Oc­ci­den­te, a prue­ba por Ucra­nia

La ten­sión po­lí­ti­co mi­li­tar es­tá en su ni­vel más crí­ti­co y Eu­ro­pa y EU lla­man a la con­ten­ción; Ru­sia re­cha­za la li­be­ra­ción de na­víos y ma­ri­nos en el es­tre­cho de Kerch

El Sol del Orizaba - - Internacional - CAR­LOS SIULA /Co­rres­pon­sal

PARÍS, Fran­cia. Una at­mós­fe­ra de ex­tre­ma ten­sión se res­pi­ra­ba ano­che en Eu­ro­pa co­mo con­se­cuen­cia de la cri­sis po­lí­ti­co-mi­li­tar pro­vo­ca­da por el gra­ve in­ci­den­te na­val en­tre Ucra­nia y Ru­sia en el es­tra­té­gi­co es­tre­cho de Kertch, que con­tro­la el ac­ce­so al mar de Azov.

Alar­ma­do por la evo­lu­ción de la si­tua­ción, la OTAN se reunió en Bru­se­las con una de­le­ga­ción en­via­da por las au­to­ri­da­des de Kiev, mien­tras que el Con­se­jo de la Se­gu­ri­dad de la ONU se reunió en Nue­va York de ma­ne­ra ur­gen­te.

Al mis­mo tiem­po, el pre­si­den­te ucra­niano Pe­tro Po­ro­chen­ko ins­tau­ró la ley marcial por una du­ra­ción de dos me­ses, aun­que esa me­di­da de­be ser apro­ba­da por el Par­la­men­to pa­ra en­trar en apli­ca­ción. Tam­bién co­lo­có a las fuer­zas ar­ma­das en es­ta­do de aler­ta y pi­dió ayu­da in­ter­na­cio­nal pa­ra de­fen­der su in­te­gri­dad te­rri­to­rial y res­pon­der a la “agre­sión ru­sa”.

La cri­sis es­ta­lló el do­min­go cuan­do uni­da­des na­va­les ru­sas em­bis­tie­ron y cap­tu­ra­ron tres em­bar­ca­cio­nes de la ma­ri­na ucra­nia­na en el es­tre­cho de Kertch y to­ma­ron co­mo pri­sio­ne­ros a más de 20 ma­ri­nos.

El cho­que en­tre am­bos paí­ses era pre­vi­si­ble, te­nien­do en cuen­ta las me­di­das de in­ti­mi­da­ción adop­ta­das por Mos­cú des­pués de la ane­xión de Cri­mea, en 2014. A pe­sar del tra­ta­do de 2002, el Krem­lin trans­for­mó po­co a po­co el mar de Azov en un la­go in­te­rior ruso.

Des­pués de 24 ho­ras ex­plo­si­vas, cons­cien­te de que esa cri­sis po­día per­tur­bar su en­cuen­tro con Do­nald Trump en la cum­bre del G20 en Bue­nos Ai­res, el pre­si­den­te ruso Vla­di­mir Pu­tin de­ci­dió ayer apa­ci­guar la ten­sión y or­de­nó la reaper­tu­ra del trán­si­to ma­rí­ti­mos por el es­tre­cho, pe­ro no de­vol­vió los bu­ques ni los ma­ri­nos ucra­nia­nos cap­tu­ra­dos, co­mo exigen las au­to­ri­da­des de Kiev.

Los krem­li­nó­lo­gos con­je­tu­ran que la in­ten­ción de Pu­tin no era lan­zar una nue­va fa­se de ex­pan­sión en Ucra­nia.

La ex­pe­rien­cia pos­te­rior a la ane­xión de Cri­mea le de­mos­tró que el pre­cio a pa- gar por ese ti­po de aven­tu­ras pue­de ser de­ma­sia­do ele­va­do. Pe­ro, en vís­pe­ras de su reunión con el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, el in­ci­den­te de Kertch es un cla­ro men­sa­je de que Ru­sia con­ser­va in­tac­ta su ca­pa­ci­dad de da­ño en una de las re­gio­nes más sen­si­bles de Eu­ro­pa.

DMITRI PESKOV POR­TA­VOZ RUSO Es­ta­mos ha­blan­do de una pro­vo­ca­ción muy pe­li­gro­sa que exi­ge una aten­ción y una in­ves­ti­ga­ción es­pe­cial en el Con­se­jo”

MI­KE POMPEO SE­CRE­TA­RIO DE ES­TA­DO Pe­di­mos a Ru­sia que en­tre­gue a Ucra­nia los bu­ques y que res­pe­te la so­be­ra­nía y la in­te­gri­dad te­rri­to­rial de Ucra­nia”

/EFE

Na­cio­na­lis­tas ucra­nia­nos pro­tes­tan fren­te a la Em­ba­ja­da ru­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.