AMLO, Ana­ya y Jo­sé An­to­nio me bus­ca­ron, di­ce Za­va­la

• Ase­gu­ra que en el PAN só­lo ella po­día ga­nar­le al mo­re­nis­ta y que hu­bo “opi­nio­nes” de em­pre­sa­rios pa­ra que de­cli­na­ra

El Universal - - PORTADA - HORACIO JIMÉNEZ —horacio.ji­me­nez@elu­ni­ver­sal.com.mx

Mar­ga­ri­ta Za­va­la di­ce que Ri­car­do Ana­ya, Jo­sé An­to­nio Mea­de y ope­ra­do­res de An­drés Ma­nuel López Obra­dor ya la bus­ca­ron y ade­lan­ta que, even­tual­men­te, se va a re­unir con el pa­nis­ta y los otros equi­pos, por­que en “po­lí­ti­ca el diá­lo­go es im­por­tan­te”.

Tras re­nun­ciar a la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial in­de­pen­dien­te, Za­va­la re­sal­ta que aún no re­fle­xio­na por quién va a vo­tar.

“En po­lí­ti­ca, el diá­lo­go es im­por­tan­te. Por su­pues­to, ha ha­bi­do acer­ca­mien­tos de dis­tin­tos equi­pos... ya ve­re­mos” MAR­GA­RI­TA ZA­VA­LA Ex can­di­da­ta pre­si­den­cial

En en­tre­vis­ta con EL UNIVERSAL, ar­gu­men­ta que a su cam­pa­ña le afec­tó la fal­ta de una se­gun­da vuel­ta, inequi­dad en la con­tien­da y mar­gi­na­ción.

Ase­gu­ra que si hu­bie­ra si­do la can­di­da­ta del PAN le ga­na­ría a An­drés Ma­nuel López Obra­dor.

Re­co­no­ce que hu­bo “opi­nio­nes” de em­pre­sa­rios y ciu­da­da­nos pa­ra que de­cli­na­ra, pe­ro fue una de­ci­sión que to­mó en li­ber­tad.

Mar­ga­ri­ta Za­va­la ya no es can­di­da­ta pre­si­den­cial. En­tre­gó su re­nun­cia al INE y la ra­ti­fi­có. Aho­ra, de­ta­lla que Ri­car­do Ana­ya, Jo­sé An­to­nio Mea­de y ope­ra­do­res de An­drés Ma­nuel López Obra­dor ya la bus­ca­ron y ade­lan­ta que, even­tual­men­te, se va a re­unir con el pa­nis­ta y los otros equi­pos, por­que en “po­lí­ti­ca el diá­lo­go es im­por­tan­te”, aun­que aún no re­fle­xio­na por quién va a vo­tar.

Des­de su ca­sa de cam­pa­ña se le ve se­re­na, tran­qui­la y re­la­ja­da. Ha dor­mi­do po­co, de­bi­do a que se des­ve­ló jun­to a su equi­po por una reunión de des­pe­di­da. Ha­bla con flui­dez y de­fi­ne que no hay arre­pen­ti­mien­tos.

Ase­gu­ra que a su cam­pa­ña le afec­tó la fal­ta de una se­gun­da vuel­ta, inequi­dad en la con­tien­da y una mar­gi­na­ción, pues­to que lo que di­je­ra y quién la acom­pa­ña­ra ca­re­cía de im­por­tan­cia pa­ra el elec­to­ra­do.

Hoy, al­za la voz, sonríe y ase­gu­ra que to­do es­ta­ba lla­ma­do a que ella fue­ra la can­di­da­ta pre­si­den­cial del PAN y, di­ce, con ella sí se le hu­bie­ra ga­na­do a An­drés Ma­nuel López Obra­dor.

La ex pa­nis­ta pre­pa­ra una gi­ra de agra­de­ci­mien­to por el país y crea­rá una aso­cia­ción cí­vi­ca-ciu­da­da­na pa­ra acom­pa­ñar a su equi­po. Al pre­gun­tar­le si no bus­ca­ría crear un par­ti­do po­lí­ti­co, res­pon­de: “En po­lí­ti­ca no se des­car­ta na­da”.

La ex pri­me­ra da­ma re­co­no­ce que hu­bo pre­sio­nes de los em­pre­sa­rios y ciu­da­da­nos pa­ra que de­cli­na­ra su can­di­da­tu­ra, ella les lla­ma “opi­nio­nes”, pe­ro ata­ja: na­die la obli­gó a re­nun­ciar; fue una de­ci­sión en to­tal li­ber­tad.

