Ho­gar al na­tu­ral Lu­ciano Ger­bilsky

Di­se­ñó The Ri­ver Hou­se, una im­pre­sio­nan­te pro­pie­dad en Va­lle de Bravo, que con­vi­ve con la na­tu­ra­le­za

El Universal - - MI CASA, TU CASA - ROCÍO ALVARADO AZNAR

Fa­ná­ti­co del di­se­ño, el ar­te y la ilu­mi­na­ción, el ar­qui­tec­to ar­gen­tino Lu­ciano Ger­bilsky ha crea­do en Mé­xi­co, ade­más de lo­ca­les comerciales, vi­vien­das y pa­ra­di­sia­cos es­ce­na­rios pa­ra el des­can­so, co­mo su más re­cien­te pro­yec­to, The Ri­ver Hou­se, que es una de una se­rie de ca­sas desa­rro­lla­das pa­ra clien­tes pri­va­dos en la lo­ca­li­dad de Va­lle de Bravo.

“Es­tá in­crus­ta­da en un bos­que y ro­dea­da por una la­de­ra de pi­nos y en­ci­nos. Tie­ne un río que bor­dea la ca­sa y otro ar­ti­fi­cial que di­se­ñé en me­dio de la pro­pie­dad que ha­ce que se di­vi­da en dos: por un la­do que­da el vo­lu­men so­cial y del otro el pri­va­do de la vi­vien­da (re­cá­ma­ras, spa y una sa­la mul­ti­me­dia).

“La su­per­fi­cie del te­rreno es de mil 400 me­tros cua­dra­dos y la de la ca­sa de mil 100 me­tros cua­dra­dos y, por el des­plan­te del te­rreno, que­da un po­co más de 300 me­tros cua­dra­dos de área ver­de. La ca­sa en sí tie­ne dos ni­ve­les y un sub­sue­lo, se apro­ve­chó la pen­dien­te de la pro­pie­dad pa­ra ge­ne­rar ni­ve­les sub­te­rrá­neos, don­de se en­cuen­tra la ca­va y la sa­la mul­ti­me­dia”, ex­pli­ca el ar­qui­tec­to.

Iden­ti­dad lo­cal

Es­te pro­yec­to no es el pri­me­ro que la fir­ma desa­rro­lla en es­ta zo­na, por lo que ya se han con­ver­ti­do en ex­per­tos en re­sol­ver los pro­ble­mas que pue­den ge­ne­rar un am­bien­te y cli­ma co­mo el que pre­do­mi­na en la en­ti­dad.

“Hay que te­ner mu­cho cui­da­do cuan­do se cons­tru­ye en hu­me­dad. Yo uti­li­zo mu­cha pie­dra, en es­te ca­so vol­cá­ni­ca na­tu­ral de la zo­na. Me gus­ta siem­pre uti­li­zar ma­te­ria­les lo­ca­les que ayu­den a dis­mi­nuir la hue­lla de car­bón.

“Pa­ra es­ta ca­sa usé una pie­dra de re­ves­ti­mien­to que es una mez­cla de di­fe­ren­tes ro­cas (in­clu­so tie­ne tro­zos de cuar­zo). Es un mi­ne­ral muy cla­ro que ayu­da a apro­ve­char la ener­gía so­lar, cuan­do le da el Sol la pie­dra ab­sor­be el ca­lor y en la no­che lo ex­pi­de, de tal ma­ne­ra que la ca­sa es cá­li­da al ano­che­cer y bas­tan­te fres­ca por el día.

“El 100% de la fa­cha­da es­tá re­ves­ti­da con és­ta ya que es un buen ma­te­rial ais­lan­te y es­tá com­bi­na­da con can­ce­le­ría de alu­mi­nio”, com­par­te el ex­per­to.

En cuan­to a los te­chos, son de te­ja es­mal­ta­da co­lor ca­fé que ayu­da a ab­sor­ber me­jor el ca­lor y a que res­ba­le de ma­ne­ra más efi­cien­te el agua. La al­tu­ra pro­me­dio de te­cho es de seis me­tros y en las re­cá­ma­ras de ca­si tres.

Ca­sa sus­ten­ta­ble

Ade­más de una apa­rien­cia or­gá­ni­ca, por su di­se­ño y ma­te­ria­les de cons­truc­ción, la pro­pie­dad cuen­ta con un sis­te­ma de re­cu­pe­ra­ción de aguas plu­via­les, “tie­ne una plan­ta de tra­ta­mien­to don­de se van a tra­tar to­das las aguas y se van a re­uti­li­zar co­mo aguas gri­ses y sis­te­mas de rie­go“, se­ña­la Lu­ciano.

Tam­bién dis­po­ne de un sis­te­ma de ener­gía so­lar a tra­vés de pá­ne­les que fue­ron ins­ta­la­dos en al­gu­nas zo­nas de los te­chos, “cal­cu­la­mos que a par­tir de es­tos se re­cu­pe­re al­re­de­dor de un 40% de la ener­gía, pa­ra re­uti­li­zar­se a tra­vés de to­dos los sis­te­mas de la ca­sa”.

En con­vi­ven­cia con la na­tu­ra­le­za

Den­tro de los atrac­ti­vos de la pro­pie­dad des­ta­ca que, de­bi­do a la gran can­ti­dad de ár­bo­les que exis­tían en la zo­na, el di­se­ño de la ca­sa “ser­pen­tea en­tre ellos”.

“El río que bor­dea la edi­fi­ca­ción se re­cu­pe­ró, es­ta­ba ca­si se­co cuan­do em­pe­za­mos el pro­yec­to.

“Un es­pe­cia­lis­ta en tra­ta­mien­to de aguas na­tu­ra­les, que tra­ba­ja con no­so­tros, se dio a la ta­rea de re­cu­pe­rar su cur­so na­tu­ral”, co­men­ta el ar­qui­tec­to, de ahí que gra­cias a es­ta in­ter­ven­ción au­men­tó el flu­jo de agua y se ge­ne­ró una se­rie de cas­ca­das que ro­dean la ca­sa y com­ple­tan el di­se­ño del pai­sa­je.

“La co­ci­na da ha­cia el bos­que pa­ra dar la sen­sa­ción de que se es­tá co­ci­nan­do en el ex­te­rior” —Lu­ciano Ger­bilsky, ar­qui­tec­to

Lu­ciano Ger­libsky pla­neó un sis­te­ma de ce­lo­sías de ma­de­ra na­tu­ral tra­ta­da pa­ra exteriores. Las vi­gas de ma­de­ra son de pino tra­ta­do con aca­ba­do al acei­te.

En­torno. La pro­pie­dad des­ta­ca por es­tar ubi­ca­da en me­dio del bos­que.

Am­bien­te. Se pro­cu­ró el uso de ma­te­ria­les lo­ca­les.

Or­gá­ni­co. El sol ilu­mi­na los in­te­rio­res.

Am­pli­tud. Las ha­bi­ta­cio­nes tie­nen una al­tu­ra de 3 me­tros.

Mi­ne­ral. Se usa­ron ro­cas y pe­da­zos de cuar­zo pa­ra su re­ves­ti­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.