Ni trai­cio­nes ni bra­zos caí­dos en el PRI: Mea­de

• No re­nie­ga de Pe­ña; con AMLO, 20 años de re­tro­ce­so, ad­vier­te • Di­ce que de­pre­cia­ción del pe­so es por in­cer­ti­dum­bre elec­to­ral

El Universal - - PORTADA - ARIADNA GARCÍA —po­li­ti­ca@elu­ni­ver­sal.com.mx

El can­di­da­to de la coa­li­ción To­dos por Mé­xi­co (PRI-PVEM-NA), Jo­sé An­to­nio Mea­de, ase­gu­ró que rum­bo al 1 de julio no ve ni trai­cio­nes ni “bra­zos caí­dos” en los mi­li­tan­tes y di­ri­gen­tes del PRI.

Al par­ti­ci­par en un fo­ro or­ga­ni­za­do por EL UNIVERSAL, al que se ha in­vi­ta­do a to­dos los con­ten­dien­tes, di­jo que ve de­trás de sí a un priís­mo ac­ti­vo que de­fien­de su pro­yec­to de país a fu­tu­ro y que lo lle­va­rá al triun­fo en las ur­nas.

De acuer­do con Mea­de, la prue­ba de que no exis­ten “bra­zos caí­dos”, es de­cir, priís­tas que si­mu­len ha­cer cam­pa­ña por él, es que en el par­ti­do no hay ba­jas im­por­tan­tes. Par­ti­ci­pan, de­ta­lló, ex di­ri­gen­tes na­cio­na­les ex se­na­do­res, ex se­cre­ta­rios de Es­ta­do, ex dipu­tados, ex go­ber­na­do­res, y de ello no pue­de pre­su­mir el PAN, en don­de sus dos ex pre­si­den­tes de la Re­pú­bli­ca se ale­ja­ron y al me­nos dos ex di­ri­gen­tes na­cio­na­les se fue­ron con Mo­re­na.

En el en­cuen­tro, que con­tó con la pre­sen­cia de Héctor de Mau­león, Fran­cis­co Mar­tín Mo­reno y Salvador García So­to, co­la­bo­ra­do­res de es­te dia­rio, el can­di­da­to de To­dos por Mé­xi­co ex­pu­so que en la me­di­da en que to­dos los as­pi­ran­tes priís­tas ter­mi­nen de arran­car cam­pa­ñas su pro­pues­ta lle­ga­rá a to­dos los rin­co­nes y el con­ven­ci­mien­to se­rá ma­yor.

Mea­de con­si­de­ró que el PRI es­tá con él en to­da su es­truc­tu­ra, hay áni­mo y los cam­bios re­cien­tes fue­ron ne­ce­sa­rios y opor­tu­nos. Se mues­tra rea­cio a creer en en­cues­tas, que, opi­na, no de­fi­nen la elec­ción.

En el in­ter­cam­bio de pre­gun­tas y res­pues­tas, di­jo es­tar se­gu­ro de que el pro­ce­so elec­to­ral y la de­pre­cia­ción del pe­so fren­te al dó­lar sí tie­nen re­la­ción. Y es que el ner­vio­sis­mo co­mien­za a per­mear, afir­mó, por los per­so­na­jes que es­tán en con­tien­da.

Al pre­gun­tar­le so­bre si re­ne­ga­rá del pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to, el can­di­da­to di­jo que no.

De quien hay que re­ne­gar, se­ña­ló, es de An­drés Ma­nuel López Obra­dor, cu­yas pro­pues­tas lle­va­rían al país a 20 años de re­tro­ce­so, y de Ri­car­do Ana­ya, de quien no hay cla­ri­dad en su pa­tri­mo­nio.

Sos­tu­vo que hay que re­ne­gar de la in­se­gu­ri­dad, de la po­bre­za y la co­rrup­ción, que son los pro­ble­mas que aque­jan al país.

