Mau­ri­cio Hernández Ch.

El Sudcaliforniano - - Portada - Mau­ri­cio Hernández Ch.

Se han lo­gra­do im­por­tan­tes avan­ces en ma­te­ria de sa­lud y del sec­tor tu­rís­ti­co, ac­ti­vi­dad que se ha for­ta­le­ci­do con los avan­ces en ma­te­ria de se­gu­ri­dad.

El go­ber­na­dor del es­ta­do, Car­los Men­do­za Da­vis, da­rá a co­no­cer hoy su ter­cer in­for­me de go­bierno lue­go de que se ha­yan anun­cia­do una se­rie de ac­ti­vi­da­des que tie­nen especial re­le­van­cia pa­ra el es­ta­do, ya que és­tas be­ne­fi­cian di­rec­ta­men­te las ac­ti­vi­da­des tu­rís­ti­cas, que son uno de los sec­to­res eco­nó­mi­cos más im­por­tan­tes pa­ra la eco­no­mía lo­cal.

La aper­tu­ra de un vue­lo di­rec­to de Los Ca­bos a Lon­dres que se anun­ció tie­ne una especial re­le­van­cia pa­ra los pres­ta­do­res de ser­vi­cios de ese po­lo tu­rís­ti­co, ya que se tie­ne cal­cu­la­do que es­to pro­pi­cia­rá el arri­bo de 60 mil tu­ris­tas y, por otro la­do, se tie­ne tam­bién la aper­tu­ra de la Ma­ri­na Puer­to Es­con­di­do en el mu­ni­ci­pio de Lo­re­to, la cual tie­ne con­di­cio­nes pa­ra al­ber­gar a 100 em­bar­ca­cio­nes.

La co­ne­xión en­tre Los Ca­bos y Lon­dres em­pe­za­rá a ope­rar a fi­na­les del pró­xi­mo año y, con es­to, el des­tino ad­quie­re un me­jor po­si­cio­na­mien­to a ni­vel mun­dial por es­tar co­nec­ta­do con una de las ciu­da­des más im­por­tan­tes de Eu­ro­pa. El vue­lo se con­cre­ta lue­go de una se­rie de ne­go­cia­cio­nes que el Go­bierno del Es­ta­do lle­vó a ca­bo con el Fi­dei­co­mi­so de Tu­ris­mo de Los Ca­bos (Fi­tur­ca) y el sec­tor em­pre­sa­rial, con los que se acor­dó em­pren­der la ru­ta aé­rea.

Ca­be des­ta­car que abrir nue­vos vue­los no es al­go sen­ci­llo; de­trás de es­to hay to­da una se­rie de es­tu­dios que re­quie­ren de tiem­po, por eso es no­ta­ble que se ha­ya con­ce­bi­do una nue­va vía, cuan­do se sa­be que es­tas op­cio­nes son las pre­fe­ri­das por los tu­ris­tas de ma­yor po­der ad­qui­si­ti­vo.

La Ciu­dad de Mé­xi­co, Can­cún y Puer­to Va­llar­ta son las otras ciu­da­des que en el país tie­nen tam­bién una ru­ta con Lon­dres, de tal for­ma que el de San Jo­sé del Ca­bo se­rá el cuar­to ae­ro­puer­to en ofre­cer es­te ser­vi­cio.

So­bre la ma­ri­na es im­por­tan­te des­ta­car que és­ta es ge­ne­ra­do­ra de cien em­pleos di­rec­tos, y tam­bién que per­mi­ti­rá aten­der la de­man­da ge­ne­ra­da por el tu­ris­mo náu­ti­co que bus­ca re­co­rrer el Mar de Cortés, con­tan­do pa­ra ello con los ser­vi­cios que se re­quie­ren.

Las cos­tas de Lo­re­to tie­nen un atrac­ti­vo al­ta­men­te re­co­no­ci­do y es­te nue­vo ser­vi­cio alen­ta­rá la lle­ga­da de más em­bar­ca­cio­nes, lo que a su vez ha­brá de me­jo­rar la eco­no­mía en la re­gión y tam­bién da­rá un me­jor po­si­cio­na­mien­to al des­tino, el cual se ha di­cho, en mu­chas oca­sio­nes, ne­ce­si­ta pre­ci­sa­men­te ele­var el nú­me­ro de ser­vi­cios pa­ra po­der cre­cer.

Otra obra que el go­ber­na­dor anotó a su agen­da fue la cons­truc­ción del nue­vo Cen­tro Es­ta­tal de On­co­lo­gía, el cual se­rá inau­gu­ra­do el lu­nes pró­xi­mo por el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Enrique Pe­ña Nie­to, quien de es­ta ma­ne­ra ten­drá su úl­ti­ma vi­si­ta ofi­cial a la en­ti­dad. La obra des­ta­ca por­que és­ta mar­ca­rá una di­fe­ren­cia muy gran­de en la aten­ción de las per­so­nas que se en­cuen­tran afec­ta­das por es­ta en­fer­me­dad, ya que sin im­por­tar la ins­ti­tu­ción de sa­lud a la que per­te­nez­can és­tos po­drán re­ci­bir la aten­ción que re­quie­ren con uno de los sis­te­mas más avan­za­dos que exis­ten.

