Ru­sia, con ci­mien­tos só­li­dos

El Sol del Orizaba - - Deportes - MA­NE­LICH QUIN­TE­RO H.

ORI­ZA­BA, Ver.- Pues na­da, es­te jue­ves ini­cia la fa­se por la Co­pa FIFA co­rres­pon­dien­te al Vi­ge­si­mo­pri­mer Cam­peo­na­to Mun­dial de Fut­bol, even­to en el que la Se­lec­ción de Ru­sia es sin du­da uno de los con­jun­tos fa­vo­ri­tos a con­quis­tar el má­xi­mo ga­lar­dón, con su jue­go de es­te­pa y hie­lo con ci­mien­tos só­li­dos co­mo gra­ní­ti­ca ro­ca.

Y si­guen por to­dos los me­dios de in­for­ma­ción los atre­vi­dos que han te­ni­do ca­bi­da, en pá­gi­nas es­cri­tas, a tra­vés de los mi­cró­fo­nos y pan­ta­llas, sin un ápi­ce de ver­güen­za y me­nos co­no­ci­mien­tos so­bre el te­ma. Y co­mo ma­ni­fes­ta­ra Don Ig­na­cio Tre­lles. “… Mue­ve a ri­sa…”

Los ru­sos por mu­cho tiem­po ju­ga­ron al ba­lom­pié es­con­di­do pe­se a que se afi­lia­ron a la FIFA en 1946 re­cien­te­men­te ha­bía ter­mi­na­do la ab­sur­da, co­mo to­das, Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, pe­ro se aga­za­pa­ron en su es­plén­di­do ais­la­mien­to, afi­lan­do los em­pei­nes con de­di­ca­ción de or­fe­bres.

No par­ti­ci­pa­ron en los Mun­dia­les de 1950 ni 1954, por­que no qui­sie­ron ser pi­cho­nes ni che­ques al por­ta­dor. Apro­ve­cha­ron pa­ra bus­car en to­do lo an­cho y lar­go de su ex­ten­so te­rri­to­rio, pa­ra cap­tu­rar atle­tas que prac­ti­ca­sen no im­por­ta­ba qué de­por­te ara adap­tar­los al Fut­bol.

Y to­dos fue­ron ex­tra­or­di­na­rios, co­mo Igor Net­to, un mo­ce­tón que lan­za­ba el Dis­co y la Ja­ba­li­na co­mo na­die, no so­lo rom­pió to­das las mar­cas, sino que mu­chos dis­cos y ja­ba­li­nas se per­die­ron en la in­men­si­dad la es­te­pa de tan es­tu­pen­da co­mo fue la bra­za­da. Ade­más Igor se desem­pe­ña­ba co­mo car­te­ro de ofi­cio. Al­to, for­ni­do, re­sis­ten­te, cen­tro me­dio­cam­pis­ta, de­fen­día y ata­ca­ba, ade­más de re­par­tir jue­go con ser­vi­cios pre­ci­sos al com­pa­ñe­ro ubi­ca­do en la zo­na des-

Ma­ne­lich

pe­ja­da de opo­nen­tes.

Ca­so par­ti­cu­lar el de Lev Ya­chi­ne. Ju­ga­dor de Hoc­key so­bre hie­lo, de des­li­za­ba en el ata­que co­mo fle­cha hen­chi­da de vien­to po­lar, pe­ro de­bi­do a su ofi­cio de ma­ta­ri­fe en el Ras­tro de Mos­cú, cuan­do una va­ca se re­sis­tía de­ma­sia­do a ser co­lo­ca­da en el lu­gar del sa­cri­fi­cio, el po­pu­lar Ara­ña Ne­gra la de­go­lla­ba con sus pro­pias ma­nos, ma­nos fue­ra de se­rie. Aseguran que lle­gó a pa­sa­por­tar a cien re­ses bo­vi­nas en un so­lo día y 550 ca­pri­nas.

SE­LEC­CIO­NA­DO in­te­gra­do por atle­tas an­tes que fut­bo­lis­tas que re­pre­sen­ta­ron a la ex­tin­ta Unión de Re­pú­bli­cas So­vié­ti­co So­cia­lis­tas, se­gún las si­glas en el pe­cho del uni­for­me, el in­ge­nio me­xi­cano ma­ni­fes­tó que sig­ni­fi­ca­ban Cu­cu­rru­cu­cú Pa­lo­ma, es­te equi­po...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.