Jo­sé An­to­nio Mea­de no se sien­te so­lo en su cam­pa­ña elec­to­ral. Ve de­trás de sí a un priís­mo ac­ti­vo que de­fien­de su pro­yec­to de país a fu­tu­ro. Ase­gu­ra que no hay “bra­zos caí­dos” en­tre los priís­tas y tam­po­co es­pe­ra una trai­ción des­de el tri­co­lor, por­que el par­ti­do oc­to­ge­na­rio es­tá con­ven­ci­do, afir­mó, de que él es la me­jor op­ción y lo pue­de man­te­ner en el po­der.

Du­ran­te un fo­ro or­ga­ni­za­do por El Gran Dia­rio de Mé­xi­co, en el que es­tu­vie­ron pre­sen­tes los co­lum­nis­tas Héctor de Mau­león, Fran­cis­co Mar­tín Mo­reno y Salvador García So­to, el can­di­da­to pre­si­den­cial apos­tó que en la me­di­da en que to­dos los as­pi­ran­tes priís­tas en el país ter­mi­nen de arran­car cam­pa­ñas, su pro­pues­ta lle­ga­rá a to­dos los rin­co­nes del país y el con­ven­ci­mien­to se­rá ma­yor.

Lo que pro­po­ne An­drés Ma­nuel López Obra­dor, di­ce, “sin nin­gu­na am­bi­güe­dad, nos va a echar pa­ra atrás 20 años”.

Es­tá se­gu­ro de que el pro­ce­so elec­to­ral y la de­pre­cia­ción del pe­so fren­te al dó­lar sí tie­nen re­la­ción. Y es que el ner­vio­sis­mo co­mien­za a per­mear, ase­gu­ra, por los per­so­na­jes que es­tán en con­tien­da.

El PRI

Mea­de fue ele­gi­do can­di­da­to sim­pa­ti­zan­te del PRI pa­ra con­ten­der por la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, pa­ra lo cual el par­ti­do tri­co­lor tu­vo que mo­di­fi­car sus es­ta­tu­tos. Hoy, Mea­de Ku­ri­bre­ña es­tá cier­to de que el par­ti­do que lo postuló es­tá con él en to­da su es­truc­tu­ra, hay áni­mo y los cam­bios he­chos fue­ron ne­ce­sa­rios y opor­tu­nos.

Las mo­di­fi­ca­cio­nes, ase­gu­ra el can­di­da­to, ge­ne­ra­ron una me­jor si­ner­gia en la cam­pa­ña y se hi­cie­ron des­pués de ha­ber lle­va­do a ca­bo eva­lua­cio­nes.

“Lo que es­ta­mos pul­san­do es que hay en­tu­sias­mo, que ca­yó bien [el cam­bio] y nos per­mi­te po­der tra­du­cir de me­jor ma­ne­ra, ese era el va­lor im­por­tan­te. ¿Qué per­mi­te el cam­bio hoy? Per­mi­te de­cir que cuan­do em­pe­za­ron las cam­pa­ñas de to­dos los car­gos era un mo­men­to opor­tuno pa­ra de­fi­nir qué que­ría de­cir la coa­li­ción, des­de el pun­to de vis­ta elec­to­ral y por lo tan­to la po­si­bi­li­dad de de­cir: ‘Es­ta es la pla­ta­for­ma con la que va­mos a ca­mi­nar y es­te es el can­di­da­to con el que va­mos a ca­mi­nar’”, ex­pre­sa.

La de­ci­sión de re­mo­ver a En­ri­que Ochoa de la di­ri­gen­cia na­cio­nal del PRI, de­fen­dió, fue del can­di­da­to, por­que a pe­sar de no ser priís­ta, es el as­pi­ran­te y su voz es im­por­tan­te den­tro de una coa­li­ción que tie­ne un rum­bo y uni­dad in­ter­na.

La prue­ba de que no exis­ten bra­zos caí­dos, ex­pre­sa, es que al in­te­rior, al me­nos del PRI, no hay ba­jas im­por­tan­tes en­tre sus fi­las: ex di­ri­gen­tes na­cio­na­les apo­yan su can­di­da­tu­ra, ex se­na­do­res, ex se­cre­ta­rios de Es­ta­do, ex dipu­tados, ex go­ber­na­do­res y de ello no pue­de pre­su­mir —ce­le­bra— el PAN, por ejem­plo, en don­de sus dos ex man­da­ta­rios se ale­ja­ron y al me­nos dos ex di­ri­gen­tes na­cio­na­les se fue­ron con Mo­re­na.

