Don Pe­pe, el bo­ti­ca­rio

En per­so­na se iden­ti­fi­ca­ba por ha­bi­tual son­ri­sa ama­ble, siem­pre dis­pues­to a aten­der al más exi­gen­te de los clien­tes

El Sol del Orizaba - - Análisis - Ro­ber­to Gar­cía Jus­to

En la dé­ca­da de los años 40 a 50 del si­glo pa­sa­do, exis­tía en la Ciu­dad un lu­gar adon­de la gen­te acu­día pa­ra aten­der sus en­fer­me­da­des. Por me­dio de una na­rra­ción de esa épo­ca, lo­gra­mos des­cu­brir la farmacia de San­ta Ce­ci­lia. Pro­pie­dad del doc­tor Cár­de­nas, sien­do je­fe de mos­tra­dor el ca­ris­má­ti­co Pe­pe Cas­ti­llo, de él se di­ce que era una ins­ti­tu­ción en el ra­mo de la bo­ti­ca, ya que co­no­cía de me­mo­ria los se­cre­tos de la vo­lu­mi­no­sa far­ma­co­pea.

En per­so­na se iden­ti­fi­ca­ba por su ha­bi­tual son­ri­sa ama­ble, siem­pre dis­pues­to a aten­der al más exi­gen­te de los clien­tes. Co­mo to­do un ca­ba­lle­ro se dis­tin­guía por su ma­ne­ra de ves­tir, usa­ba un ele­gan­te tra­je de ca­si­mir ne­gro. En épo­ca de llu­via, col­gan­do del bra­zo traía una ga­bar­di­na de co­lor ver­de oli­vo, es­ti­lo Chica­go 1930, que lo iden­ti­fi­ca­ba con la mo­da es­ta­dou­ni­den­se. En ho­nor a la ver­dad pa­re­cía un ac­tor de ci­ne.

Cuan­do la oca­sión lo re­que­ría, sa­ca­ba de un baúl an­ti­guo, el di­plo­ma que le otor­gó una Uni­ver­si­dad de To­kio por sus es­tu­dios rea­li­za­dos so­bre me­di­ci­na en ge­ne­ral. A lo que atri­buía su ha­bi­li­dad pa­ra co­no­cer las pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas y ge­ne­ro­sa de la her­bo­la­ria. Da­ba con­sul­tas a sus pa­cien­tes y pre­pa­ra­ba me­di­ca­men­tos ba­sa­do en fór­mu­las ma­gis­tra­les, es de­cir, con­for­me a las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas de ca­da pa­cien­te.

Ade­más de la me­di­ci­na de pa­ten­te, en po­co tiem­po pre­pa­ra­ba ja­ra­be o un­güen­to co­mo la “po­ma­da de pa­pel” muy útil pa­ra qui­tar las ve­rru­gas. Pa­ra el em­pa­cho re­co­men­da­ba la “po­ma­da de pan puer­co”. Y los que ha­cían ejer­ci­cio la crema “T”, eficaz pa­ra su­dar y eli­mi­nar la gra­sa. Pa­ra el que su­fría de un sus­to la op­ción era “El Es­pí­ri­tu” to­ma­do o un­ta­do, cu­ra­ba de es­pan­to y tran­qui­li­za­ba al en­fer­mo. El “ja­ra­be de gra­na­da” lo em­plea­ba pa­ra do­lor de gar­gan­ta.

En­tre los que lo co­no­cie­ron en aque­lla fe­cha, es­tá don Z. Mo­reno, quien co­men­tó que, pa­ra con­ser­var su amis­tad no ha­bía ne­ce­si­dad de in­vi­tar­le una co­pa, no era afec­to al vino. Pre­su­mía a sus más cer­ca­nas amis­ta­des que, es­ta­ba de­di­ca­do a es­cri­bir sus me­mo­rias de cuan­do era un des­ta­ca­do fun­cio­na­rio de la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca. Ha­bien­do desem­pe­ña­do im­por­tan­te car­go al la­do de su ami­go el li­cen­cia­do Án­gel Car­ba­jal, Mi­nis­tro de Go­ber­na­ción, sien­do Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca don Adolfo Ruíz Cor­ti­nes.

Pa­ra es­to, se vio en la ne­ce­si­dad de guar­dar en el ro­pe­ro la im­pe­ca­ble ba­ta blan­ca que uti­li­za­ba cuan­do es­ta­ba fren­te al ne­go­cio. Y emi­gró en bus­ca de un me­jor em­pleo a la Ciu­dad de Mé­xi­co, pa­ra po­ner­se a las ór­de­nes del su­pre­mo go­bierno ya que ha­cía ga­la de co­dear­se con los per­so­na­jes en­cum­bra­dos del ré­gi­men fe­de­ral. Al po­co tiem­po tam­bién la bo­ti­ca tu­vo que ce­rrar sus puer­tas, di­cen que le ha­cía fal­ta su ner­vio di­rec­triz, el al­ma que la man­te­nía vi­va.

Era re­cor­da­do por los po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios de es­ta lo­ca­li­dad por su agra­da­ble char­la, a los que co­men­tó que ha­bía per­fec­cio­na­do un mé­to­do prác­ti­co pa­ra apren­der a na­dar por co­rres­pon­den­cia. En­se­ñan­za ob­je­ti­va por me­dio de una se­rie com­ple­ta de di­bu­jos y ex­pli­ca­cio­nes ade­cua­das. Nun­ca lo mos­tró pú­bli­ca­men­te, tam­po­co les dio a co­no­cer su bio­gra­fía que ase­gu­ró es­ta­ba ter­mi­na­da. So­lo se le ubi­ca co­mo uno de los per­so­na­jes del pue­blo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.