Es­cu­cha tu bol­si­llo

El Tren - - EL BUEN FIN -

pues aun­que se de­sea mu­chas ve­ces ac­ce­der a un seg­men­to su­pe­rior o a una op­ción de lu­jo, no siem­pre se pue­de, o a ve­ces no es ne­ce­sa­rio gas­tar más pa­ra ob­te­ner lo que se ne­ce­si­ta. Una vez de­fi­ni­do el mon­to a gas­tar, se pue­de con­ti­nuar con otros as­pec­tos.

Ya que sa­bes cuán­to pue­des gas­tar, ne­ce­si­tas de­fi­nir si pue­des pa­gar al con­ta­do o pe­dir un cré­di­to pa­ra ha­cer tu com­pra. Siem­pre es me­jor com­prar con el di­ne­ro en mano, pe­ro a ve­ces es­to sig­ni­fi­ca des­ca­pi­ta­li­zar­se. Es por eso que un cré­di­to es una bue­na op­ción, pe­ro se de­ben de to­mar en cuen­ta otros gas­tos ade­más del en­gan­che y las men­sua­li­da­des, co­mo el cos­to de aper­tu­ra de cré­di­to, el se­gu­ro del vehícu­lo, anua­li­da­des (en su ca­so), pla­zo y po­si­bles pe­na­li­za­cio­nes.

A ve­ces ya se tie­ne una idea cla­ra de cuál mo­de­lo es el que se de­sea ad­qui­rir, pe­ro una re­co­men­da­ción im­por­tan­te es la de com­pa­rar. Es­to sir­ve pa­ra ve­ri­fi­car que la op­ción desea­da es la me­jor, pues oca­sio­nal­men­te hay va­rian­tes de otras mar­cas que com­pi­ten en el mis­mo seg­men­to y pue­den ser más se­gu­ras, equi­pa­das o ba­ra­tas, por lo que no siem­pre es bueno guiar­se por el di­se­ño o gus­tos per­so­na­les. S i no se tie­nen los re­cur­sos su­fi­cien­tes pa­ra com­prar un vehícu­lo nue­vo, tal vez sea bue­na idea vol­tear a ver un au­to usa­do. Mu­chas agen­cias ofre­cen una sec­ción de se­mi­nue­vos cer­ti­fi­ca­dos, que sue­len ser vehícu­los re­vi­sa­dos, con ga­ran­tía y con la ven­ta­ja de que po­dría ser un vehícu­lo com­pra­do a cré­di­to.

U na vez re­ci­bi­do el au­to­mó­vil, se re­co­mien­da una ins­pec­ción de­ta­lla­da del mis­mo, y si exis­te cual­quier da­ño en pin­tu­ra o me­cá­ni­co se pue­de ha­cer del co­no­ci­mien­to del ven­de­dor. Mu­chas ve­ces cuan­do son au­to­mó­vi­les nue­vos cuen­tan con dis­tin­tas ga­ran­tías que pue­den pro­te­ger al com­pra­dor de una se­rie de po­si­bles des­per­fec­tos. S i el usa­do se com­pra a un par­ti­cu­lar, siem­pre es bueno bus­car la ma­ne­ra de lle­var el vehícu­lo a re­vi­sión pa­ra ve­ri­fi­car que no ten­ga pro­ble­mas me­cá­ni­cos, de se­gu­ri­dad y del es­ta­do fí­si­co ge­ne­ral del mis­mo. Tam­bién es esen­cial re­vi­sar el ti­po de fac­tu­ra, pues si tie­ne una de ase­gu­ra­do­ra en lu­gar de una emi­ti­da por el con­ce­sio­na­rio, es muy fac­ti­ble que el vehícu­lo en cues­tión ha­ya su­fri­do un gra­ve ac­ci­den­te pa­ra des­pués ser re­pa­ra­do, y evi­den­te­men­te es­to mar­ca la ca­li­dad del au­to­mó­vil en mu­chos as­pec­tos.

El gus­to, la mo­da, el pre­cio se cuen­tan en­tre los fac­to­res ele­men­ta­les a la ho­ra de ad­qui­rir un au­to­mó­vil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.