“Ex pre­si­den­tes del par­ti­do es­tán to­dos in­vo­lu­cra­dos, gran­des fi­gu­ras del PRI en coor­di­na­cio­nes re­gio­na­les: ex go­ber­na­do­res, ex se­cre­ta­rios, ex sub­se­cre­ta­rios, es una gran par­ti­ci­pa­ción en ca­da uno de los en­cuen­tros. Yo sí veo un priís­mo que es­tá ac­ti­vo, no so­la­men­te de­fen­dien­do un le­ga­do, una vi­sión de fu­tu­ro y los veo bas­tan­te cohe­sio­na­dos; no des­can­san­do só­lo en lo que es­toy vien­do. Evi­den­te­men­te hu­bie­ra ha­bi­do es­pa­cios pa­ra el priís­mo fue­ra, hu­bo in­vi­ta­cio­nes abier­tas y ex­pre­sas, y lo que es­ta­mos vien­do es más bien ma­ni­fes­ta­cio­nes de apo­yo, pe­ro ade­más co­mu­ni­ca­dos, en ges­tión ac­ti­va”, men­cio­na.

Pre­su­me que ahí es­tá Mi­guel Án­gel Oso­rio Chong en la coor­di­na­ción de las cam­pa­ñas de los can­di­da­tos al Se­na­do.

“Y en su in­te­rés es­tá que a los se­na­do­res les va­ya bien en su con­tien­da. ¿Creen que tie­ne pa­ra Oso­rio al­gún sen­ti­do ha­cer una cam­pa­ña di­fe­ren­cia­da? Por su­pues­to que no, ahí es­tá la cam­pa­ña y la ha­ce con ale­gría y en­tu­sias­mo, con diá­lo­go cer­cano. Ahí es­tán los coor­di­na­do­res re­gio­na­les: Bea­triz [Pa­re­des], Ma­riano González Za­rur, Ca­ro­li­na Vig­giano, Man­lio Fa­bio [Bel­tro­nes] y aho­ra Joa­quín Hen­dricks, es una bue­na nues­tra de ese priís­mo.

Jo­sé An­to­nio Mea­de di­ce que no te­me a trai­cio­nes por­que el me­jor des­tino pa­ra los priís­tas es ga­nar y el tri­co­lor es­tá con­ven­ci­do de que va a ob­te­ner el triun­fo.

“Co­mi­cios sí afec­tan ti­po de cam­bio”

El can­di­da­to pre­si­den­cial es­tá se­gu­ro de que en un pro­ce­so elec­to­ral el ti­po de cam­bio va­ría por el ner­vio­sis­mo que lle­ga a ge­ne­rar­se so­bre el po­si­ble ga­na­dor.

Ape­nas ha­ce una se­ma­na y me­dia, ex­po­ne, se ven­día un dó­lar en unos 17 pe­sos y es­ta se­ma­na se ele­vó a 20 pe­sos.

“Si uno re­vi­sa la his­to­ria re­cien­te po­dría no to­mar mi pa­la­bra co­mo re­fe­ren­cia. Las tres elec­cio­nes —2006, 2012 y la del año pa­sa­do en el Es­ta­do de Mé­xi­co— a mi jui­cio ponen de re­lie­ve que sí hay re­la­ción en­tre el per­so­na­je y el ti­po de cam­bio.

“En 2006 y 2012, pre­vio a la elec­ción, vi­mos un pro­ce­so de­va­lua­to­rio y yo creo que el ca­so más cla­ro lo vi­mos el año pa­sa­do en la elec­ción del Es­ta­do de Mé­xi­co, que se es­ti­ma­ba man­da­ría se­ña­les de có­mo po­dría de­can­tar­se. Fue una elec­ción que se pen­sa­ba es­ta­ba de­fi­ni­da, re­suel­ta, que la gen­te es­ta­ba enoja­da y esa elec­ción la iba a ga­nar Del­fi­na [Gómez]. Con el anun­cio de que la elec­ción no la ga­nó ella, el ti­po de cam­bio se apre­ció 50 cen­ta­vos”, ase­ve­ra.

