La Pe­ral­ta

El Sudcaliforniano - - Portada - Co­mu­ni­có­lo­ga, fo­tó­gra­fa, di­se­ña­do­ra y si­ba­ri­ta. mail: ilia­na.pe­ral­ta@gmail.com twit­ter: @la_­pe­ral­ta POR LA PE­RAL­TA

De la vis­ta na­ce el amor. Amor a pri­me­ra vis­ta. La co­mi­da en­tra pri­me­ro por los ojos y otras ex­pre­sio­nes de la vox po­pu­li, en­gen­dran una ver­dad uná­ni­me de los sen­ti­dos: la vis­ta es el gran ins­tru­men­to pa­ra la per­cep­ción del mun­do ex­te­rior, la sen­si­bi­li­dad a las ga­mas de co­lor, nos ubi­ca en 3D, nu­tre cálcu­los ma­te­má­ti­cos del ce­re­bro pa­ra la mo­tri­ci­dad efi­cien­te, ba­tear una bo­la rá­pi­da y con­ver­tir­la en hit, ad­mi­rar la be­lle­za inefa­ble… to­do con los ócu­los del al­ma, pe­ro si exis­ten ano­ma­lías or­gá­ni­cas, im­po­si­bi­li­ta­rá per­ci­bir con ni­ti­dez los es­tí­mu­los vi­sua­les.

Un chi­co de se­cun­da­ria di­jo con cer­te­za que “los ojos son las me­jo­res cá­ma­ras fo­to­grá­fi­cas que exis­ten”. Coin­ci­do, sin em­bar­go hay que re­co­no­cer que cap­tar la lu­mi­no­si­dad y em­pren­der el ma­ra­vi­llo­so ca­mino del co­no­ci­mien­to de nues­tro en­torno no es pa­ra la to­ta­li­dad de la po­bla­ción pues mu­chos na­ci­mos con de­fec­tos ocu­la­res o diop­trías al­te­ra­das, pe­ro tam­bién hay quie­nes pier­den la agu­de­za vi­sual al trans­cu­rrir su vi­da.

Con el Cen­so de Po­bla­ción y Vi­vien­da 2010 se su­po que en Mé­xi­co ha­bía 1.5 mi­llo­nes de per­so­nas que re­co­no­cie­ron te­ner li­mi­ta­ción pa­ra dis­tin­guir la for­ma, ta­ma­ño y co­lor aun usan­do len­tes, así co­mo la pér­di­da y la de­bi­li­dad de la vis­ta en uno o dos ojos; de es­te to­tal, las mu­je­res su­pe­ran a los hom­bres y el gru­po de edad don­de más se pre­sen­ta es­ta li­mi­ta­ción es en­tre 50 a 54 años, sien­do las prin­ci­pa­les cau­sas el ha­ber te­ni­do al­gu­na en­fer­me­dad (42.06%) y la edad avan­za­da (25.9%). En Ba­ja Ca­li­for­nia Sur ha­bía en ese año 7,639 per­so­nas con li­mi­ta­ción pa­ra ver, sin em­bar­go, las can­ti­da­des en­tre hom­bres y mu­je­res es­tán ca­si a la par aun­que es con­sis­ten­te con el dato na­cio­nal del gru­po de edad pa­ra la ma­yo­ría. No es ca­sual que quie­nes na­cie­ron en la dé­ca­da de los cin­cuen­tas fue­ron las pri­me­ras ge­ne­ra­cio­nes que tu­vie­ron ac­ce­so a la tec­no­lo­gía ma­si­va de la te­le­vi­sión.

Quie­nes te­ne­mos los ojos des­en­fo­ca­dos re­co­no­ce­mos que go­zar de una vi­sión 20/20 es un plus hu­mano. An­te ello, de la óp­ti­ca co­mo cien­cia y par­te de la fí­si­ca que es­tu­dia las le­yes y los fe­nó­me­nos de la luz, se de­ri­va al as­pec­to téc­ni­co que ayu­da a me­jo­rar la vi­sión, me­dian­te el di­se­ño y fa­bri­ca­ción de ins­tru­men­tos co­mo los an­te­ojos. Y an­te to­da ne­ce­si­dad, sur­gie­ron los ne­go­cios que adap­tan es­tos me­ca­nis­mos, de­no­mi­na­das co­mo óp­ti­cas, que ayu­dan a que las per­so­nas pue­dan te­ner una bue­na vi­sión y has­ta mos­trar un look in­te­lec­tual y geek.