Sa­cu­dió el ta­ble­ro elec­to­ral con la re­nun­cia, ¿có­mo se sien­te Mar­ga­ri­ta Za­va­la, hay nos­tal­gia o arre­pen­ti­mien­to?

—Es una de­ci­sión di­fí­cil, pe­ro fue a tra­vés y des­pués de una re­fle­xión pro­fun­da en la que tu­ve que re­co­no­cer la reali­dad de un pro­ce­so elec­to­ral que es­tá acom­pa­ña­do de mu­cho en­cono, po­la­ri­za­ción y que ha­cía que una can­di­da­tu­ra co­mo la mía, en las cir­cuns­tan­cias de una can­di­da­tu­ra in­de­pen­dien­te, no fue­ra re­fle­ja­da con po­si­bi­li­dad de ga­nar y ob­te­ner un triun­fo en las elec­cio­nes.

Es­to adi­cio­na­do a las inequi­da­des del pro­pio pro­ce­so, res­pec­to a una can­di­da­tu­ra co­mo la nues­tra, pues me obli­ga­ba a de­ci­dir con to­da ho­nes­ti­dad re­ti­rar­me pa­ra pro­te­ger la li­ber­tad de quie­nes me acom­pa­ña­ban ge­ne­ro­sa­men­te en es­te pro­yec­to.

¿Se sin­tió mar­gi­na­da?

—No, es de­cir, en el mo­men­to en el que es­ta­ban to­man­do ya las de­ci­sio­nes los ciu­da­da­nos, pues ob­via­men­te co­mo no hay se­gun­da vuel­ta, lo que yo di­je­ra, quién me acom­pa­ña­ra o cuál era mi ori­gen em­pe­za­ba a ca­re­cer de im­por­tan­cia, por­que los ojos es­ta­ban y es­tán pues­tos en­tre quie­nes son pro­ba­bles [ga­na­do­res]. ¿Iba di­rec­ta­men­te ha­cia una can­di­da­tu­ra tes­ti­mo­nial? —Tam­bién lo que es­toy ha­cien­do es tes­ti­mo­nial, es una de­nun­cia. En tér­mi­nos de mu­je­res es in­creí­ble que nue­ve par­ti­dos se hu­bie­ran ocu­pa­do de ha­cer unos me­ga­pa­que­tes pa­ra apro­ve­char­se de to­dos los spots y de to­do el dinero y te­ner más re­cur­sos pú­bli­cos, no só­lo los que se die­ron pa­ra ca­da par­ti­do, sino que ade­más jun­tar una bol­sa de dinero to­da­vía más gran­de.

Des­de lue­go, con una se­gun­da vuel­ta muy pro­ba­ble­men­te yo es­ta­ría en­tre los pun­te­ros.

¿La es­tran­gu­la­ron los em­pre­sa­rios pa­ra no dar­le re­cur­sos y tu­vo que re­nun­ciar?

—Son dos co­sas dis­tin­tas. Des­de lue­go hay es­ta inequi­dad, en tér­mi­nos del dinero, que es enor­me y que yo re­nun­cié al dinero pú­bli­co con to­da con­cien­cia, pe­ro el abu­so del dinero pú­bli­co [por] los par­ti­dos po­lí­ti­cos es fran­ca­men­te ri­dícu­lo e in­sul­tan­te.

En cuan­to a los em­pre­sa­rios, mu­chos de ellos me die­ron su opi­nión, pe­ro tam­bién me la die­ron los ciu­da­da­nos, pues quien no quie­ra pre­sio­nes en la po­lí­ti­ca, que ni se aso­me, es más, quien no quie­ra pre­sio­nes en la vi­da, que ni se aso­me.

Lo im­por­tan­te es qué ac­ti­tud tie­nes fren­te a la pre­sión y pa­ra mí siem­pre fue una opi­nión, en uso de su li­ber­tad de ex­pre­sión, tam­bién en al­gu­nos ca­sos has­ta en la con­fian­za que me pu­die­ron te­ner y no só­lo fue por em­pre­sa­rios, sino por mu­chos ciu­da­da­nos y ve­ci­nos.

Mar­ga­ri­ta las to­ma co­mo opi­nio­nes, ellos las sien­ten co­mo pre­sio­nes, pe­ro, ¿le ce­rra­ron la lla­ve de los re­cur­sos?

