“Di­vi­sión po­lí­ti­ca in­ci­de en vio­len­cia”

• Re­por­te­ros, pun­to sen­si­ble du­ran­te cam­pa­ñas, di­ce • Agre­dir a pe­rio­dis­tas es ata­car a la so­cie­dad, afir­ma

El Universal - - NEWS - TERESA MO­RENO —jus­ti­ciay­so­cie­dad@elu­ni­ver­sal.com.mx

La vio­len­cia con­tra la pren­sa es con­tra la so­cie­dad, pues­to que afec­ta su de­re­cho a es­tar in­for­ma­da, afir­mó el di­rec­tor de la Fun­da­ción Nue­vo Pe­rio­dis­mo Ibe­roa­me­ri­cano, Jai­me Abe­llo.

De vi­si­ta en Mé­xi­co pa­ra pre­sen­tar el pre­mio de la FNPI 2018, di­jo a EL UNIVERSAL que la vio­len­cia con­tra los pe­rio­dis­tas ha lle­ga­do a un ni­vel “de gra­ve­dad bas­tan­te al­to por la ma­ne­ra en que se es­tán re­pi­tien­do es­tos crí­me­nes en pleno pro­ce­so elec­to­ral. Es real­men­te muy preo­cu­pan­te”.

Hi­zo una com­pa­ra­ción en­tre lo que ocu­rre en Mé­xi­co y lo que pa­sa en Co­lom­bia, don­de los pro­ce­sos elec­to­ra­les se es­tán lle­van­do a ca­bo en me­dio de la po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca.

“Lo que más me preo­cu­pa es que si de ma­ne­ra con­tun­den­te no se con­tie­ne la vio­len­cia con­tra los pe­rio­dis­tas, es se­ñal de que la vio­len­cia pue­de am­pliar­se en un con­tex­to de al­ta po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca”.

Abe­llo se re­fi­rió a las fa­ke news o la des­in­for­ma­ción co­mo uno de los te­mas “ex­tre­ma­da­men­te im­por­tan­tes” en me­dio de los pro­ce­sos elec­to­ra­les que se es­tán lle­van­do a ca­bo en Amé­ri­ca La­ti­na, don­de nue­ve paí­ses ele­gi­rán pre­si­den­te es­te año.

Mé­xi­co lo re­ci­be con el ase­si­na­to de un re­por­te­ro en Tabasco. Con él son 134 pe­rio­dis­tas ase­si­na­dos en el se­xe­nio.

—El año pa­sa­do, en Co­lom­bia, es­tá­ba­mos con­do­li­dos to­dos por el ase­si­na­to de ese gran pe­rio­dis­ta que era Ja­vier Val­dez y aho­ra, de una ma­ne­ra trá­gi­ca e in­cle­men­te, el día que se con­me­mo­ra el aniver­sa­rio, un pe­rio­dis­ta más es ase­si­na­do en Tabasco.

Es­to nos in­di­ca que la si­tua­ción es gra­ve, de­fi­ni­ti­va­men­te el año pa­sa­do se ini­ció un pro­ce­so de or­ga­ni­za­ción y mo­vi­li­za­ción en­tre los pe­rio­dis­tas. Eso tie­ne que con­ti­nuar, te­ne­mos que for­ta­le­cer las re­des de aler­ta y de pro­tec­ción de pe­rio­dis­tas, pe­ro so­bre to­do hay que ha­cer un tra­ba­jo con la ciu­da­da­nía.

El si­len­cia­mien­to de los me­dios y los pe­rio­dis­tas, que es lo que es­tán bus­can­do los cri­mi­na­les, es aca­llar la opor­tu­ni­dad de la so­cie­dad de co­no­cer la reali­dad. Bus­ca en­cu­brir la co­rrup­ción, el nar­co­trá­fi­co y la vio­len­cia.

An­te es­te go­teo tris­te de ase­si­na­tos, hay que dar­le a la con­cien­cia de los me­xi­ca­nos un gol­pe fuer­te, co­mo ad­ver­ten­cia de que al fi­nal no se tra­ta del pe­rio­dis­mo y de la de­mo­cra­cia mis­ma. Si el de­ba­te pú­bli­co no se da con li­ber­tad, la de­mo­cra­cia es­tá en pe­li­gro. De to­das ma­ne­ras, es mu­cho lo que se po­dría ha­cer con más or­ga­ni­za­ción del pro­pio sec­tor pe­rio­dís­ti­co.