Mea­de Ku­ri­bre­ña, dos ve­ces se­cre­ta­rio de Ha­cien­da y Cré­di­to Pú­bli­co en dos ad­mi­nis­tra­cio­nes dis­tin­tas, ase­gu­ra que co­mien­za a ha­ber ner­vio­sis­mo. La elec­ción, apun­ta, no es un te­ma de mer­ca­dos pe­ro sí de ver qué com­pro­mi­sos exis­ten con las fi­nan­zas pú­bli­cas sa­nas y la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar cre­ci­mien­to en el país.

“Si uno ve un com­pro­mi­so con fi­nan­zas pú­bli­cas sa­nas y una agen­da de cre­ci­mien­to que per­mi­ta pen­sar que el país tie­ne un me­jor des­tino, eso tien­de a re­fle­jar­se en un ti­po de cam­bio pre­cia­do”, ad­vier­te.

Es cla­ro al ex­po­ner que las elec­cio­nes tie­nen con­se­cuen­cias y la eco­no­mía no escapa a ello. Los efec­tos, des­ta­ca, se ve­rán con ma­yor cla­ri­dad con­for­me se acer­que la fe­cha de la elec­ción, cuan­do la po­bla­ción va­ya a las ur­nas a ele­gir el pró­xi­mo Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca.

“Las con­se­cuen­cias de es­ta elec­ción hoy em­pie­zan a cam­biar el en­torno elec­to­ral y de­ben lle­var al elec­to­ra­do a re­fle­xio­nar. Hoy ve­mos que el en­torno es di­fe­ren­te al de ha­ce 15 días”, ad­vier­te.

Las elec­cio­nes y su re­sul­ta­do, con­si­de­ra, se de­can­tan con ba­se en lo que la gen­te es­cu­cha y con lo que se in­for­me el me­ro día de la jor­na­da elec­to­ral y en ello va in­mer­sa la fluc­tua­ción del ti­po de cam­bio.

“Yo sí veo un priís­mo que es­tá ac­ti­vo, no so­la­men­te de­fen­dien­do un le­ga­do; un priís­mo ac­ti­vo de­fen­dien­do una vi­sión de fu­tu­ro y los veo bas­tan­te cohe­sio­na­dos”

“Yo sí creo en la re­for­ma edu­ca­ti­va y lo di­go, creo en la re­for­ma ener­gé­ti­ca y lo di­go, y en una re­for­ma de com­pe­ten­cia, creo que la se­gu­ri­dad es­tá mal y lo di­go”

“To­do el mo­de­lo de co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca, des­de mi pers­pec­ti­va, es un mo­de­lo fa­lli­do, no ha ga­ran­ti­za­do equi­dad en la con­tien­da de ma­ne­ra es­truc­tu­ral”

“Ese áni­mo de que­rer asu­mir que la elec­ción es­tá de­can­ta­da, nos re­gre­sa al mo­de­lo de equi­dad y nos lle­va­ría a pen­sar que el más co­no­ci­do al prin­ci­pio de la con­tien­da es el que va a ga­nar y ese no es el ca­so, hay que de­jar que es­to se de­can­te”

Pa­cien­cia an­te sa­li­da de Za­va­la

El can­di­da­to de la coa­li­ción To­dos por Mé­xi­co (PRI-PVEM-NA) ha­bla po­co so­bre la sa­li­da de Mar­ga­ri­ta Za­va­la de la con­tien­da elec­to­ral.

La de­ci­sión de la ex pa­nis­ta, ex­po­ne, es uno de esos even­tos y cir­cuns­tan­cias que ha­brá que ver có­mo se de­can­tan. Es ne­ce­sa­rio es­pe­rar, aña­de, a ver qué de­fi­nen su equi­po y ella mis­ma.