—Sí, lo que tie­ne que ver con la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca y con las com­pli­ca­cio­nes que la pro­pia re­gu­la­ción tu­vo pa­ra po­der re­cau­dar o por las ra­zo­nes que se quie­ran. Yo te­nía mu­cho me­nos dinero, es al­go téc­ni­co y es al­go im­por­tan­te, pe­ro no me de­fi­nió. Lo que es fun­da­men­tal es una de­fi­ni­ción, es mi con­gruen­cia, el co­no­ci­mien­to de la reali­dad.

¿No la obli­ga­ron a re­nun­ciar? —A mí na­die me obli­ga a las co­sas, to­do es­te año han si­do ac­tos de li­ber­tad: con res­pec­to al PAN, del que tu­ve mu­cho va­lor de sa­lir, pe­ro fue a tra­vés de un ac­to de li­ber­tad, de mu­cha con­gruen­cia con mis prin­ci­pios y con un da­ño es­truc­tu­ral que le ha­bían he­cho al par­ti­do, y con ello a Mé­xi­co; des­pués [ir] mar adentro con la can­di­da­tu­ra in­de­pen­dien­te y to­do un es­fuer­zo que se hi­zo a ni­vel na­cio­nal y lo que yo ha­bía tra­ba­ja­do me ayu­dó a cum­plir los re­qui­si­tos de la can­di­da­tu­ra in­de­pen­dien­te.

¿Con Mar­ga­ri­ta el PAN le hu­bie­ra ga­na­do a An­drés Ma­nuel?

—El PAN es­ta­ba lla­ma­do pa­ra eso, pe­ro cuan­do to­do se con­vier­te en un prag­ma­tis­mo, cuan­do no im­por­ta la de­bi­li­dad de las ideas, de la pre­sen­cia, cuan­do se anu­lan los pro­ce­sos de­mo­crá­ti­cos, y con ello la esen­cia de un par­ti­do po­lí­ti­co co­mo el PAN, el da­ño es es­truc­tu­ral y, co­mo sea, la úni­ca que ha­bía de­mos­tra­do que le ganaba a López Obra­dor era yo. Des­gra­cia­da­men­te el PAN o su di­ri­gen­cia pre­fi­rió otras co­sas y re­vol­ver­se en el prag­ma­tis­mo y creer que las per­so­nas so­mos só­lo arit­mé­ti­ca, só­lo so­mos nú­me­ros y, por su­pues­to, pues eso des­de lue­go com­pli­có.

¿No ve­re­mos a Mar­ga­ri­ta Za­va­la le­van­tán­do­le la mano a Mea­de, Ana­ya o An­drés?

—Soy una de­mó­cra­ta y si ga­na cual­quie­ra de ellos ten­dré que re­co­no­cer que se ga­nó.

¿Me re­fie­ro en es­te pro­ce­so de aquí al 1 de julio?

—Aho­ri­ta voy a un pro­ce­so que ten­go que ter­mi­nar, fue una di­fí­cil de­ci­sión, voy a ha­blar con los es­ta­dos, con mi equi­po, qué es lo que Mé­xi­co ne­ce­si­ta de no­so­tros.

Za­va­la di­ce es­tar se­gu­ra de que mu­chos de sus se­gui­do­res desean crear una or­ga­ni­za­ción ciu­da­da­na nue­va, que le de­vuel­va la dig­ni­dad a la po­lí­ti­ca, no al­re­de­dor de cau­di­llos, sino de prin­ci­pios. Se le pre­gun­ta si es­tá des­car­ta­do crear un nue­vo par­ti­do y re­vi­ra: “En po­lí­ti­ca no se des­car­ta na­da (...) ya ve­re­mos el ins­tru­men­to”. ¿Ana­ya la ha bus­ca­do?

—Sí, cuan­do re­nun­cié en oc­tu­bre pen­sé que nos íba­mos a ver des­pués, pe­ro co­mo ya no le in­tere­só y pues sí (…) sie­te me­ses des­pués me es­cri­bió y yo que­ría to­mar mi de­ci­sión lo más li­bre po­si­ble, pre­fe­rí que nos vié­ra­mos des­pués. En po­lí­ti­ca el diá­lo­go es im­por­tan­te, so­bre to­do con cual­quier ac­tor po­lí­ti­co y por su­pues­to ha ha­bi­do acer­ca­mien­tos y opi­nio­nes de dis­tin­tos equi­pos, par­ti­cu­lar y ob­via­men­te con él, pues ya ve­re­mos.

