Ari­bel Con­tre­ras

TLCAN.- Des­de an­tes el ini­cio de la ron­da dos es­cri­bí en es­te mis­mo dia­rio “… que po­si­ble­men­te Trump si­ga mo­vien­do sus 'hi­los' de la agen­da po­lí­ti­ca pa­ra in­ten­tar aplas­tar la agen­da co­mer­cial, pe­ro Mé­xi­co es­ta­rá listo pa­ra con­tra­ata­car di­plo­má­ti­ca y co­mer

El Sol del Centro - - Portada - Ari­bel Con­tre­ras

Hoy, pien­so igual. Mé­xi­co ha si­do pa­cien­te, res­pe­tuo­so y me­su­ra­do. Ca­na­dá se ha mos­tra­do en oca­sio­nes, con­ve­nen­cie­ro, pe­ro a la vez ami­ga­ble. Mien­tras que Es­ta­dos Uni­dos (EU) se ha mo­vi­do ha­cia el con­flic­to po­lí­ti­co y co­mer­cial no só­lo con Mé­xi­co sino con to­do el mun­do. Ade­más, des­ta­co lo que el pre­si­den­te de EU ha es­ta­do ha­cien­do a lo lar­go de to­do es­te tiem­po: di­plo­ma­cia coer­ci­ti­va. És­ta se de­fi­ne co­mo el uso de ame­na­zas o pro­me­sas de pre­mios pa­ra al­can­zar ob­je­ti­vos de po­lí­ti­ca ex­te­rior. Si lo ana­li­za­mos de ma­ne­ra sim­ple, es­to es lo que se ha da­do en la po­lí­ti­ca co­mer­cial y ex­te­rior de EU ha­cia Mé­xi­co y Ca­na­dá. Por un la­do, ame­na­zas por su cuen­ta de twit­ter y en rue­das de pren­sa de que EU se va a sa­lir del TLCAN y por otro la­do, el “cas­ti­go” de que tam­bién apli­ca­ría la im­po­si­ción de aran­ce­les al ace­ro y al alu­mi­nio, pe­ro si “se por­ta­ban bien” den­tro de las ne­go­cia­cio­nes, am­bos paí­ses go­za­rían de es­tar exen­tos. El pre­mio es que si el TLCAN que­da co­mo EU pro­po­ne, no ha­brá aran­ce­les pa­ra los paí­ses en esos pro­duc­tos. In­sis­tir en que es el peor acuer­do co­mer­cial pa­ra EU es co­mo ig­no­rar la Teo­ría de Da­vid Ri­car­do y ol­vi­dar que EU fue el prin­ci­pal im­pul­sor de la crea­ción del GATT (Acuer­do Ge­ne­ral de Aran­ce­les y Ta­ri­fas) en 1947. La Teo­ría Ri­car­dia­na se ba­sa en que a pe­sar de que un país pue­de pro­du­cir dos bie­nes (EU), pue­de te­ner ga­nan­cias al es­pe­cia­li­zar­se en aque­llos bie­nes que pro­du­ce de ma­ne­ra más efi­cien­te, los ex­por­ta e im­por­ta aque­llos bie­nes (en es­te ca­so se­rían los au­to­mó­vi­les) que, aun­que pu­die­ra pro­du­cir­los in­ter­na­men­te, de­ja de ha­cer­los pa­ra im­por­tar­los a un pre­cio in­fe­rior (Mé­xi­co). Es­ta teo­ría re­co­no­ce la di­vi­sión del tra­ba­jo co­mo con­se­cuen­cia de la es­pe­cia­li­za­ción, lo cual se ha ve­ni­do dan­do en Mé­xi­co en cuan­to a la mano de obra ca­li­fi­ca­da en el sec­tor au­to­mo­triz. Pe­ro da­das las cir­cuns­tan­cias eco­nó­mi­cas, es que so­mos un país en desa­rro­llo y por lo tan­to los sa­la­rios no es­tán ni po­drán es­tar a los ni­ve­les de los paí­ses desa­rro­lla­dos co­mo son Ca­na­dá y EU. De ma­ne­ra pa­ra­le­la a to­do es­te tsu­na­mi