En­lu­ta­dos de nue­vo

A me­nu­do el se­pul­cro en­cie­rra, sin sa­ber­lo, dos co­ra­zo­nes en el mis­mo ataúd.” (Alp­hon­se de La­mar­ti­ne). Ca­me­lot

El Sol del Orizaba - - Análisis - Gil­ber­to G Haaz Diez ACERTIJOS wwww.gil­ber­tohaaz­diez.com

No ter­mi­ná­ba­mos de se­pul­tar a dos jó­ve­nes, que fue­ron co­bar­de­men­te acri­bi­lla­dos por la po­li­cía mu­ni­ci­pal de Ori­za­ba, cuan­do en Ciu­dad Men­do­za bro­tó otro do­lo­ro­so ase­si­na­to, de la hi­ja de una dipu­tada fe­de­ral ve­ra­cru­za­na, Carmen Me­del Pal­ma, Va­le­ria Cruz Me­del, el nom­bre de la hi­ja agre­di­da, jo­ven­ci­ta de 22 años, una vi­da que se va. Las re­des so­cia­les co­men­za­ron a en­viar y cru­zar in­for­ma­ción. Se ope­ró des­de el prin­ci­pio que la ha­bían con­fun­di­do con otra jo­ven que ac­túa con la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da, y que asis­tían al mis­mo gim­na­sio, don­de la ma­ta­ron. Vol­vi­mos a ver gol­pea­das nues­tras ciu­da­des, aho­ra le to­có a un buen hom­bre, el al­cal­de Me­li­tón Reyes La­rios, her­mano del ar­zo­bis­po Hi­pó­li­to. Cer­ca del pa­la­cio mu­ni­ci­pal la ma­ta­ron por con­fu­sión, se­gún te­sis del go­ber­na­dor Yu­nes Li­na­res, de acuer­do a las in­ves­ti­ga­cio­nes que se pro­mo­vie­ron con ra­pi­dez la tar­de mis­ma de ese cri­men. ¿Qué mue­ve a es­ta de­lin­cuen­cia a per­pe­trar tan tran­qui­la­men­te es­tos crí­me­nes pro­di­to­rios? No lo sé. Al­go he­mos per­di­do en nues­tra he­ca­tom­be de muer­tes, en nues­tra ra­zón y sin­ra­zón. La es­ce­na del Con­gre­so fe­de­ral im­pac­tó a una na­ción, que veía a una ma­dre que­brar­se a gri­tos cuan­do fue in­for­ma­da que su hi­ja ha­bía si­do ase­si­na­da: “Asesinaron a mi hi­ja. Mi Va­le­ria”, se con­do­lía a gri­tos asis­ti­da por co­le­gas dipu­tadas que la sos­te­nían pa­ra que no se de­rrum­ba­ra. En­lu­ta­ba a ese Con­gre­so, que tra­ba­ja­ba en le­yes y se tu­vo que ir a muer­te. El ta­len­to­so Por­fi­rio Muñoz Le­do, je­fe de ese Con­gre­so, pi­dió la sus­pen­sión de la se­sión y no cul­pó a Ve­ra­cruz, cul­pó al país cuan­do la numeralia nos di­ce que so­mos ya un pan­teón a dia­rio. 90 muer­tes dia­rias es el nú­me­ro que trae­mos en es­te go­bierno fe­de­ral que no ter­mi­na de ir­se. 90 dia­rias, con frial­dad de fue­go, con cuer­pos caí­dos, tum­bas anó­ni­mas y to­da la mal­dad que se ha en­se­ño­rea­do en es­te Mé­xi­co lin­do y qué he­ri­do. Pa­ra no creer­se. Se anun­cia­ba en las re­des so­cia­les que la dipu­tada fe­de­ral, Carmen Me­del Pal­ma, ya ve­nía en ca­mino a Ciu­dad Men­do­za, don­de ya­cía el cuer­po iner­te de su hi­ja, do­ble­ga­da por 9 dis­pa­ros de es­tas bes­tias cri­mi­na­les, jó­ve­nes a quie­nes con­tra­tan de si­ca­rios y lue­go son li­qui­da­dos pa­ra que no ha­blen, co­mo en las vie­jas pe­lí­cu­las de la ma­fia de Chica­go. Y el go­ber­na­dor de Ve­ra­cruz sus­pen­día una gi­ra de tra­ba­jo, pa­ra acuar­te­lar­se con el equi­po de se­gu­ri­dad y co­men­zar a en­con­trar al cri­mi­nal o a los cri­mi­na­les. Las lu­ces de Pa­la­cio de Go­bierno en Xa­la­pa no se apa­ga­ban, co­mo se apa­gó una vi­da inocen­te. Pren­di­das, en­cen­di­das has­ta en­con­trar a es­tas bes­tias.

