­nia de en­ton­ces le fa­ci­li­ta­ron re­clu­tar a mi­llo­nes de des­con­ten­tos dis­pues­tos a creer en sus pro­pues­tas, aglu­ti­nán­do­los co­mo “bo­rre­gos” pa­ra par­ti­ci­par en des­fi­les enar­bo­lán­do­se co­mo ban­de­ra de op­ción po­lí­ti­ca ideo­ló­gi­ca. Hitler há­bil­men­te com­bi­nó la lu­cha po­lí­ti­ca con el uso de la vio­len­cia ver­bal, lo­gran­do ser nom­bra­do Je­fe de Go­bierno (Can­ci­ller) por el pre­si­den­te Hin­der­burg. Pues­to tan re­le­van­te que le per­mi­tió des­truir el ré­gi­men cons­ti­tu­cio­nal y sus­ti­tuir­lo por una dic­ta­du­ra de par­ti­do. ¡Úni­co!, con ¡to­do el po­der per­so­nal! Ini­cián­do­se pa­ra des­gra­cia de Ale­ma­nia y el mun­do el lla­ma­do “Ter­cer Reich”. 1919. La cri­sis de las de­mo­cra­cias li­be­ra­les pro­vo­có que en Ita­lia Be­ni­to Mus­so­li­ni crea­ra el Fas­cis­mo. (Mo­vi­mien­to po­lí­ti­co y so­cial to­ta­li­ta­rio y na­cio­na­lis­ta que se ba­sa en un es­ta­do to­do po­de­ro­so, que afir­ma en­car­nar el es­pí­ri­tu del pue­blo, por lo tan­to, la po­bla­ción no de­be bus­car na­da fue­ra del Es­ta­do Fas­cis­ta, que ejer­ce au­to­ri­dad a tra­vés de la vio­len­cia, la re­pre­sión y pro­pa­gan­da. In­clu­yen­do la ma­ni­pu­la­ción del sis­te­ma edu­ca­ti­vo) Mus­so­li­ni, con es­tu­dios ma­gis­te­ria­les, se acer­có al Par­ti­do So­cia­lis­ta Ita­liano en el ala más ra­di­cal del so­cia­lis­mo. El 28 de oc­tu­bre de 1922, ha­bien­do reuni­do a de­ce­nas de mi­les de fas­cis­tas, con­flu­ye­ron en la ca­pi­tal pro­vo­can­do que el Rey Vic­tor Ma­nuel 3º lo nom­bra­ra Pri­mer Mi­nis­tro. Pues­to que en 1924 le per­mi­tió eri­gir­se co­mo po­der úni­co, ani­qui­lan­do cual­quier for­ma de opo­si­ción, trans­for­man­do su go­bierno en ré­gi­men dic­ta­to­rial con las con­se­cuen­cias ya co­no­ci­das. HE­CHOS. En 1994 Hu­go Chá­vez fun­dó el par­ti­do po­lí­ti­co Mo­vi­mien­to Quin­ta Re­pú­bli­ca. Fue elec­to pre­si­den­te en las elec­cio­nes de 1998. Tras pro­mo­ver una nue­va cons­ti­tu­ción, cen­tró sus po­lí­ti­cas en re­for­mas so­cia­les co­mo par­te de su “Re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na y So­cia­lis­ta”. Con in­ten­ción (gra­cias a los in­men­sos in­gre­sos pe­tro­le­ros) de am­pliar el ac­ce­so de la po­bla­ción a la ali­men­ta­ción, la vi­vien­da, la sa­ni­dad y edu­ca­ción, los re­cur­sos por la ven­ta de pe­tró­leo re­du­je­ron los ín­di­ces de po­bre­za, y en­tre el 2003 al 2007 la ca­li­dad de vi­da en lo ge­ne­ral me­jo­ró. A par­tir del 2010 la eco­no­mía em­pe­zó a de­caer. La po­bre­za y la in­fla­ción se in­cre­men­ta­ron, re­sul­ta­do de las ac­cio­nes eco­nó­mi­cas de su go­bierno en años an­te­rio­res, au­na­do a con­tro­les de pre­cios que des­alen­ta­ron la pro­duc­ción de bie­nes de con­su­mo, pro­vo­can­do es­ca­ses de pro­duc­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad. Los subsidios in­dis­cri­mi­na­dos ge­ne­ra­ron gas­to ex­ce­si­vo, el que fue in­sos­te­ni­ble a me­diano pla­zo. Es­tá com­pro­ba­do que po­lí­ti­cas po­pu­lis­tas y de­ma­go­gas en prin­ci­pio ge­ne­ran apa­ren­te jus­ti­cia y es­ta­bi­li­dad, pe­ro en los he­chos y a me­diano pla­zo, pro­vo­can que el re­me­dio sea peor que la en­fer­me­dad. Ejem­plos: la mis­ma Ve­ne­zue­la. Ni­ca­ra­gua. Bo­li­via y Ar­gen­ti­na. Es­ta úl­ti­ma, vi­ve aho­ra cri­sis eco­nó­mi­ca co­mo nun­ca la en­fren­tó. Re­sul­ta­do de la de­ma­gó­gi­ca y po­pu­lis­ta po­lí­ti­ca que im­pu­sie­ron an­te­rior­men­te Nés­tor Kirch­ner y su es­po­sa Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner. PRE­SEN­CIA. Aho­ra en es­te 2018, la pre­sen­cia de la in­to­le­ran­cia que raya en “fas­cis­mo” en­tre al­gu­nos sim­pa­ti­zan­tes de AM­LO es co­sa ru­ti­na­ria. Oja­la que sien­do (por el mo­men­to) pun­te­ro en la in­ten­ción de vo­to, co­rri­ja su tono y am­bi­guo men­sa­je que uti­li­za se­gún lu­gar y per­fil de asis­ten­tes. Des­de lue­go (se­gún al­gu­nos) no tie­ne el per­fil, pre­pa­ra­ción y ex­pe­rien­cia ideal pa­ra lle­gar a ser Pre­si­den­te. En lo per­so­nal, per­ci­bo que ro­dea­do de gen­te honesta y es­pe­cia­li­za­da en sus áreas de com­pe­ten­cia, po­drían mi­ti­gar (mas no des­apa­re­cer) la po­bre­za, la in­se­gu­ri­dad, la co­rrup­ción y la impunidad; su­je­to a co­rre­gir desa­cier­tos que no ar­mo­ni­zan en un en­torno in­ter­na­cio­nal abier­to y al­ta­men­te com­pe­ti­ti­vo. De lo con­tra­rio, en ca­so sea elec­to de­mo­crá­ti­ca y ma­yo­ri­ta­ria­men­te im­po­nien­do su muy per­so­nal y ca­du­co pro­yec­to; po­dría­mos caer en un en­torno eco­nó­mi­co y so­cial co­mo los paí­ses an­tes men­cio­na­dos, in­clu­so al sis­te­ma Na­zi de Hitler en Ale­ma­nia, y Fas­cis­ta de Mus­so­li­ni en Ita­lia. ¿Qué es­toy exa­ge­ran­do? La po­si­bi­li­dad no es ¡Un mi­to! Áni­mos y cor­du­ra im­pe­ren en los ac­to­res pre­pon­de­ran­tes en la con­tien­da po­lí­ti­ca, pa­ra, con ejemplo, sal­pi­quen a sus ya de por si exal­ta­dos se­gui­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.