Lon­dres día seis (los puen­tes)

De Al Pa­cino: En un mo­men­to se vi­ve una vi­da. Ca­me­lot.

El Sol del Orizaba - - Análisis - Gil­ber­to Haaz Diez ACERTIJOS www.gil­ber­tohaaz­diez.com

Me ima­gino, so­lo me ima­gino, que cuan­do los pri­me­ros po­bla­do­res lle­ga­ron a for­mar sus sitios de vi­da, bus­ca­ron los ríos, ocu­rrió en Nue­va York, Pa­ris, Lon­dres y tam­bién en Ori­za­ba, don­de vi­vo, una ciu­dad con río. Los ríos por­que allí ha­bía agua y ha­bía pes­ca y to­do ser­vía pa­ra la agri­cul­tu­ra, tam­bién se co­mer­cia­ba en­tre las ca­noas y lo que se pu­die­ra pa­ra na­ve­gar. Tiem­po des­pués, pa­ra una ma­yor con­vi­ven­cia, ne­ce­si­ta­ron for­mar los puen­tes. En­ton­ces les lle­gó la ima­gi­na­ción y la al­ta tec­no­lo­gía y crea­ron be­llos puen­tes, her­mo­sos que, al pa­so de los años la gen­te los ad­mi­ra, co­mo en Pa­rís el de Ale­jan­dro III, que co­rren 14 ki­ló­me­tros por el Se­na, fi­jos y se­ño­ria­les es­pe­ran­do al tu­ris­mo. O el Puen­te Nue­vo o el del Al­ma, don­de se ma­tó la Prin­ce­sa Dia­na y se in­mor­ta­li­zó, el puen­te. Es­tos puen­tes lon­di­nen­ses el pri­me­ro cuen­tan que los hi­cie­ron los ro­ma­nos, que eran los me­jo­res ha­cien­do puen­tes, a su pa­so por don­de con­quis­ta­ban, ha­cían puen­tes, mu­chos so­bre­vi­ven, en Es­pa­ña los hay aún, an­tes en los años ha­brán en­con­tra­do for­mas de cru­zar el rio, en bal­sas o con lia­nas co­mo Tar­pán, el rey de la sel­va. Fue­ron po­bres mu­chas de es­tas gran­des ciu­da­des. Ba­jo los puen­tes de Pa­rís vi­vía la gen­te po­bre, la mis­ma Edith Piaf, que co­men­zó a can­tar La vi­da en ro­sa al pie de los puen­tes pa­ri­si­nos, di­jo: “Mi vi­da de ni­ña pue­de pa­re­cer es­pan­to­sa, pe­ro era her­mo­sa. Pa­sé ham­bre. Pa­sé frío. Pe­ro era li­bre. Li­bre de no le­van­tar­me. De no acos­tar­me. De em­bo­rra­char­me. De so­ñar. De es­pe­rar”.

La po­bre­za y el can­to ur­bano en su má­xi­ma ple­ni­tud. Les lle­gó a Ir­lan­da y Lon­dres y el lla­ma­do Reino Uni­do, la ham­bru­na cuan­do un vi­rus aca­bo con la co­se­cha de las pa­pas, y mu­chos emi­gra­ron a Es­ta­dos Uni­dos, pa­ra for­mar lo que hoy son, con to­do y el lo­co­chón ra­cis­ta de Trump (pro­nún­cie­se co­mo lo ha­ce El Pe­je: Trump, sue­na más bo­ni­to y des­pec­ti­vo, de­jen la o a un la­do).

Y los puen­tes neo­yor­ki­nos, co­mo el de Brooklyn, Man­hat­tan, el Was­hing­ton y el Ba­yon­ne, be­llí­si­mos. En Ori­za­ba, co­no­ci­da co­mo La se­ño­ra de los puen­tes, me acuer­do de to­dos, por­que los ca­mino dia­rio: La Bor­da, el de Tla­chi­chil­co, cer­ca de don­de vi­vo y otros más que la ha­cen ciu­dad y Pue­blo Má­gi­co.

SUS GRAN­DES PUEN­TES

stoy en eso de los puen­tes, por­que Lon­dres tie­ne va­rios y ayer al pie del Tá­me­sis me dio por ca­mi­nar y cru­zar mu­chos, so­bre to­do el más fa­mo­so, El puen­te de Lon­dres, el de La To­rre, Mi­le­nium, West­mins­ter, ese lo cru­zo dia­rio por­que por aquí me hos­pe­dé y el de Wa­ter­loo, en ho­nor a su gran ba­ta­lla, cuan­do el tal Na­po­león mor­dió el pol­vo y We­lling­ton se al­zó co­mo ga­na­dor. Son be­llos to­dos los puen­tes, unos sim­plo­nes y otros ma­ra­vi­llo­sos, con la tec­no­lo­gía de los años 1900, cuan­do la in­ge­nie­ría fran­ce­sa do­mi­na­ba en Mé­xi­co, la ca­pi­tal, que no tie­ne puen­tes ni ríos, pro­li­fe­ra­ron en tiem­pos de don Por­fi­rio Díaz las be­lle­zas de los mo­nu­men­tos co­mo Be­llas Ar­tes, en­car­ga­dos a es­tos pa­ri­si­nos o fran­ce­ses. So­lo por eso me acor­dé de los puen­tes.