¿Qué sig­ni­fi­ca la vio­len­cia con­tra la pren­sa en un país co­mo Mé­xi­co? —Es una vio­len­cia con­tra la ciu­da­da­nía y su de­re­cho a la in­for­ma­ción. Así hay que en­ten­der­la. Es el afán de que no se se­pan co­sas que hay que co­no­cer, por­que tie­ne que ver con vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos, co­rrup­ción, la ex­ten­sión del cri­men or­ga­ni­za­do. Es­te pro­ble­ma exis­te en va­rios paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, pe­ro aquí ha lle­ga­do a un ni­vel de gra­ve­dad, en es­ta co­yun­tu­ra, bas­tan­te al­to, por la ma­ne­ra en que se es­tán re­pi­tien­do es­tos crí­me­nes y por el con­tex­to de que to­do es­to se ha­ce en pleno pro­ce­so elec­to­ral. Es real­men­te muy preo­cu­pan­te.

¿De qué ma­ne­ra im­pac­ta el ase­si­na­to de pe­rio­dis­tas en un pro­ce­so de elec­ción pre­si­den­cial?

—Me preo­cu­pa que tan­to en Co­lom­bia co­mo aquí es­tos pro­ce­sos se es­tán ha­cien­do en un con­tex­to de po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca, son paí­ses que tie­nen una tra­di­ción pro­pia de vio­len­cia li­ga­da a la de­lin­cuen­cia y a la po­lí­ti­ca.

A mí lo que más me preo­cu­pa es la po­si­bi­li­dad de que si de ma­ne­ra con­tun­den­te no se con­tie­nen es­tas ex­pre­sio­nes con­tra los pe­rio­dis­tas, son se­ña­les de una vio­len­cia que pue­de am­pliar­se a un con­tex­to de al­ta po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca.

La po­la­ri­za­ción con­tri­bu­ye a la vio­len­cia y los pe­rio­dis­tas son jus­ta­men­te un pun­to sen­si­ble por los te­mas que to­can y el pa­pel que desem­pe­ñan en la so­cie­dad, por­que mu­chas ve­ces les to­ca des­ta­par ca­ñe­rías, mos­trar co­sas que des­de el sis­te­ma y los par­ti­dos no quie­ren que se se­pa. Oja­lá que el ca­so de Tabasco no ten­ga que ver con la cam­pa­ña, pe­ro es una pé­si­ma coin­ci­den­cia.

¿Es su­fi­cien­te con­ti­nuar re­cha­zan­do, con­de­nan­do y la­men­tan­do la vio­len­cia con­tra el gre­mio? —Se ne­ce­si­ta un pro­ce­so de or­ga­ni­za­ción sos­te­ni­da por par­te de los me­dios y los pe­rio­dis­tas. Se re­quie­re no só­lo te­ner una red de aler­ta y de­nun­cia de los ca­sos, sino lo­grar que el Es­ta­do cree sis­te­mas con­fia­bles que no de­pen­dan de po­li­cías co­rrup­tas, de guar­daes­pal­das pa­ra los ca­sos crí­ti­cos, que no ha­ya im­pu­ni­dad, man­te­ner la pre­sión so­bre la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de [la Re­pú­bli­ca] y el sis­te­ma ju­di­cial pa­ra que los crí­me­nes con­tra pe­rio­dis­tas —no por­que sean de ma­yor ca­te­go­ría, sino por­que to­can de­re­chos co­lec­ti­vos co­mo el de­re­cho a la in­for­ma­ción— no que­den ar­chi­va­dos y sin avan­zar.

Se ne­ce­si­ta que nos mo­vi­li­ce­mos: pro­tes­tar y vol­ver a la nor­ma­li­dad es al­go que re­gis­tran muy bien los cri­mi­na­les y enemi­gos de la li­ber­tad de ex­pre­sión. Hay que ha­cer mu­chos más tra­ba­jos pe­rio­dís­ti­cos coor­di­na­dos so­bre los ca­sos de los pe­rio­dis­tas ase­si­na­dos y lo que es­ta­ban in­ves­ti­gan­do. Que no pue­dan aca­llar el de­re­cho a la in­for­ma­ción ma­tan­do al pe­rio­dis­ta.

“Hay que dar­le a la con­cien­cia de los me­xi­ca­nos un gol­pe fuer­te, co­mo ad­ver­ten­cia de que al fi­nal no se tra­ta del pe­rio­dis­mo y de la de­mo­cra­cia. Si el de­ba­te pú­bli­co no se da con li­ber­tad, la de­mo­cra­cia es­tá en pe­li­gro”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.