“Más allá de eso, ha­brá que ver quié­nes y qué de­fi­nen los que veían en Mar­ga­ri­ta una al­ter­na­ti­va de es­pe­ran­za, una al­ter­na­ti­va de una voz in­de­pen­dien­te una voz di­fe­ren­te.

“To­ma­rá tiem­po ir de­can­tan­do cuál es el im­pac­to en la con­tien­da y me pa­re­ce que es in­tere­san­te tam­bién re­fle­xio­nar que se pier­de una voz va­lio­sa en la con­tien­da, se pier­de una voz que da­ba a la con­tien­da una voz in­de­pen­dien­te, una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te y una al­ter­na­ti­va que era in­tere­san­te res­pec­to a las otras que es­ta­ban. Yo creo que en­ri­que­cía el de­ba­te de­mo­crá­ti­co y el ca­mino a la elec­ción y nos de­be lle­var a re­fle­xio­nar có­mo qui­sié­ra­mos cons­truir una de­mo­cra­cia en don­de más de esas vo­ces tu­vie­ran un con­tex­to de ma­yor equi­dad y de ma­yor po­si­bi­li­dad de par­ti­ci­par”, ma­ni­fies­ta.

Mea­de no se atre­ve a de­cir si quie­re a Mar­ga­ri­ta en su equi­po o no, sim­ple­men­te le aplau­de su de­ci­sión y ex­pre­sa su respeto ha­cia ella. Ade­más, ha­ce én­fa­sis en el agra­de­ci­mien­to que tie­ne ha­cia el ex pre­si­den­te Fe­li­pe Cal­de­rón, quien le dio la opor­tu­ni­dad de ser se­cre­ta­rio de Es­ta­do en dos car­te­ras (Ener­gía y Ha­cien­da). Es­pe­ra que el ex man­da­ta­rio pa­nis­ta es­té tam­bién agra­de­ci­do con él a par­tir de que en­tre­gó bue­nas cuen­tas y no tie­ne na­da que re­pro­char­le.

No re­nie­ga de EPN

Al pre­gun­tar­le so­bre su re­la­ción con el pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to, y si re­ne­ga­ría de él, el can­di­da­to pre­si­den­cial del PRI-PVEM-NA afir­mó ta­jan­te que no. De quien hay que dis­tan­ciar­se, se­ña­ló Mea­de, es de An­drés Ma­nuel López Obra­dor y de Ri­car­do Ana­ya, por­que son los que apa­re­ce­rán en las bo­le­tas elec­to­ra­les y a quie­nes la gen­te mi­ra.

Tam­bién, agre­ga, hay que re­ne­gar de la in­se­gu­ri­dad, la po­bre­za y la co­rrup­ción, que son los pro­ble­mas que aque­jan al país.

Re­me­mo­ra que en el pa­sa­do sí ha­bía que des­lin­dar­se del pre­si­den­te en turno, por­que no ha­bía con­ten­dien­tes.

“Cuan­do el pre­si­den­te [Jo­sé] López Por­ti­llo es­ta­ba en cam­pa­ña, se des­lin­da­ba del pre­si­den­te [Luis] Eche­ve­rría, no ha­bía con­tra quién des­lin­dar­se, hoy sí, hoy te des­lin­das de An­drés [Ma­nuel López Obra­dor] y Ri­car­do [Ana­ya], in­se­gu­ri­dad, co­rrup­ción, po­bre­za, esos son los te­mas y per­fi­les en la bo­le­ta”, men­cio­na.

Ex­cla­ma, ade­más, que hay Mea­de an­tes de Pe­ña y ha­brá Mea­de des­pués de Pe­ña, por­que él tie­ne una his­to­ria de vi­da y cree en un pro­yec­to en el que ha tra­ba­ja­do.

“Yo sí creo en la re­for­ma edu­ca­ti­va y lo di­go, creo en la re­for­ma ener­gé­ti­ca y lo di­go, y en una re­for­ma de com­pe­ten­cia, creo que la se­gu­ri­dad es­tá mal y lo di­go, creo que la po­bre­za po­de­mos ser me­jor y lo di­go, esas son las de­fi­ni­cio­nes que hay que to­mar en cuen­ta”, in­di­ca.

