Los fi­dei­co­mi­sos: co­mo los di­no­sau­rios

El Sudcaliforniano - - Análisis - Jor­ge Ga­vi­ño Dipu­tado de la Cdmx por el PRD

No sa­be­mos exac­ta­men­te qué pa­só, hay va­rias teo­rías, pe­ro se ex­tin­guie­ron. La se­ma­na pa­sa­da, la Cá­ma­ra de Dipu­tados cum­plió con la or­den pre­si­den­cial de des­apa­re­cer de ta­jo 109 fi­dei­co­mi­sos (en­tre los que se encuentran 26 Cen­tros Pú­bli­cos de In­ves­ti­ga­ción, el Fon­do de Desas­tres Na­tu­ra­les, el Fon­do pa­ra la Pro­tec­ción de las Per­so­nas De­fen­so­ras de De­re­chos Hu­ma­nos y Pe­rio­dis­tas, el Fon­do pa­ra el Cam­bio Cli­má­ti­co, en­tre otros), con lo cual el Go­bierno Fe­de­ral ob­ten­drá el ma­ne­jo de 68 mil mi­llo­nes de pe­sos.

"Opa­ci­dad", "an­te­ce­den­tes de co­rrup­ción", "in­tere­ses crea­dos", son al­gu­nas de las ra­zo­nes que es­gri­mió el pri­mer man­da­ta­rio, y que re­pli­ca­ron sus se­gui­do­res, pa­ra jus­ti­fi­car es­ta eli­mi­na­ción en ma­sa.

Pue­de ser que ten­gan ra­zón, que mu­chos de es­tos fon­dos y fi­dei­co­mi­sos es­tu­vie­ran mal ma­ne­ja­dos o ya no fue­ran com­pa­ti­bles con su mo­de­lo de go­bierno. Pe­ro, ¿por qué no ha­cer un aná­li­sis mi­nu­cio­so de ca­da uno de ellos pa­ra de­ci­dir cuál sí y cuál no va­lía la pe­na man­te­ner?, ¿por qué la pri­sa pa­ra ob­te­ner re­cur­sos si, co­mo di­ce ca­si dia­rio el pre­si­den­te, "te­ne­mos fi­nan­zas sa­nas"?

Es­te mo­dus ope­ran­di de dis­pa­rar y lue­go pre­gun­tar, cor­tar el pie y lue­go ha­cer la di­sec­ción pa­ra ver si el pro­ble­ma era gan­gre­na o una uña en­te­rra­da, ge­ne­ró pro­ble­mas in­clu­so den­tro de la mis­ma 4T. Al­gu­nos de sus vo­ce­ros más ra­di­ca­les se di­je­ron do­li­dos por coin­ci­dir con la opo­si­ción.

Y es que no to­dos los fi­dei­co­mi­sos sir­ven pa­ra lo mis­mo. No to­dos pue­den des­apa­re­cer­se sin dar pie a ba­ta­llas le­ga­les o sin que se afec­te a ter­ce­ros. No hu­bo es­ta revisión, hu­bo un me­teo­ri­to que ter­mi­nó con to­dos al mis­mo tiem­po.

Lo más cu­rio­so es que el ca­ta­clis­mo no lle­gó por to­dos los fon­dos y fi­dei­co­mi­sos. Hu­bo bes­tias de gran ta­ma­ño que lo­gra­ron po­ner­se a res­guar­do del asteroide y no fue­ron in­clui­das en la lis­ta de ex­tin­ción.

Tal es el ca­so del Fi­dei­co­mi­so pa­ra Ad­mi­nis­trar la Con­tra­pres­ta­ción del Ar­ticu­lo 16 de la Ley Adua­ne­ra (FACLA), es­te "es­pé­ci­men" cu­bría con to­das las ba­ses pa­ra des­apa­re­cer. Por sí so­lo, pe­sa más que to­dos los 109 sen­ten­cia­dos jun­tos: más 70 mil mi­llo­nes de pe­sos con­tra 68 mil mi­llo­nes.

El FACLA na­ció en 1992 (el ce­nit de la era neo­li­be­ral), des­de en­ton­ces ha si­do se­ña­la­do en di­ver­sas oca­sio­nes por la

¿Por qué des­apa­re­cer el Fon­do de Ayu­da, Asis­ten­cia y Re­pa­ra­ción In­te­gral a víc­ti­mas y de­jar in­to­ca­do es­te fon­do adua­ne­ro? ¿Ex­tin­ción se­lec­ti­va?

Au­di­to­ría Su­pe­rior de la Fe­de­ra­ción por te­ner "re­cur­sos ex­ce­si­vos" ejer­ci­dos con dis­cre­cio­na­li­dad por el SAT "co­mo un pre­su­pues­to pa­ra­le­lo".

En un li­bro pu­bli­ca­do en el 2007, la hoy ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ría de la Fun­ción Pú­bli­ca, Ir­ma Erén­di­ra San­do­val, men­cio­na pre­ci­sa­men­te a es­te fi­dei­co­mi­so co­mo un ejem­plo de la opa­ci­dad con la que ope­ran los fi­dei­co­mi­sos (tal co­mo lo sub­ra­ya la re­por­te­ra Na­ye­li Roldán en una in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da es­ta se­ma­na).

¿Por qué des­apa­re­cer el Fon­do de Ayu­da, Asis­ten­cia y Re­pa­ra­ción In­te­gral a víc­ti­mas y de­jar in­to­ca­do es­te fon­do adua­ne­ro? ¿Ex­tin­ción se­lec­ti­va?

Fi­nal­men­te, re­sul­ta im­po­si­ble ha­blar de es­te du­ro gol­pe pa­ra el desa­rro­llo, la in­ves­ti­ga­ción y el com­ba­te al cam­bio cli­má­ti­co, sin re­cor­dar a un gran cien­tí­fi­co me­xi­cano.

7 de oc­tu­bre de 2020, el mis­mo día que se anun­ció el Pre­mio No­bel de Quí­mi­ca y el mis­mo día en que se ex­tin­guie­ron los fi­dei­co­mi­sos pa­ra cien­cia, tec­no­lo­gía e in­no­va­ción, se ex­tin­guió la vi­da de Ma­rio Mo­li­na, el úni­co No­bel me­xi­cano en cien­cias.

Tal vez fue ca­sua­li­dad, o Fa­nes (el dios primigenio grie­go, "el pri­mer na­ci­do") lo es­cri­bió así des­de el ori­gen de to­das las co­sas, co­mo un su­til, pe­ro po­de­ro­so men­sa­je.

Son tiem­pos os­cu­ros. Hon­re­mos su me­mo­ria de­fen­dien­do el co­no­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.