Ernesto Sa­la­yan­dia

Des­pués de la tem­pes­tad, lle­go la cal­ma De Oceá­ni­ca, al anexo

El Sol del Centro - - Portada - Ernesto Sa­la­yan­dia

Ha­ce más de 22 años, en un bro­te de sano jui­cio y de ex­plo­sión, mi mu­jer to­mó la de­ci­sión de po­ner­me un lí­mi­te.O ha­ces al­go pa­ra de­jar de be­ber, to­mas to­dos los días hasta caer de aho­ga­do de bo­rra­cho, o nos di­vor­cia­mos.Bus­que la ma­ne­ra de “Sal­var mi ma­tri­mo­nio” y me in­ter­né en una de las clí­ni­cas más ca­ras del mun­do en reha­bi­li­ta­ción por un lap­so de 35 días, por su­pues­to que no me fun­cio­nó, yo no fun­cio­ne, só­lo fui por san­gre, a dis­fru­tar de unas sú­per ins­ta­la­cio­nes a la ori­lla del mar, a con­tem­plar los ama­ne­ce­res, a go­zar de los atar­de­ce­res, al rui­do del rom­pi­mien­to de las olas del mar, te­nía­mos una ca­fe­te­ría de ho­tel 5 es­tre­llas, abier­ta las 24 ho­ras del día, el buf­fe­te de las tres co­mi­das, sú­per ri­co, ai­re acon­di­cio­na­do por to­dos la­dos, te­ra­peu­tas, en­fer­me­ras, nu­trió­lo­ga y un mun­do de pro­fe­sio­na­les a mi dis­po­si­ción, cuan­do re­gre­se a Mé­xi­co, el pri­mer día des­pués de una lu­na de miel en el Ran­cho Las Mo­ras, mi cu­ña­do me re­ci­bió en su casa con un pa­se de co­caí­na y me di­jo.-Eso de Al­cohó­li­cos Anó­ni­mos, es pu­ra ja­la­da.- To­mé el pa­se y en­tre al ba­ño, de un ja­lón me chu­te el pol­vo blan­co, ahí ti­re, las es­pe­ran­zas de vi­da, las ilu­sio­nes de mi mu­jer, el tiem­po y el di­ne­ro que me cos­tó Oceá­ni­ca, lue­go, pren­di­do de la co­caí­na, co­men­cé a to­car fon­dos y fon­dos, iba a las jun­tas de AA y me me­tía al ba­ño a in­ha­lar co­caí­na, por el abu­so en el con­su­mo, co­men­cé a su­frir por mis de­li­rios de per­se­cu­ción, mis de­li­rios au­di­ti­vos y vi­sua­les, fui víc­ti­ma de mi ce­lo­ti­pia in­fer­nal, mi neu­ro­sis cre­ció de una ma­ne­ra im­pre­sio­nan­te, tra­te de ahorcar a mi mu­jer y le hi­ce mu­cho da­ños, yo no po­día pa­rar, no que­ría y pe­san­do me­nos de 50 ki­los, anémi­co, des­nu­tri­do, se­ve­ra­men­te da­ña­do en to­dos los sen­ti­dos, me in­ter­né por mi pro­pia vo­lun­tad en un anexo, un cen­tro de reha­bi­li­ta­ción pa­ra dro­ga­dic­tos, una enor­me di­fe­ren­cia, en­tre Oceá­ni­ca y el anexo, el cal­do es­pi­ri­tual dia­rio, era re­po­llo con agua y una tor­ti­lla, por las no­ches fri­jo­les y en la ma­ña­na, ave­na sin azú­car, eran tres mi­nu­tos pa­ra to­do, pa­ra co­mer, ha­cer del ba­ño, ba­ñar­se y pa­ra lim­piar­te des­pués de ha­cer tus ne­ce­si­da­des, te da­ban tres pe­da­ci­tos de pa­pel hi­gié­ni­co, du­ran­te to­do ese tiem­po, es­tu­ve ne­ga­do, me re­sis­tí a de­rro­tar­me, a ren­dir­me, a acep­tar­me, me da­ban si­lla por via­je, que es un cas­ti­go muy co­mún en­tre los in­ter­nos de un anexo, me da­ban muy se­gui­do ayu­das, jun­tas ma­ra­tó­ni­cas pa­ra erra­di­car mis egos, a la fe­cha, no acep­to es­tos mé­to­dos, ni la terapia de cho­que que de­ni­gra al adic­to, ni es­toy de acuer­do con el pro­ce­so que a mi ma­ne­ra de ver, lle­van un gran nú­me­ro de anexos en to­do el país, más aún, cuan­do el ín­di­ce de re­caí­dos es al­tí­si­mo, de ca­da 10 in­ter­nos, nue­ve es­tán re­caí­dos, yo to­que ese fon­do del en­cie­rro y tu­ve un des­per­tar es­pi­ri­tual, pe­ro no gra­cias a esa an­ces­tral terapia, ni acep­to, por qué Oceá­ni­ca, no y el anexo, si, fue mi se­di­ción y mi mo­men­to, ele­gí ser libre y só­lo por hoy, lo es­toy lo­gran­do. La pri­me­ra no­che. Era el mes de ma­yo, mi mu­jer me ha­bía pues­to un cua­tro, des­pués de en­ga­ñar­la por más de sie­te años que no usa­ba co­caí­na, una tar­de me lle­vó con un mé­di­co, al­to fun­cio­na­rio del IMSS, en Chihuahua, a quien yo co­mo pe­rio­dis­ta ra­dio­fó­ni­co ha­bía en­tre­vis­ta­do en mi pro­gra­ma de la ra­dio mu­chas ve­ces y cuan­do pla­ti­ca­mos en su con­sul­to­rio, él, no da­ba cré­di­to a to­das mis lo­que­ras, a mis ob­se­sio­nes bus­can­do se­men em­pren­di­do en ro­pa, pa­ña­les, mu­ñe­cos de pe­lu­che, no creía que ese des­ta­ca­do pe­rio­dis­ta, fue­ra ca­paz de dor­mir con cu­chi­llos, pen­san­do, ge­ne­ran­do que lo que­rían ma­tar, se sor­pren­dió de la na­rra­ti­va de mis no­ches de te­rror y me di­jo.- Don Ernesto, se ne­ce­si­ta sa­ber que es real­men­te lo que es­tá su­ce­dien­do.- En­tre al ba­ño y de­po­si­te una mues­tra de ori­na, el re­sul­ta­do, fue leí­do en voz al­ta por mi mu­jer, un día des­pués.- Co­caí­na, co­caí­na, co­caí­na, co­caí­na !!!!!!! .-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.