No cree en en­cues­tas

El can­di­da­to del PRI, PVEM y Nue­va Alian­za no cree en las en­cues­tas. Las ve to­das, pe­ro in­sis­te en que és­tas no son las que de­fi­nen la elec­ción, es la jor­na­da elec­to­ral y la con­cien­cia de ca­da per­so­na.

“La cam­pa­ña se va a ir mo­vien­do dia­rio. De­cía un po­lí­ti­co vie­jo y ex­pe­ri­men­ta­do que en po­lí­ti­ca las car­tas se mue­ven to­dos los días y eso es cier­to siem­pre, pe­ro es cier­to par­ti­cu­lar­men­te en una elec­ción [en la que] nos en­con­tra­mos con no­ti­cias, con even­tos, con cir­cuns­tan­cias, con de­ba­tes que pue­den ha­cer que la cam­pa­ña gi­re, cam­bie, se ma­ti­ce, en don­de nos con­cen­tre­mos en di­fe­ren­tes te­mas y en dis­tin­tas cir­cuns­tan­cias”, men­cio­na.

Las en­cues­tas, agre­ga, arro­jan una elec­ción com­pe­ti­da, en don­de hay un pun­te­ro que es­tá con­so­li­da­do, in­clu­so an­tes de que co­men­za­ra el pro­ce­so elec­to­ral, pe­ro des­de esa pers­pec­ti­va no se apor­tan ma­yo­res ele­men­tos que una di­ná­mi­ca que en com­pe­ten­cia se mue­ve.

“La en­cues­ta no re­fle­ja in­ten­ción de vo­to, re­fle­ja­ría es­to si la elec­ción fue­ra hoy y no lo es. Si uno re­vi­sa las en­cues­tas lla­ma la aten­ción que es al­go que, a mi jui­cio, en jus­ti­cia y equi­dad de­bie­ra trans­pa­ren­tar­se: cuán­tas lla­ma­das ten­go que ha­cer an­tes de que al­guien es­té dis­pues­to a con­tes­tar­me la pre­gun­ta; una vez es­tan­do dis­pues­tos a acep­tar la en­cues­ta la con­tes­ta­ron y cuán­tos de los que la con­tes­ta­ron di­je­ron no te­ner opi­nión; cal­cu­lan­do en al­gu­nos ca­sos de al­gu­na de­fi­ni­ción de un pul­so de país con ba­se en 600 en­cues­tas o 700 cues­tio­na­rios re­par­ti­dos en 32 en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas y pen­san­do que eso cap­tu­ra la emo­ción de un elec­to­ra­do de 88 mi­llo­nes, se an­to­ja po­co”, de­ta­lla.

Ba­jo esa ló­gi­ca, pa­ra Mea­de el pun­te­ro en una en­cues­ta no ne­ce­sa­ria­men­te ga­na una elec­ción. La elec­ción se ga­na, apun­ta, con la re­fle­xión que ha­ce ca­da vo­tan­te el día de la jor­na­da elec­to­ral e in­clu­so los días pre­vios, lo que ve y lo que es­cu­cha.

An­ti­ci­par­se al pro­ce­so elec­to­ral

El cin­co ve­ces se­cre­ta­rio de Es­ta­do en dos ad­mi­nis­tra­cio­nes dis­tin­tas po­ne so­bre la me­sa que él enfrenta una con­tien­da en la cual co­men­zó a dar la ba­ta­lla ha­ce cin­co me­ses. Ello, di­ce, fren­te a un per­so­na­je que lle­va más de 12 años re­co­rrien­do el país (López Obra­dor) y otro que ha­ce año y me­dio ini­ció su ca­mi­nar elec­to­ral (Ri­car­do Ana­ya).