LA RUE­DA GI­GAN­TE

Co­mo era día de tu­ris­mo, pues nos fui­mos a la rue­da, la co­no­ci­da co­mo Lon­don Eye. De­bo de­cir que las alturas me apa­ni­can, pe­ro me hi­ce de va­lor y ahí me te­néis sen­ta­di­to tre­pan­do a las ca­bi­nas, que ca­be­mos en­tre 15 y 20, la mi­tad có­mo­da­men­te sen­ta­dos y los de­más pa­ra­dos. Se mi­ra una bue­na par­te de Lon­dres: Par­la­men­to, Aba­día, Cen­tro Fi­nan­cie­ro, to­do lo cer­cano, el Tá­me­sis y los bar­cos tu­rís­ti­cos mo­vien­do pa­sa­jes. Es una ciu­dad que res­pi­ra tu­ris­mo. Po­cos in­di­gen­tes, el pro­duc­to in­terno bru­to de­be ser fuer­te, el sa­la­rio mí­ni­mo os­ci­la en­tre 10 li­bras la ho­ra, su­pe­rior a Es­ta­dos Uni­dos, aun­que to­do es ca­ro, ren­tas y trans­por­te, mo­ver­se aquí cues­ta. El aro no se de­tie­ne, te subes al gol­pe, hay una re­vi­sión cons­tan­te, to­dos les te­men a los aten­ta­dos te­rro­ris­tas. Al ba­jar, suben dos em­plea­dos, una de ellas lim­pia rá­pi­do con una es­co­ba y el otro lle­va un es­pe­jo pa­ra mi­rar si en el asien­to de ma­de­ra co­lec­ti­vo, no po­nen de­ba­jo al­gún ex­plo­si­vo o una bom­ba. La se­gu­ri­dad an­te to­do. Aún no han aten­ta­do con­tra esa be­lla rue­da de la for­tu­na, es­ce­na co­mo las que lle­ga­ban a mi pue­blo, Tie­rra Blan­ca, en los años 60s, con las lla­ma­das rue­das de la for­tu­na, que lle­va­ban los cir­cos, co­mo el Atay­de Her­ma­nos, muy bi­ci­cle­te­ras. Aquí a lo bes­tia y con tec­no­lo­gía de pun­ta. Creo que fue­ron con­vo­ca­dos 9 ar­qui­tec­tos del mun­do pa­ra for­mar­la en to­da su ple­ni­tud. El pre­cio os­ci­la en­tre las 15 a 20 li­bras.

EL RE­GRE­SO A LA AL­DEA

El Real Ma­drid le ro­bó el en­tre­na­dor a la Se­lec­ción de Es­pa­ña, al­go co­chino. No fue­ron le­jos por la res­pues­ta, des­ti­tu­ye­ron a ese en­tre­na­dor, pues bien pu­die­ron es­pe­rar­se ter­mi­nar el Mun­dial pa­ra anun­ciar­lo. Va de re­gre­so a ca­sa a ver los jue­gos por la te­le. Ocu­pa su lu­gar Fer­nan­do Hie­rro, un ex­ju­ga­dor de la se­lec­ción. Ha­ce un año a Fer­nan­do Hie­rro lo echa­ban del Ovie­do co­mo en­tre­na­dor, por no ca­li­fi­car, y a Pe­dro Sán­chez de su pro­pio par­ti­do por los ma­los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les. Hoy uno es se­lec­cio­na­dor na­cio­nal y el otro es Pre­si­den­te del Go­bierno de Es­pa­ña. Nun­ca de­jes de so­ñar. La vi­da es así. Voy de re­gre­so a mi al­dea. Vue­lo en Ae­ro­mé­xi­co co­mo vi­ne, por el ae­ro­puer­to Heath­row rum­bo al Be­ni­to Juá­rez de Mé­xi­co. Con una ho­ra de mas, 11 por el vien­to en con­tra. En el vue­lo es­cri­bo la que se­rá el re­ma­te a las co­lum­nas lon­di­nen­ses, don­de an­du­ve y an­dé por una se­ma­na, re­vi­vien­do un via­je que aquí mis­mo hi­ce ha­ce al­gu­nos años. Les cuen­to la úl­ti­ma y nos va­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.