Ro­ber­to Medrano

El Sol del Centro - - Portada - Ro­ber­to Medrano Se­rrano Co­rreo: es­ta­do­de­de­re­cho aguas­ca­lien­[email protected]

En ju­lio de 2018 di­mos una mues­tra de civilidad po­lí­ti­ca que cons­ti­tu­yó un ejem­plo a ni­vel mun­dial, una que nos ga­nó el res­pe­to de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal per­di­do des­de ha­cía dé­ca­das; bas­ta ver la de­cla­ra­ción del Pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos de Nor­tea­mé­ri­ca la se­ma­na pa­sa­da en el mar­co de su vi­si­ta al mar­gen fron­te­ri­zo con nues­tro país, don­de li­te­ral­men­te ma­ni­fes­tó; con­tra­rio a su dis­cur­so de años, se­ña­ló “que él nun­ca ha­bía di­cho que Mé­xi­co le iba a dar un che­que pa­ra la cons­truc­ción del mu­ro fron­te­ri­zo, sino que él se re­fe­ría al he­cho de que, a par­tir de la re­ne­go­cia­ción del tra­ta­do co­mer­cial, con las uti­li­da­des que es­tá ob­te­nien­do su país, de ahí se ha­bría de pa­gar és­te”, o la de­cla­ra­cion del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, tam­bién la se­ma­na pa­sa­da, que se­ña­la “que aplaude la po­lí­ti­ca im­ple­men­ta­da por el go­bierno mexicano pa­ra com­ba­tir el ro­bo y dis­tri­bu­ción ile­gal de com­bus­ti­bles”.

Am­bos po­si­cio­na­mien­tos, sin du­da, pe­sos pe­sa­dos en la geo­po­lí­ti­ca mun­dial, cons­ti­tu­yen al­go así co­mo la con­ce­sión de me­da­llas en un cua­dro de ho­nor in­ter­na­cio­nal al pue­blo de Mé­xi­co. Sin em­bar­go, con­tra­rio a lo or­gu­llo­sos que en teo­ría de­be­ría­mos sen­tir­nos to­dos, no han fal­ta­do las vo­ces, que sos­la­yan­do la gra­ve­dad del pro­ble­ma que se es­tá com­ba­tien­do, en un afán pro­ta­gó­ni­co y opor­tu­nis­ta, se han de­di­ca­do a exal­tar las mo­les­tias que di­chas po­lí­ti­cas es­tán oca­sio­nan­do a la po­bla­ción.

La ver­dad, lo úni­co que se evi­den­cia, es la me­di­da en que el com­ba­te a una de las prin­ci­pa­les fuen­tes de fi­nan­cia­mien­to ilí­ci­to no só­lo del cri­men or­ga­ni­za­do, sino de un sec­tor de la po­bla­ción que se ha­bía man­te­ni­do en la pe­num­bra has­ta an­tes de es­to, ba­jo el so­bre­nom­bre de pseu­do em­pre­sa­rios, aho­ra que es­tán vien­do afec­ta­das sus “uti­li­da­des”, ya que aho­ra ten­drán que pa­gar di­cho in­su­mo en su pre­cio real, lo que se­gu­ra­men­te les es­tá do­lien­do has­ta la me­du­la, acu­den a la úni­ca me­di­da que les que­da pa­ra tra­tar de man­te­ner su es­ta­tus, la exa­cer­ba­ción del áni­mo de la po­bla­ción a par­tir de di­chas mo­les­tias.

Por su­pues­to, la gran ma­yo­ría de los em­pre­sa­rios de nues­tro país no en­ca­jan en es­te ru­bro, al con­tra­rio, és­tos a quie­nes les ha to­ca­do so­bre­vi­vir, lu­chan­do día a día con­tra la fal­ta de cré­di­tos, la co­rrup­ción, la im­pu­ni­dad, etc., un gol­pe más co­mo el que es­tán su­frien­do, les ha­cen to­da­vía más di­fí­cil el ca­mino pa­ra sa­lir ade­lan­te; y de és­tos tam­bién se han es­cu­cha­dos vo­ces de molestia y has­ta pro­tes­ta en su le­gí­ti­mo de­re­cho de li­ber­tad de ex­pre­sión y di­sen­so con el go­bierno, lo que sin du­da cons­ti­tu­ye tam­bién un avan­ce de­mo­crá­ti­co, sin em­bar­go, a di­fe­ren­cia de los pri­me­ros, a és­tos si se les ve la an­gus­tia, la de­ses­pe­ra­ción de ver que sus em­pre­sas pue­dan que­brar an­te otra even­tua­li­dad más, adi­cio­nal a las que ya vie­nen pa­de­cien­do, mien­tras que a los otros (de di­fe­ren­tes ca­li­bres), se les ve en gran­des me­sas de jun­tas, con ca­rí­si­mos tra­jes, au­tos de su­per lu­jo, ins­ta­la­cio­nes mi­llo­na­rias, lo que ha­ce di­fí­cil de creer que un re­tra­so de dos ho­ras en la car­ga de com­bus­ti­ble, real­men­te los es­té lle­van­do a la quie­bra, creo que ahí es­ta una de las cla­ves pa­ra iden­ti­fi­car a unos de los otros.

Y só­lo pa­ra po­der di­men­sio­nar de lo que ha­bla­mos, de ma­ne­ra muy sim­ple, con los da­tos que son de do­mi­nio pú­bli­co, en nues­tro país se ro­ba­ban al­go así co­mo mil pi­pas dia­rias, por lo que si ca­da una en pro­me­dio tras­por­ta­ba 10 mil li­tros de com­bus­ti­bles y a ca­da li­tro le po­ne­mos un va­lor pro­me­dio de 19 pe­sos por li­tro, nos arro­ja un to­tal de $190 mil mi­llo­nes de pe­sos por dia, sa­que ca­da quien sus con­clu­sio­nes; por mi par­te, creo que dos ho­ras de co­la pa­ra car­gar ga­so­li­na es mi for­ma de con­tri­buir al res­ta­ble­ci­mien­to del Es­ta­do de de­re­cho en mi país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.