de re­ne­go­cia­ción co­mer­cial, Mé­xi­co es­tu­vo ne­go­cian­do el CPTPP (Tra­ta­do In­te­gral y Pro­gre­sis­ta de Aso­cia­ción Trans­pa­cí­fi­co por sus si­glas en in­glés), con­for­ma­do por 11 paí­ses: Aus­tra­lia, Bru­nei, Ca­na­dá, Chi­le, Ja­pón, Ma­la­sia, Mé­xi­co, Nue­va Ze­lan­da, Pe­rú, Sin­ga­pur y Viet­nam. A pe­sar de la sa­li­da de EU du­ran­te la ne­go­cia­ción (enero 2017), se con­clu­yó exi­to­sa­men­te y pa­só a ser ra­ti­fi­ca­do en el Se­na­do me­xi­cano el pa­sa­do 24 de abril. De ma­ne­ra ex­prés, di­cho gru­po par­la­men­ta­rio lo apro­bó sien­do así, el pri­mer país en ha­ber­lo ra­ti­fi­ca­do, a lo cual só­lo fal­ta­rían cin­co paí­ses más pa­ra que, trans­cu­rri­dos 60 días, po­drá en­trar en vi­gor. Es­te acuer­do re­pre­sen­ta: 7% de po­bla­ción mun­dial, ca­si 14% del PIB mun­dial, 15% del co­mer­cio mun­dial, y 13% de cap­ta­ción de in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta. Hay una gran in­con­for­mi­dad por par­te de la in­dus­tria za­pa­te­ra de Guanajuato ya que es uno de los sec­to­res sen­si­bles an­te la aper­tu­ra del mer­ca­do me­xi­cano da­do que Viet­nam: I) cuen­ta con sa­la­rios del 50% a com­pa­ra­ción de és­tos en nues­tro país, II) es el cuar­to ex­por­ta­dor mun­dial del cal­za­do, III) se di­ce que la in­dus­tria del cal­za­do en di­cho país re­ci­be sub­si­dios de su go­bierno, y IV) da­do que im­por­tan de Chi­na un gran por­cen­ta­je de ma­te­ria pri­ma pa­ra ar­mar los za­pa­tos, se ru­mo­ra que po­dría ha­ber una trian­gu­la­ción co­mer­cial de Chi­na ha­cia Mé­xi­co. El pa­sa­do 21 de abril con­clu­ye­ron las ron­das de re­ne­go­cia­ción del Tra­ta­do de Libre Co­mer­cio Unión Eu­ro­pea-Mé­xi­co ha­cia un acuer­do con te­mas nue­vos co­mo: an­ti­co­rrup­ción, Py­mes, trans­pa­ren­cia, desa­rro­llo sos­te­ni­ble, co­mer­cio di­gi­tal, telecomunicaciones y ac­tua­li­za­ción de la lis­ta de pro­duc­tos con go­zo de de­no­mi­na­ción de ori­gen. Es­te blo­que se con­si­de­ra ser el ter­cer so­cio co­mer­cial y el se­gun­do in­ver­sio­nis­ta más im­por­tan­te pa­ra Mé­xi­co. Es así co­mo Mé­xi­co vi­vi­rá su pro­ce­so elec­to­ral, con una nue­va ar­qui­tec­tu­ra co­mer­cial don­de si ga­na la al­ter­nan­cia, que es lo más pro­ba­ble, le to­ca­rá a la nue­va ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral re­ci­bir a un país con es­tos acuer­dos más for­ta­le­ci­dos, am­plios y pro­fun­dos. Por lo que ten­drá que im­ple­men­tar po­lí­ti­cas pú­bli­cas al in­te­rior del país pa­ra sa­car ven­ta­ja de es­ta di­ver­si­dad co­mer­cial y que no “le eche la cul­pa” a los tra­ta­dos de libre co­mer­cio de las ma­las prác­ti­cas de go­ber­nan­za na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.