Al año 2014, ha­bía en nues­tro país un to­tal de 12,742 es­ta­ble­ci­mien­tos que se de­di­ca­ban al co­mer­cio al por me­nor de len­tes. En la me­dia pe­nín­su­la se re­gis­tra­ron 102 ne­go­cios de es­te ti­po: 53 en el mu­ni­ci­pio de La Paz, 38 en Los Ca­bos, 6 en Mu­le­gé, 4 en Co­mon­dú y uno en Lo­re­to (www.ine­gi.org. mx). En es­ta can­ti­dad de es­ta­ble­ci­mien­tos se en­cuen­tran pro­duc­tos of­tál­mi­cos con ver­sio­nes eco­nó­mi­cas y mar­cas ex­clu­si­vas, de con­tac­to, mi­cas de nue­va ge­ne­ra­ción – no más fon­dos de bo­te­lla-, pro­gre­si­vos, po­la­ri­za­dos, fo­to­grey, an­ti­rre­fle­jan­tes, et­cé­te­ra. Un aba­ni­co de op­cio­nes pa­ra en­fren­tar la mio­pía, hi­per­me­tro­pía, as­tig­ma­tis­mo, pres­bi­cia o vis­ta can­sa­da, una o va­rias ano­ma­lías vi­sua­les, lo que ha desa­rro­lla­do una gran ne­go­cio, aun­que gra­duar­se unas ga­fas no es pa­ra na­da ba­ra­to.

El pe­rio­dis­ta Sam Knight men­cio­na en un ar­tícu­lo del pe­rió­di­co The Guar­dian que “es difícil pen­sar en otro ob­je­to de nues­tra so­cie­dad que sea un dis­po­si­ti­vo mé­di­co co­mo ac­ce­so­rio de mo­da… una de­fi­cien­cia fí­si­ca en una de­cla­ra­ción de estilo”. Dos son las em­pre­sas que a ni­vel glo­bal pro­du­cen los mi­llo­nes de ar­ma­zo­nes y mi­cas, Es­si­lor y Lu­xot­ti­ca, que se di­ver­si­fi­can en to­da la ga­ma de mar­cas co­no­ci­das y que en bre­ve se fu­sio­na­rán, pre­vien­do una es­tra­te­gia in­dus­trial sin pre­ce­den­tes an­te las evi­den­cias cla­ras de una so­cie­dad que ace­le­ra la de­gra­da­ción de sus ojos (www.the­guar­dian.com).

Es ver­dad que por mi­les de años vi­vi­mos sin an­te­ojos y desa­rro­lla­mos ci­vi­li­za­cio­nes sin ar­ti­lu­gios pa­ra la vis­ta que se in­ven­ta­ron has­ta el si­glo XIII, pe­ro que has­ta el si­glo XX se vol­vió una in­dus­tria ma­si­va. Hoy usar len­tes es bas­tan­te co­mún e in­clu­so ya no es un es­tig­ma ser un o una cua­tro­jos.

¡EYTALE!

La in­dus­tria of­tál­mi­ca glo­bal ge­ne­ra al año 100,000 mi­llo­nes de eu­ros. Se pre­vé el in­cre­men­to a 140,000 mi­llo­nes en el año 2020. De esas ven­tas, el 40% es por ar­ma­zo­nes y ga­fas de sol; ade­más otro 10% es de la co­mer­cia­li­za­ción de la de­no­mi­na­da al­ta ga­ma (de di­se­ño y ma­te­ria­les ex­clu­si­vos, de al­to cos­to) de len­tes de sol (www.el­pais. com). Des­de mi per­so­nal pun­to de vis­ta -con mio­pía-, es un in­ven­to ge­nial de los ita­lia­nos, por­que ver con ni­ti­dez la lu­na fue pa­ra mí un des­cu­bri­mien­to so­bre­sal­ta­do a los on­ce años cuan­do usé mis pri­me­ros ar­ma­zo­nes de me­tal con vi­drio. Ti que­ro más que a mis ojos, pe­ro que­ro más a mis ojos, por­que mis ojos ti vie­ron… pe­ro con an­ti­pa­rras.

Quie­nes te­ne­mos los ojos des­en­fo­ca­dos re­co­no­ce­mos que go­zar de una vi­sión 20/20 es un plus hu­mano. An­te ello, de la óp­ti­ca co­mo cien­cia y par­te de la fí­si­ca que es­tu­dia las le­yes y los fe­nó­me­nos de la luz, se de­ri­va al as­pec­to téc­ni­co que ayu­da a me­jo­rar la vi­sión, me­dian­te el di­se­ño y fa­bri­ca­ción de ins­tru­men­tos co­mo los an­te­ojos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.