La au­to­no­mía del au­tó­no­mo

El Sudcaliforniano - - Analisis - ABRAHAM VER­GA­RA Coor­di­na­dor Li­cen­cia­tu­ra en Con­ta­du­ría y Ges­tión Em­pre­sa­rial y Li­cen­cia­tu­ra en Fi­nan­zas de la UIA

A un

mes de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor co­mo Pre­si­den­te de Mé­xi­co y se pue­de de­cir que hay cla­ros in­di­cios de lo que de­pa­ra su ad­mi­nis­tra­ción en los pró­xi­mos años, lo pri­me­ro, la lu­na de miel real­men­te du­ró muy po­co, los pro­ble­mas lle­ga­ron muy pron­to, con ello los re­cla­mos de cier­tos sec­to­res de la so­cie­dad y cla­se po­lí­ti­ca me­xi­ca­na e in­ter­na­cio­nal.

El pri­mer ras­go de nues­tro pre­si­den­te, es­pe­ro no me lin­chen sus se­gui­do­res, es el au­to­ri­ta­ris­mo; to­do pa­sa por y a tra­vés de él, po­co mar­gen de ma­nio­bra tie­ne su equi­po, sea el más cer­cano o no, su ima­gen re­fle­ja un to­tal cen­tra­lis­mo, pa­re­cie­ra que una ho­ja de un ár­bol no se mue­ve si él no lo per­mi­te, en el pa­sa­do ya he­mos vi­vi­do go­bier­nos así, re­cor­de­mos que su pro­ce­den­cia no es de una iz­quier­da na­tu­ral es del vie­jo es­que­ma priis­ta, ahí se for­jó, ahí se desa­rro­lló co­mo po­lí­ti­co, nos gus­te o no, es el cen­tro de las mi­ra­das y de la aten­ción, bas­ta con su con­fe­ren­cia ma­tu­ti­na ha lo­gra­do día a día es­ta­ble­cer la agen­da y de lo que se ha­bla en los me­dios, sin du­da, es una for­ma de con­trol.

El se­gun­do ras­go, con cual­quier otra reali­dad la­ti­noa­me­ri­ca­na es me­ra coin­ci­den­cia, es la mi­li­ta­ri­za­ción del país, no so­la­men­te en el ata­que fron­tal a la de­lin­cuen­cia en bús­que­da de la se­gu­ri­dad de la po­bla­ción, es­tán rea­li­zan­do ac­ti­vi­da­des de ge­ne­ra­ción de di­ne­ro, lo tie­ne con­ten­tos, co­mien­do de su mano, aho­ra el nue­vo “nue­vo” ae­ro­puer­to es­ta­rá a car­go de los mi­li­ta­res y peor aún su ac­ti­vis­mo se re­la­cio­na con ac­ti­vi­da­des de ge­ne­ra­ción de di­ne­ro, en la eta­pa mo­der­na del país no se ha­bía ob­ser­va­do es­ta par­ti­ci­pa­ción tan ac­ti­va de la mi­li­cia.

Los tin­tes de su om­ni­pre­sen­cia se es­tán de­jan­do ver des­de ya en los Es­ta­dos y Mu­ni­ci­pios, me­ca­nis­mo de con­trol a tra­vés de los “je­fes” de pla­za, po­lí­ti­cos que se en­cuen­tran a sus ór­de­nes cum­plien­do los de­sig­nios del Pre­si­den­te, ya va­rios go­ber­na­do­res se han que­da­do de es­ta pre­sen­cia “in­vi­si­ble” de su equi­po. Es más, el pre­su­pues­to de la Fe­de­ra­ción es un cla­ro re­fle­jo del con­trol que pre­ten­de ejer­cer en ca­da si­tio del país, si a es­te as­pec­to eco­nó­mi­co se le su­ma el po­lí­ti­co, es de­cir, la ex­pan­sión te­rri­to­rial de su par­ti­do don­de po­co a po­co su gen­te do­mi­na la toma de de­ci­sio­nes y sus alle­ga­dos cu­bren los pues­tos de fun­cio­na­rios que han ve­ni­do aban­do­nan­do el sec­tor pú­bli­co, ju­ga­da maes­tra en el pro­ce­so de cen­tra­li­zar la vi­da pú­bli­ca del país.

Pa­re­cie­ra que la fi­na­li­dad de su ad­mi­nis­tra­ción es ata­car a lo que él le lla­ma la oli­gar­quía, no se pue­de ne­gar que Mé­xi­co es un país con gran­des de­sigual­da­des, sus ac­cio­nes tien­den a quitarle el po­der del di­ne­ro a los que más tie­nen, su idea cen­tral es des­ba­ra­tar to­do in­di­cio neo­li­be­ral, pre­pon­de­rar lo co­lec­ti­vo so­bre lo in­di­vi­dual, lo pú­bli­co so­bre lo pri­va­do, pe­ro he aquí la mayor de las con­tra­dic­cio­nes ya que lo cen­tra en su so­lo in­di­vi­duo, adi­vino, lo cen­tra en su per­so­na, es de­cir, en un in­di­vi­duo que cree ser ca­paz de re­sol­ver por sí so­lo to­dos los gran­des pro­ble­mas que aque­jan al país.

An­drés Ma­nuel no es un re­vo­lu­cio­na­rio, es un re­for­mis­ta, es un ser ra­di­cal preo­cu­pa­do en el fin y no en los me­dios pa­ra al­can­zar­lo, no se le pue­de ta­char de pe­li­gro­so o des­qui­cia­do, lo que si de­be preo­cu­par es que quien tie­ne po­der siem­pre bus­ca in­cre­men­tar­lo, he ahí el pa­ra­dig­ma de la si­tua­ción de Mé­xi­co an­te 6 años de go­bierno de una su­pues­ta cuar­ta trans­for­ma­ción. Mé­xi­co se me­re­ce cre­cer, se me­re­ce es­tar li­bre de co­rrup­ción, se me­re­ce se­gu­ri­dad y li­ber­tad, pe­ro no se me­re­ce una fi­gu­ra ra­di­cal y au­tó­no­ma sin con­tra­pe­sos que pre­ten­da pa­sar por en­ci­ma de to­dos cre­yen­do que él re­pre­sen­ta la ver­dad ab­so­lu­ta. Me ima­gino co­mo se re­tuer­ce Stuart Mill….

Los tin­tes

de su om­ni­pre­sen­cia se es­tán de­jan­do ver des­de ya en los Es­ta­dos y Mu­ni­ci­pios, me­ca­nis­mo de con­trol a tra­vés de los “je­fes” de pla­za, po­lí­ti­cos que se en­cuen­tran a sus ór­de­nes cum­plien­do los de­sig­nios del Pre­si­den­te, ya va­rios go­ber­na­do­res se han que­da­do de es­ta pre­sen­cia “in­vi­si­ble” de su equi­po. Es más, el pre­su­pues­to de la Fe­de­ra­ción es un cla­ro re­fle­jo del con­trol que pre­ten­de ejer­cer en ca­da si­tio del país, si a es­te as­pec­to eco­nó­mi­co se le su­ma el po­lí­ti­co, es de­cir, ex­pan­sión de su par­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.