Ni­vel su­pe­rior

El Sudcaliforniano - - Local -

“La úni­ca he­ren­cia que te

po­de­mos de­jar es una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria”: sen­ten­cia y con­sig­na de mu­chos pa­dres y ma­dres cuan­do sus hi­jos egre­san de la pre­pa­ra­to­ria. De­ci­sión y sa­cri­fi­cio. No po­cos re­cur­sos se des­ti­na­rán a ello, pe­ro po­co im­por­ta si son el cri­sol de sus as­pi­ra­cio­nes y de las si­mien­tes vo­lun­ta­rio­sas de sus es­tir­pes que no tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad de es­tu­diar, pe­ro que aun así sub­sis­tie­ron dig­na­men­te.

Vis­lum­bran­do fu­tu­ras opor­tu­ni­da­des, te­ner un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio y lla­mar­se con jus­ti­cia y ri­gor “pro­fe­sio­nis­ta”, da cul­mi­na­ción a una eta­pa per­so­nal col­ma­da de re­tos (y de años de “que­mar­se las pes­ta­ñas”), que for­man par­te de una in­ver­sión in­di­vi­dual pa­ra for­mar­se en la aca­de­mia, con o sin apo­yo de por me­dio; sin em­bar­go, es­ta no es la me­ta de mu­chas per­so­nas. La di­ná­mi­ca de las so­cie­da­des y sus en­tor­nos so­cio­eco­nó­mi­cos in­elu­di­bles conducen al em­pleo, ha­cien­do in­via­ble la asis­ten­cia a las au­las.

Si Ste­ve Jobs, crea­dor del em­po­rio McIn­tosh, así co­mo otros exi­to­sos vi­sio­na­rios y empresarios que no ter­mi­na­ron la uni­ver­si­dad, brin­dan ele­men­tos pa­ra afir­mar que con­cluir una ca­rre­ra no es la pa­na­cea pa­ra te­ner un fu­tu­ro bri­llan­te.

En ca­da gra­do es­co­lar se nos in­cul­ca la com­pe­ten­cia, sa­car pun­ta­je al­to, al­can­zar el cua­dro de ho­nor, etc. El grue­so de la po­bla­ción que egre­sa del ni­vel me­dio su­pe­rior y as­pi­ra a con­ti­nuar es­tu­dian­do, de­be com­pe­tir por un es­pa­cio en al­gu­na ins­ti­tu­ción. Que­dar o no, dis­yun­ti­va fe­roz. Es­te es un pro­ce­so por el que nues­tros jó­ve­nes tran­si­tan ca­da año pa­ra in­gre­sar a las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas. Es­to se vi­ve en México y en otros paí­ses del mun­do, ex­cep­to en Fin­lan­dia, un re­fe­ren­te edu­ca­ti­vo mun­dial.

En es­te país nór­di­co han apli­ca­do las me­jo­res prác­ti­cas pe­da­gó­gi­cas en ca­da ni­vel edu­ca­ti­vo re­to­mán­do­las de paí­ses co­mo In­gla­te­rra, Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá. La ma­yo­ría de los es­tu­dian­tes ha­blan cua­tro idio­mas y en­con­trar cu­po en sus uni­ver­si­da­des no es una si­tua­ción que les preo­cu­pe, lo que los lle­va a de­di­car­se al apren­di­za­je. En un país don­de se le ha da­do gran im­por­tan­cia a las per­so­nas y a su edu­ca­ción des­de ha­ce mu­chos años, no es ca­sua­li­dad que ten­gan es­te gra­do de avan­ce (www.wa­shing­ton­post. com).

Ha­blar so­bre es­te te­ma me lle­va­ría a emi­tir jui­cios de va­lor ba­sa­dos en mi ob­ser­va­ción y mi ex­pe­rien­cia, pe­ro los da­tos es­ta­dís­ti­cos sus­ten­tan me­jor. El más re­cien­te es del 2015: el 18.6% de los me­xi­ca­nos de 15 años y más tie­nen edu­ca­ción su­pe­rior, pe­ro por otro la­do, el 21.7% de la po­bla­ción cuen­tan con ni­vel me­dio su­pe­rior. Otro as­pec­to es el gra­do pro­me­dio de es­co­la­ri­dad que es de 9.2 años. Di­cho de otra ma­ne­ra, el pro­me­dio edu­ca­ti­vo de los me­xi­ca­nos al­can­za pa­ra cu­brir la se­cun­da­ria (www.inegi.org.mx).

Es­to no es su­fi­cien­te pa­ra lo que in­di­ca la OCDE (Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coo­pe­ra­ción y el De­sa­rro­llo Económico) en la que es­tá in­te­gra­do México, ya que se­gún sus aná­li­sis, el pro­me­dio de­be­ría ser de 14.8 años, es de­cir, los años su­ma­dos des­de el ni­vel bá­si­co has­ta li­cen­cia­tu­ra. Por otro la­do, tam­bién ob­ser­va que en per­so­nas de 25 a 64 años de los 37 paí­ses in­te­gran­tes, el 36% de las mu­je­res ob­tie­ne un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio, en com­pa­ra­ción con los hom­bres cu­yo por­cen­ta­je es de 33%. In­di­ca ade­más que las com­pe­ten­cias ne­ce­sa­rias del mer­ca­do la­bo­ral se ba­san ca­da vez más en el co­no­ci­mien­to, ha­cien­do que el re­qui­si­to mí­ni­mo pa­ra en­con­trar em­pleo sea un tí­tu­lo de edu­ca­ción me­dia su­pe­rior, por tan­to las ta­sas de gra­dua­ción de ese ni­vel son un buen in­di­ca­dor de que un país es­tá preparando a sus es­tu­dian­tes pa­ra cum­plir con los re­qui­si­tos mí­ni­mos del mer­ca­do la­bo­ral (www.oecd­bet­ter­li­fein­dex.org).

Las ci­fras del ci­clo es­co­lar 2016-2017 en Baja Ca­li­for­nia Sur in­for­man que egre­sa­ron 4,224 es­tu­dian­tes de pre­pa­ra­to­ria, la ma­yo­ría pro­ve­nien­tes de plan­te­les de los mu­ni­ci­pios de La paz y Los Ca­bos. Del ni­vel edu­ca­ti­vo su­pe­rior egre­sa­ron 3,627 alum­nos. 2,956pa­san­tes se ti­tu­la­ron, sien­do más las mu­je­res. Las ma­te­má­ti­cas son frías e in­fa­li­bles. El ar­tícu­lo 250 del Có­di­go Pe­nal Fe­de­ral vi­gen­te in­di­ca que se san­cio­na­rá con pri­sión de uno a seis años y mul­ta al que sin te­ner tí­tu­lo pro­fe­sio­nal o au­to­ri­za­ción pa­ra ejer­cer al­gu­na pro­fe­sión re­gla­men­ta­da, ex­pe­di­das por au­to­ri­da­des u or­ga­nis­mos le­gal­men­te ca­pa­ci­ta­dos pa­ra ello, se atri­bu­ya el ca­rác­ter de pro­fe­sio­nis­ta. Es­to me re­cuer­da que hay al­ba­ñi­les con ma­yor co­no­ci­mien­to y ex­pe­rien­cia que un ar­qui­tec­to, plo­me­ros que sa­ben más que un in­ge­nie­ro ci­vil… No es su­fi­cien­te pa­re­cer un pro­fe­sio­nis­ta, hay que ser­lo. Y más allá, ser un pro­fe­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.