To­do ello, re­cla­ma, re­pre­sen­ta evi­den­tes ac­tos de cam­pa­ña que la au­to­ri­dad elec­to­ral no ha que­ri­do ver por un mo­de­lo de co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca que no fun­cio­na co­mo de­bie­ra. Cla­ra­men­te, de­fien­de, hay una inequi­dad es­truc­tu­ral.

Po­ne de ejem­plo que si en no­viem­bre de 2017 él hu­bie­se uti­li­za­do sus re­des so­cia­les pa­ra re­ve­lar su in­ten­ción de par­ti­ci­par en el pro­ce­so elec­to­ral de 2018, hoy no se­ría can­di­da­to por­que hu­bie­se si­do acu­sa­do de ac­tos an­ti­ci­pa­dos de cam­pa­ña.

“To­do el mo­de­lo de co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca, des­de mi pers­pec­ti­va, es un mo­de­lo fa­lli­do, no ha ga­ran­ti­za­do equi­dad en la con­tien­da de ma­ne­ra es­truc­tu­ral. El re­to, da­do esa inequi­dad de ori­gen, es có­mo cons­trui­mos y apro­ve­cha­mos pa­ra que de aquí a que ter­mi­ne la cam­pa­ña y to­dos los días pre­vios, se ge­ne­ren me­jo­res con­di­cio­nes”, cues­tio­na.

Jo­sé An­to­nio Mea­de des­ta­có que se de­be to­mar en cuen­ta que es­te se­rá el pe­rio­do de cam­pa­ñas más cor­to en la his­to­ria del país, de ahí que con­si­de­ra su des­ven­ta­ja fren­te a dos con­trin­can­tes que tie­nen más de un año en con­tien­da.

“Ese áni­mo de que­rer asu­mir que la elec­ción es­tá de­can­ta­da nos re­gre­sa al mo­de­lo de equi­dad y nos lle­va­ría a pen­sar que el más co­no­ci­do al prin­ci­pio de la con­tien­da es el que va a ga­nar y ese no es el ca­so, hay que de­jar que es­to de­can­te”, afir­ma.

Cues­tio­na­do so­bre la per­cep­ción de una so­cie­dad que gri­ta enojo, Jo­sé An­to­nio Mea­de no lo per­ci­be co­mo tal.

Se so­bre­di­men­sio­nan las co­sas, ex­pre­sa, es ne­ce­sa­rio de­jar que las co­sas ca­mi­nen y que la gen­te eli­ja a par­tir de sus in­tere­ses.

“Hay per­cep­cio­nes que se es­tán vien­do por la na­rra­ti­va que se da(...) Más allá de lo que di­gan las en­cues­tas, hay am­bien­tes que se pul­san en la gen­te, en la so­cie­dad y eso no se ocul­ta”, ase­ve­ra el can­di­da­to tri­co­lor.

Al re­fe­rir­se al sec­tor em­pre­sa­rial, Jo­sé An­to­nio Mea­de ati­na a de­cir que és­te gre­mio no ha to­ma­do su de­ci­sión, por­que hay hom­bres de ne­go­cios que sim­pa­ti­zan con uno y con otro.

“Hay que es­pe­rar”, con­clu­ye.

Héctor de Mau­león, Fran­cis­co Mar­tín Mo­reno, Jo­sé An­to­nio Mea­de y Salvador García So­to en las ins­ta­la­cio­nes de EL UNIVERSAL.

Jo­sé An­to­nio Mea­de, de To­dos por Mé­xi­co, par­ti­ci­pó en un fo­ro or­ga­ni­za­do por EL UNIVERSAL, al que han si­do con­vo­ca­dos to­dos los can­di­da­tos.

El aban­de­ra­do de To­dos por Mé­xi­co (PRI, PVEM y NA), Jo­sé An­to­nio Mea­de, asis­tió a un fo­ro en el que dia­lo­gó con co­lum­nis­tas y pe­rio­dis­tas de EL UNIVERSAL.

Jun­to a los pe­rio­dis­tas Héctor de Mau­león (izq.) y Salvador García So­to (der.), Jo­sé An­to­nio Mea­de (cen­tro) ex­pu­so su pro­yec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.