¿Se va a re­unir con él? —Even­tual­men­te sí y con los de otros equi­pos, sí, si así es­tán in­tere­sa­dos. Yo creo que el ac­to [la re­nun­cia a la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial] es im­pe­ca­ble, en tér­mi­nos de ho­nes­ti­dad po­lí­ti­ca y en tér­mi­nos de que no ne­go­cié na­da.

¿Qué le di­jo Ri­car­do Ana­ya en su men­sa­je?

—Na­da, que cuán­do nos ve­mos (…) ‘Ho­la, ¿có­mo es­tás?, ¿y si nos ve­mos?, ¿no nos ve­mos?

¿No hu­bo un ofre­ci­mien­to en el sen­ti­do de: ‘Quie­ro que me acom­pa­ñes’?

—Noooo [ri­sas].

¿Fue so­la­men­te una in­vi­ta­ción pa­ra que se vie­ran? —Sí, cla­ro.

¿Del equi­po de Jo­sé An­to­nio Mea­de la han bus­ca­do?

—Sí, tam­bién, y es que es na­tu­ral que en es­to ha­ya men­sa­jes.

¿Quién la ha bus­ca­do?, ¿Mea­de? —Sí.

¿An­drés Ma­nuel López Obra­dor no la ha bus­ca­do?

—No, pe­ro tam­bién re­ci­bo men­sa­jes, por su­pues­to. Pe­ro aho­ri­ta, ¿qué me im­por­ta a mí?, me im­por­ta mi gen­te y ha­blar con ellos, con los que he­mos tra­ba­ja­do, con los que que­re­mos se­guir, pa­ra mí eso es lo más im­por­tan­te y ob­via­men­te que los can­di­da­tos ac­túen co­mo lo que son y ten­drán que ir por vo­tos y en ello ten­drán que con­cen­trar­se.

“Aho­ri­ta voy a un pro­ce­so que ten­go que ter­mi­nar, fue una di­fí­cil de­ci­sión, voy a ha­blar con los es­ta­dos, con mi equi­po, qué es lo que Mé­xi­co ne­ce­si­ta de no­so­tros”

“Lo prin­ci­pal a re­vi­sar­se por los ciu­da­da­nos, y oja­lá lle­gue­mos a ese mo­men­to en nues­tro país en don­de lo más im­por­tan­te sean quié­nes son [los can­di­da­tos], quié­nes lo acom­pa­ñan, cuál ha si­do su con­gruen­cia de vi­da”

¿Ya re­fle­xio­nó por quién va a vo­tar el 1 de julio?

—No to­da­vía, es­ta­ba de can­di­da­ta por­que no me con­ven­cía nin­guno de ellos.

¿Anu­la­rá su vo­to?, ¿es­tá la­ten­te esa po­si­bi­li­dad?

—Ya ve­ré qué ha­ré [el 1 de julio], el vo­to es se­cre­to.

¿Có­mo se va Mar­ga­ri­ta Za­va­la de es­ta con­tien­da?

—Des­de lue­go con la se­gu­ri­dad de que es­ta­mos ha­blan­do de dig­ni­dad en la po­lí­ti­ca, de que una vez con­fir­ma­das las enor­mes ca­ren­cias que tu­vi­mos en tér­mi­nos es­truc­tu­ra­les y de fon­do en la po­lí­ti­ca, con nue­vos re­tos, pe­ro ade­más con la cer­te­za de que tu­ve al me­jor equi­po, que ya hu­bie­ra que­ri­do cual­quie­ra de los otros can­di­da­tos, en mi cam­pa­ña hu­bo alma, con­vic­ción, ideas y pro­yec­tos que de­be­rán ser más ade­lan­te. Lo prin­ci­pal a re­vi­sar­se por los ciu­da­da­nos, y oja­lá lle­gue­mos a ese mo­men­to en nues­tro país en don­de lo más im­por­tan­te sean quié­nes son [los can­di­da­tos], quié­nes lo acom­pa­ñan, cuál ha si­do su con­gruen­cia de vi­da y cuál es su pro­yec­to.

¿Es­tá us­ted sa­tis­fe­cha y con la fren­te en al­to?

—Así es y so­bre to­do or­gu­llo­sa de mi­les de mu­je­res que se die­ron cuen­ta de su gran li­de­raz­go, de su gran po­ten­cial, de mi­les de jó­ve­nes que un día de­ci­die­ron op­tar por el bien y que se­gu­ra­men­te así mar­ca­rá to­da su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.