¿Qué pa­sa si Trump pier­de la elec­ción?

El Sudcaliforniano - - Mundo - SO­FÍA QUIN­TA­NI­LLA @sof­quin­ta­ni­lla

Trump po­dría im­pe­dir la for­ma­ción de un con­sen­so si hay al­gún re­sul­ta­do y, de es­ta ma­ne­ra, apro­ve­char la in­cer­ti­dum­bre pa­ra man­te­ner­se en el po­der

Lle­var a ca­bo una tran­si­ción pa­cí­fi­ca de po­der es vi­tal pa­ra res­guar­dar una de­mo­cra­cia sa­na; de he­cho, en gran me­di­da, es lo que di­fe­ren­cia una de­mo­cra­cia de una dic­ta­du­ra. No obs­tan­te, des­de ha­ce me­ses, el pre­si­den­te Do­nald Trump ha de­mos­tra­do que, si pier­de es­tas elecciones, no acep­ta­ría el re­sul­ta­do. Ya sea que ha­ya tui­tea­do que las elecciones de­be­rían pos­po­ner­se por­que se­rían “ro­ba­das” o de­cla­ran­do que ha­brá un frau­de elec­to­ral de­bi­do al au­men­to de vo­tos vía co­rreo a cau­sa del co­ro­na­vi­rus. Aho­ra, ¿es­to qué sig­ni­fi­ca?, ¿qué im­pli­ca­cio­nes tie­ne?, y ¿qué se de­be de ha­cer si su­ce­de?

Pe­rio­dis­tas co­mo Bar­ton Gell­man han ana­li­za­do la po­si­bi­li­dad de que Trump uti­li­ce su po­der pa­ra evi­tar un re­sul­ta­do de­ci­si­vo en su con­tray su res­pues­ta es que es to­tal­men­te via­ble. Si Trump se des­po­ja de to­da res­tric­ción y sus alia­dos re­pu­bli­ca­nos jue­gan el pa­pel que les asig­na, po­dría obs­truir la vic­to­ria le­gal pa­ra Joe Bi­den en el Co­le­gio Elec­to­ral y, des­pués, en el Con­gre­so. A su vez, po­dría im­pe­dir la for­ma­ción de un con­sen­so si hay al­gún re­sul­ta­do y, de es­ta ma­ne­ra, apro­ve­char la in­cer­ti­dum­bre pa­ra man­te­ner­se en el po­der. Por otro la­do, Jos­hua Gel­tzer, aca­dé­mi­co cons­ti­tu­cio­nal y pro­fe­sor en la

Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town, en una en­tre­vis­ta he­cha por The In­ter­cept de­cla­ró que exis­ten to­das las ra­zo­nes pa­ra creer que, si

Trump pier­de las elecciones, ha­rá to­do pa­ra in­ci­tar vio­len­cia e his­te­ria en la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se.

Aho­ra, pa­ra evi­tar de­cep­cio­nes, es me­jor ha­cer­se la idea de que es­ta elec­ción tie­ne al­tas pro­ba­bi­li­da­des de no lle­var­se de ma­ne­ra pa­cí­fi­ca y que una si­tua­ción anor­mal se efec­túe. Sin em­bar­go, pa­ra tran­qui­li­zar el pa­no­ra­ma un po­co, es im­por­tan­te re­cal­car que sí hay me­di­das le­ga­les que se po­drían to­mar en con­tra de Do­nald Trump si se rehu­sa­ra a de­jar la pre­si­den­cia. Es­to de­bi­do a que un pre­si­den­te pier­de la au­to­ri­dad cons­ti­tu­cio­nal al tér­mino de su man­da­to o de­trás de su des­ti­tu­ción de ma­ne­ra in­me­dia­ta y au­to­má­ti­ca por me­dio de un jui­cio po­lí­ti­co. Igual, Trump ca­re­ce­ría de po­der pa­ra di­ri­gir al Ser­vi­cio Se­cre­to de EU u otros agen­tes fe­de­ra­les que nor­mal­men­te fun­gen co­mo sus pro­tec­to­res.

Du­ran­te es­tos años, nos he­mos da­do cuen­ta de que a Do­nald Trump no le im­por­ta nin­gún ti­po de ley: ni po­lí­ti­ca, le­gal y/o cons­ti­tu­cio­nal. Lo úni­co que le im­por­ta e im­por­ta­rá se­rá ga­nar. Si las co­sas no sa­len bien, la po­bla­ción es­ta­dou­ni­den­se de­be de es­tar pre­pa­ra­da pa­ra lle­var a ca­bo ma­ni­fes­ta­cio­nes ma­si­vas y de for­ma pa­cí­fi­ca. Al mis­mo tiem­po, de­be de ha­ber con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas y so­cia­les pa­ra los lí­de­res (sean de­mó­cra­tas o re­pu­bli­ca­nos) que se nie­guen a res­pe­tar el Es­ta­do de De­re­cho. Tam­bién, es ne­ce­sa­rio que la so­cie­dad pri­me­ro abo­gue y de­fien­da la de­mo­cra­cia (an­tes que a cual­quier can­di­datx pre­si­den­cial o lí­der po­lí­ti­co) y sal­ga a vo­tar (en per­so­na o por co­rreo). Si Do­nald Trump pier­de de ma­ne­ra de­ci­si­va -no só­lo en el vo­to po­pu­lar sino tam­bién en el Co­le­gio Elec­to­ral- su ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar caos cons­ti­tu­cio­nal y/o so­cial se­rá de me­nor im­pac­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.