Del hé­roe Jo­sé An­to­nio Mi­ja­res

El Sudcaliforniano - - Local -

Se­ma­nas atrás vi­si­té a la

maes­tra Eli­za­beth Acos­ta Men­día en el Ar­chi­vo His­tó­ri­co Pa­blo L. Mar­tí­nez del que es di­rec­to­ra, y en­tre otras co­sas me pla­ti­có que es­ta­ba ini­cian­do una in­ves­ti­ga­ción so­bre la vi­da y la obra de Jo­sé An­to­nio Mi­ja­res, el de­fen­sor de nues­tra pe­nín­su­la du­ran­te la in­ter­ven­ción nor­te­ame­ri­ca­na en los años de 1846 a 1848.

Mi­ja­res mu­rió en el ataque que rea­li­za­ron las fuer­zas lo­ca­les con­tra la guar­ni­ción de sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos que se ha­bían apo­de­ra­do de San Jo­sé del Ca­bo. En su ca­li­dad de te­nien­te de na­vío di­ri­gió el ataque sin dar tre­gua a los in­va­so­res, aun­que su arro­jo y va­len­tía le cos­tó la vi­da.

Con­si­de­ra­do uno de los hé­roes que se dis­tin­guió en la de­fen­sa de es­ta re­gión del país, jun­to con Ma­nuel Pi­ne­da, Vi­cen­te Me­jía, el pa­dre Ga­briel Gon­zá­lez y otros más, se ha pen­sa­do que sus res­tos pue­dan des­can­sar en el Ro­ton­da de los Sud­ca­li­for­nia­nos Ilus­tres en es­ta ciu­dad de La Paz.

Es por eso que la maes­tra Acos­ta Men­día reunió to­da la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble so­bre es­te per­so­na­je, a fin de so­li­ci­tar an­te el H. Con­gre­so del Es­ta­do emi­ta el de­cre­to pa­ra que Jo­sé An­to­nio Mi­ja­res ocu­pe un lu­gar de ho­nor en la Ro­ton­da, don­de re­ci­bi­rá el ho­me­na­je de to­do el pue­blo de Baja Ca­li­for­nia Sur.

En esa ocasión de mi vi­si­ta le di­je que en el li­bro “Guía de ma­nus­cri­tos con­cer­nien­tes a Baja Ca­li­for­nia en las co­lec­cio­nes de la bi­blio­te­ca Ban­croft”, es­cri­to por Ro­se Ma­rie Bee­be y Ro­bert M. Sen­ke­wics, apa­re­cían va­rias fi­chas re­fe­ren­tes a la muer­te de Mi­ja­res. “Prés­te­me el li­bro -me di­jo de pron­to- ya ve­ré el mo­do de con­se­guir esos do­cu­men­tos”. Al día si­guien­te le lle­vé el li­bro don­de en­con­tró las fi­chas. Y has­ta ahí el asun­to.

Ayer, la vi­si­té de nue­vo y an­te mi sor­pre­sa me mos­tró las fo­to­co­pias de los do­cu­men­tos cu­yos ori­gi­na­les se en­cuen­tran en la bi­blio­te­ca Ban­croft. “Có­mo le hi­zo -le pre­gun­té, por­que sa­bía lo di­fí­cil que es con­se­guir in­for­ma­ción de esa ins­ti­tu­ción da­da la le­ja­nía de nues­tra ciu­dad, a me­nos de te­ner opor­tu­ni­dad, y me­dios eco­nó­mi­cos­pa­ra vi­si­tar la ciu­dad de San Fran­cis­co, en los Es­ta­dos Uni­dos, don­de se en­cuen­tra esa bi­blio­te­ca.

-“No fue fá­cil -me ex­pli­có- tu­ve que echar mano de amis­ta­des que ten­go en esa ciu­dad quie­nes ama­ble­men­te acu­die­ron a la bi­blio­te­ca en bus­ca de esos do­cu­men­tos. Des­pués me los en­via­ron por co­rreo elec­tró­ni­co”. Y unien­do a su ex­pli­ca­ción me di­jo: “Aquí los tie­ne”. Y me re­ga­ló una co­pia de los ma­nus­cri­tos.

En efec­to, en esos in­for­mes vie­ne có­mo mu­rió Mi­ja­res en el ataque a los nor­te­ame­ri­ca­nos en San Jo­sé del Ca­bo. Pe­ro tam­bién in­clu­yen un da­to re­ve­la­dor de la ac­tua­ción de dos gue­rri­lle­ros en esa ac­ción. Di­ce así: Co­mu­ni­co que Vi­cen­te Me­jía com­pro­me­ti­do con la Co­man­dan­cia Ge­ne­ral de So­no­ra y los pueblos de Baja Ca­li­for­nia pa­ra ha­cer la de­fen­sa del país, y el pa­dre Vi­cen­te Sotomayor, com­pro­me­ti­do con la Co­man­dan­cia de So­no­ra y Si­na­loa al gra­do de de­cir “que col­ga­ría los há­bi­tos pa­ra em­pu­ñar la es­pa­da y que po­nía to­dos sus in­tere­ses a dis­po­si­ción del go­bierno pa­ra sos­te­ner la in­te­gri­dad te­rri­to­rial”, no so­lo no ha­bían cum­pli­do con su pro­me­sa, sino que el pri­me­ro por su in­fa­mia y co­bar­día en la ac­ción de San Jo­sé del Ca­bo, ha­bía re­sul­ta­do la muer­te del va­lien­te y 1er Tte.de la Ar­ma­da Na­cio­nal Don An­to­nio Mi­ja­res, re­nun­cian­do en­se­gui­da por se­pa­rar­se de las ar­mas es­tan­do en el cen­tro del enemi­go , de­cla­ran­do que lo hi­zo por ha­llar­se com­ple­ta­men­te aco­bar­da­do, cir­cuns­tan­cia que no vio an­tes de to­mar las ar­mas…”

En cuan­to al se­gun­do di­ce: Ni si­quie­ra vio la ca­ra al enemi­go y que cuan­do oía de­cir que se acer­ca­ba don­de él es­ta­ba co­rría des­pa­vo­ri­do y que en un lan­ce es­tu­vo cua­si me­ti­do en un ca­ña­ve­ral des­apa­re­cién­do­se re­pen­ti­na­men­te sin sa­ber­se que rum­bo ha­bía to­ma­do…”

Es­te co­mu­ni­ca­do di­ri­gi­do al al­cal­de de Co­mon­dú por el Co­man­dan­te Ge­ne­ral Pi­ne­da, re­ve­la se­cre­tos de la ac­tua­ción de je­fes de las gue­rri­llas ba­ja­ca­li­for­nia­nas aun­que, por ser in­for­mes de ter­ce­ras per­so­nas, se de­be ser cau­te­lo­so al ad­mi­tir­los. Aún así…

Mi­ja­res mu­rió en el ataque que rea­li­za­ron las fuer­zas lo­ca­les con­tra la guar­ni­ción de sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos que se ha­bían apo­de­ra­do de San Jo­sé del Ca­bo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.