LA REAC­CIÓN DEL GO­BIERNO

El go­ber­na­dor Yu­nes Li­na­res anun­cia­ba que a las 10 de la noche da­ría una con­fe­ren­cia. En el lu­gar de los he­chos, Ciu­dad Men­do­za, es­ta­ban el fis­cal, Jorge Winc­kler Or­tiz, y el se­cre­ta­rio, Té­llez Ma­rié. Así lo hi­zo, ya te­nían de­te­ni­dos y ya te­nían muer­to al au­tor ma­te­rial, fal­tan los in­te­lec­tua­les. Otra vez Ve­ra­cruz se en­lu­ta­ba. “Es un día muy tris­te pa­ra Ve­ra­cruz”, al­can­zó a de­cir al fi­nal de la exposición. Lo­gra­ron con ve­lo­ci­dad y con el re­tra­to ha­bla­do de va­rios tes­ti­gos, que vie­ron el artero cri­men, ubi­car al si­ca­rio, al que en­con­tra­ron muer­to den­tro el au­to, por­que muy se­gu­ro ese fue su pre­cio por ha­ber­se equi­vo­ca­do. Li­qui­da­do por ellos mis­mos. “No tie­ne na­da que ver con la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca de su ma­dre (Carmen Me­del), en Ve­ra­cruz la vía po­lí­ti­ca es libre y a na­die se le agre­de de es­ta ma­ne­ra, se­ría una bru­ta­li­dad pen­sar que por la ac­ti­vi­dad de su ma­dre hu­bie­se si­do agre­di­da”, di­jo el go­ber­na­dor Yu­nes. Otra vez a se­pul­tar otro muer­to. Otra vez a que las cam­pa­nas ta­ñen a due­lo por una jo­ven­ci­ta que, en la ex­cel­si­tud de la vi­da, fue que­bra­do su sue­ño por unos cri­mi­na­les, una jo­ven es­tu­dian­te en Ciu­dad Men­do­za de quie­nes sus ami­gas di­cen que era muy tran­qui­la, ale­gre, bue­na ami­ga y me­jor es­tu­dian­te. Vino a es­tas tie­rras a en­con­trar sa­bi­du­ría en la fa­cul­tad de la Uni­ver­si­dad Ve­ra­cru­za­na y en­con­tró la muer­te, por­que un es­tú­pi­do se equi­vo­có y la con­fun­dió. Na­da es peor que se­pul­tar un hi­jo. Quie­nes lo han he­cho sa­ben que es su fin, que no hay ma­ña­na ni hay na­da que alien­te la vi­da cuan­do un hi­jo cae por la vio­len­cia. De­be­mos pa­rar es­te Mé­xi­co de vio­len­cia, lo di­jo Por­fi­rio Muñoz Le­do, no es po­si­ble se­guir so­por­tan­do tan­tas tra­ge­dias, se­guir vi­vien­do a dia­rio con es­tos crí­me­nes que mu­cho nos en­lu­tan a ca­da uno de no­so­tros, pues cuan­do una hi­ja o un hi­jo caen así, ma­tan tam­bién al­go den­tro de no­so­tros. Qué des­can­se en paz, Va­le­ria. Y que ha­ya mu­cha re­sig­na­ción a la fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.