La Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, a 100 años de su fi­na­li­za­ción

El Sol del Centro - - 14 Local - MIRCEA MAZILU

y la di­men­sión al­can­za­das por la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial se ex­pli­can por el cre­ci­mien­to y el pro­gre­so eco­nó­mi- co que ve­nían dán­do­se des­de fi­na­les del si­glo XIX

El 11 de no­viem­bre de 2018 el mun­do con­me­mo­ró el cen­te­na­rio del fin de uno de los acon­te­ci­mien­tos más im­por­tan­tes de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, el fi­nal de un con­flic­to que su­po­ne un an­tes y un después en to­dos los as­pec­tos de la vi­da del hom­bre so­bre la Tie­rra: la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, 1914-1918.

La mag­ni­tud y la di­men­sión al­can­za­das por la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial se ex­pli­can por el cre­ci­mien­to y el pro­gre­so eco­nó­mi­co que ve­nían dán­do­se des­de fi­na­les del si­glo XIX, fac­to­res que fa­vo­re­cie­ron a la crea­ción de las innovaciones téc­ni­cas y de las ar­mas que trans­for­ma­rían a es­te con­flic­to en el más san­grien­to y te­rro­rí­fi­co nun­ca vis­to has­ta aquél mo­men­to. Te­nien­do por ob­je­ti­vo una gue­rra cor­ta, rá­pi­da y co­mo epi­cen­tro Eu­ro­pa, la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial se con­vir­tió en un con­flic­to lar­go y ago­ta­dor, al­can­zan­do lu­ga­res muy re­mo­tos de la Tie­rra. La Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial cau­só la muer­te de 10 millones de per­so­nas y de­jó a mu­chos millones de he­ri­dos, mu­ti­la­dos, en­lo­que­ci­dos y va­rios ti­pos de en­fer­mos, ade­más de des­truir pue­blos, ciu­da­des, igle­sias, mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos, tie­rras, ca­rre­te­ras, vías fé­rreas y, lo que es más im­por­tan­te, una ge­ne­ra­ción, su fu­tu­ro y la con­fian­za en el mis­mo.

La Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial rom­pe con el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co que se ve­nía dan­do des­de fi­na­les del si­glo XIX y so­me­te a Eu­ro­pa en una pro­fun­da cri­sis y atra­so. Después de 1918, el mun­do oc­ci­den­tal co­no­ce unos pro­fun­dos cam­bios so­cia­les, a con­se­cuen­cia de las gran­des pér­di­das hu­ma­nas du­ran­te la gue­rra y de la in­fla­ción que su­ce­de al con­flic­to. An­te el des­cen­so de la mano de obra vi­ril, la mu­jer se ve obli­ga­da a in­cor­po­rar­se al sis­te­ma pro­duc­ti­vo, ad­qui­rien­do po­co a po­co con­cien­cia de su ca­pa­ci­dad y ha­bi­li­dad. Las cla­ses me­dias y las cla­ses obre­ras re­sul­ta­ron ser las más afec­ta­das por el con­flic­to, al em­po­bre­cer a cau­sa de la depresión eco­nó­mi­ca y de la in­fla­ción. Después del con­flic­to sur­gió la fi­gu­ra del in­adap­ta­do a la paz y nos­tál­gi­co de la gue­rra, que cons­ti­tu­yó el so­por­te de mo­vi­mien­tos na­cio­na­lis­tas re­van­chis­tas y radicales que pro­gre­sa­ron du­ran­te el pe­río­do de en­tre­gue­rras. En de­fi­ni­ti­va, la “Gran Gue­rra”, co­mo tam­bién se le co­no­ce, tra­jo cam­bios im­por­tan­tes en el or­den po­lí­ti­co, al des­apa­re­cer cua­tro ca­sas rei­nan­tes dan­do lu­gar a re­pú­bli­cas (Aus­triaHun­gría, Ale­ma­nia, Tur­quía y Ru­sia), ade­más de al­te­rar el ma­pa mun­dial y el co­lo­nial dan­do lu­gar a la crea­ción de nue­vos estados co­mo con­se­cuen­cia del des­man­te­la­mien­to de és­tos gran­des

La mag­ni­tud

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.