Ca­ta­li­na No­rie­ga

El Sudcaliforniano - - Portada - Ca­ta­li­na No­rie­ga ca­ta­li­nanq@hot­mail.com @ca­ta­li­nanq

Has­ta el ago­ta­mien­to. Si­gue la can­ta­le­ta de la can­ce­la­ción del Ae­ro­puer­to de Tex­co­co, co­mo si se tra­ta­ra de la obra más “in­faus­ta” de un go­bierno. Lo re­vi­ve, con una ne­ce­dad de­men­cial, el fa­vo­ri­to del “elec­to”, Jo­sé María Rio­bóo.

Se po­ne a las pa­ta­das con MITRE, la em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se que de­ter­mi­na, a qué ae­ro­puer­tos sí y a cuá­les no, pue­den vo­lar las com­pa­ñías aé­reas de su país, y de­cla­ra, con ma­ja­de­ría, que aquí no va a tra­ba­jar con ella. ¡Que es­tá em­be­rrin­cha­da!

Se es­cu­chan san­de­ces, pe­ro co­mo és­ta, pocas. La re­co­no­ci­da com­pa­ñía se especializa, en pri­mer tér­mino, en la se­gu­ri­dad. Si ve­ta una ins­ta­la­ción es por­que no cum­ple con los pa­rá­me­tros.

Su “error” fue el de pre­sen­tar un es­tu­dio en el que se afir­ma que, el ac­tual Be­ni­to Juá­rez y el que se pien­sa ha­cer en San­ta Lucía, no son com­pa­ti­bles. La res­pues­ta del “con­sen­ti­do se­xe­nal” fue, “Los avio­nes no cho­can, por­que se re­pe­len”.

A es­te per­so­na­je se le en­co­mien­da una obra, de la que no tie­ne re­mo­ta idea. So­ber­bio, tras per­der la li­ci­ta­ción pa­ra ha­cer las pis­tas en Tex­co­co, con­ven­ció a su ami­gue­te de can­ce­lar lo que hu­bie­ra si­do un ae­ró­dro­mo de pri­mer mun­do.

In­con­ce­bi­ble el des­ca­ro con el que se em­pie­zan a ma­ne­jar “re­la­cio­nes ter­cer­mun­dis­tas”. Ja­más se ha­bía vis­to a al­guien cer­cano a un Pre­si­den­te, ac­tuar co­mo si fue­ra pro­pie­ta­rio de la ver­dad e im­po­ner­se so­bre un pro­yec­to que te­nía atrás, dé­ca­das de es­tu­dios.

Se aca­bó el pu­dor, la de­cen­cia pa­ra guar­dar las for­mas. Se be­ne­fi­cia­ba a los “cua­tes”, pe­ro és­tos per­ma­ne­cían en lo os­cu­ri­to, sin crear pro­ble­mas ni ac­tuar con pre­po­ten­cia.

Un acu­cio­so pa­nis­ta dio a co­no­cer la lis­ta de las obras con las que se be­ne­fi­ció al men­ta­do in­ge­nie­ro, du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de AMLO en el Dis­tri­to Fe­de­ral. Del pro­yec­to de los se­gun­dos pi­sos del Pe­ri­fé­ri­co, a de­pri­mi­dos, puentes vehi­cu­la­res, Ci­clo­vía y Dis­tri­bui­dor vial Za­ra­go­zaTex­co­co –en­tre otras–, la “jus­ti­cia y gra­cia” fue no­to­ria. Ebrard tam­bién lo fa­vo­re­ció con otras más. Ca­tor­ce “tra­ba­ji­tos”, de los que ha­bría que in­ves­ti­gar cuán­tos fue­ron por ad­ju­di­ca­ción.

Su “error” fue el de pre­sen­tar un es­tu­dio en el que se afir­ma que, el ac­tual Be­ni­to Juá­rez y el que se pien­sa ha­cer en San­ta Lucía, no son com­pa­ti­bles.

Es­te pri­vi­le­giar, a quie­nes le aca­ba­rán ha­cien­do un enor­me da­ño –y, de pa­so, a to­dos los me­xi­ca­nos–, fue el meo­llo de lo que di­jo Diego Va­la­dés, en la en­tre­vis­ta de Pro­ce­so.

Quien no sa­be leer “en­tre lí­neas”, no pu­do en­ten­der la im­por­tan­cia de las pa­la­bras del gran cons­ti­tu­cio­na­lis­ta. Sin ra­zo­nar se le fue­ron a la yu­gu­lar al di­rec­tor –Rodríguez Cas­ta­ñe­da– y al se­reno, ob­je­ti­vo y pe­rio­dis­ta in­ta­cha­ble, Álvaro Delgado.

AMLO se que­jó de que en la fo­to­gra­fía se veía “de­cré­pi­to” y al­go así co­mo “cho­chi­to”. Ni se cue­ce al pri­mer her­vor ni tie­ne edad de ac­né. Y, ¿a al­guien le im­por­ta­rá? Se vo­ta a la bús­que­da de un es­ta­dis­ta, no de un ac­tor ni mo­de­lo.

Pe­li­gro­so pa­ra la li­ber­tad de ex­pre­sión el que ha­ya di­cho que va a res­pon­der a los me­dios, cuan­do al­go no le pa­rez­ca (Le “cua­dre”). Ven­drán de in­me­dia­to re­pre­sa­lias con­tra el pe­rio­dis­ta. O, ¿tie­ne el mis­mo pe­so la de­fen­sa de un co­la­bo­ra­dor, que el con­gra­ciar­se con el man­da­más na­cio­nal? En la mis­ma lí­nea vuel­ve a aso­mar la na­riz la que se­rá la Mar­ti­ta Saha­gún se­xe­nal, in­sis­ten­te en cen­su­rar cual­quier ex­pre­sión que no fa­vo­rez­ca a su ma­ri­do. ¡Dios nos aga­rre con­fe­sa­dos!

Can­ce­lar el NAIM, aun­que in­sis­tan en que­rer­nos con­ven­cer de lo con­tra­rio, ti­ró la Bol­sa, el pe­so y la cre­di­bi­li­dad de un go­bierno que to­da­vía no en­tra. Y lu­cir el in­flu­yen­tis­mo, co­mo lo ha­cen Rio­bóo y otros sá­tra­pas, ja­más vis­to en una de­mo­cra­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.