Pa­de­cer cán­cer es un tran­ce muy du­ro no só­lo pa­ra el afec­ta­do, ya que és­te re­per­cu­te tam­bién en la fa­mi­lia y es­to lo ex­pu­so el doc­tor Víc­tor Geor­ge Flo­res, se­cre­ta­rio de Sa­lud en la en­ti­dad, quien di­jo con los Ma­dru­ga­do­res que es­ta uni­dad evi­ta­rá que mu­chos sud­ca­li­for­nia­nos ten­gan que via­jar a otros es­ta­dos del país pa­ra po­der re­ci­bir el tra­ta­mien­to.

De por sí el pa­de­ci­mien­to y la es­tre­cha re­la­ción que és­te tie­ne con la muer­te son mo­ti­vos su­fi­cien­tes pa­ra afec­tar el es­ta­do de áni­mo de cual­quier per­so­na y, si a es­to se le agre­ga el te­ner que ir a una ciu­dad que no se co­no­ce pa­ra que un ser que­ri­do pue­da ser aten­di­do o pa­ra uno mis­mo re­ci­bir la aten­ción, es fá­cil su­po­ner o ima­gi­nar los be­ne­fi­cios que se ten­drán con es­ta uni­dad.

Otro as­pec­to que ha­ce aún más no­ta­ble es­ta uni­dad es la dis­po­ni­bi­li­dad de un ace­le­ra­dor li­neal, el cual per­mi­te ata­car con una ele­va­da pre­ci­sión los tu­mo­res can­ce­rí­ge­nos en cier­tos ti­pos de la en­fer­me­dad; es­to im­pi­de que du­ran­te las te­ra­pias se da­ñe o afec­te a los te­ji­dos sa­nos que ro­dean a la zo­na afec­ta­da.

El nue­vo edi­fi­cio se lo­gró en una eta­pa don­de los re­cor­tes pre­su­pues­ta­les fue­ron un te­ma re­cu­rren­te, de ahí la im­por­tan­cia de las ges­tio­nes que lle­vó a ca­bo el man­da­ta­rio es­ta­tal, quien lo­gró atraer la in­ver­sión con la que se con­cre­tó es­te im­por­tan­te avan­ce mé­di­co.

To­dos co­no­ce­mos a al­guien que ha pa­de­ci­do es­ta en­fer­me­dad e in­clu­so no­so­tros mis­mos no es­ta­mos ex­clui­dos de lle­gar a pa­de­cer­la, por eso es un pa­so im­por­tan­te en el tra­ta­mien­to y aten­ción ya que los avan­ces en la medicina per­mi­ten que ha­ya más ca­sos de per­so­nas que lo­gran su­pe­rar­lo. *****

El pró­xi­mo 4 de di­ciem­bre el aún se­na­dor Víc­tor Ma­nuel Cas­tro Co­sío asu­mi­rá el car­go de coor­di­na­dor de de­le­ga­cio­nes en BCS y, pa­ra ello, ha­brá de so­li­ci­tar li­cen­cia al Se­na­do y po­der em­pren­der las fun­cio­nes que se des­pren­den de es­te im­por­tan­te pues­to.

So­bre es­te te­ma, Cas­tro Co­sío ha di­cho en oca­sio­nes an­te­rio­res que quie­nes es­ta­rán a su la­do en es­ta nue­va en­co­mien­da se­rán per­so­nas que cum­plan con un per­fil apro­pia­do pa­ra ejer­cer la fun­ción; pa­la­bras más pa­la­bras me­nos, es­to quie­re de­cir que los de­sig­na­dos de­be­rán co­no­cer el es­ta­do a la per­fec­ción in­clu­yen­do sus ne­ce­si­da­des, ya que a lo lar­go de la his­to­ria he­mos vis­to que se con­ce­den de­le­ga­cio­nes a per­so­nas que, sin res­tar­les los me­ri­tos aca­dé­mi­cos que pue­dan te­ner, son ori­gi­na­rios de otras en­ti­da­des y es­to ha pro­vo­ca­do mo­les­tia en­tre al­gu­nos sec­to­res.

La idea que per­mi­tió su de­sig­na­ción se ba­sa en el aho­rro de re­cur­sos, pa­ra lo cual se evi­ta­rán los cos­tos de nó­mi­na y tam­bién los gas­tos que im­pli­ca man­te­ner a un im­por­tan­te nú­me­ro de em­plea­dos que co­la­bo­ren con el de­le­ga­do.

El pun­to de par­ti­da es evi­tar di­ne­ro en suel­dos y, aun­que aún se des­co­no­ce de ma­ne­ra ofi­cial a cuán­to as­cen­de­rá el aho­rro, una idea que po­dría dar­se es la me­jo­ra de los pro­gra­mas asis­ten­cia­les; en es­te sen­ti­do ca­be men­cio­nar que ya se es­tá lle­van­do a ca­bo un cen­so po­bla­cio­nal el cual per­mi­ti­rá ha­cer vá­li­dos los apo­yos otor­ga­dos a los adul­tos ma­yo­res, ya que se han en­con­tra­do al­gu­nos ti­tu­la­res que han fa­lle­ci­do y no han si­do da­dos de ba­ja.

Víc­tor Ma­nuel Cas­tro Co­sío.

Víc­tor Geor­ge Flo­res.

Car­los Men­do­za Da­vis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.