De­fi­cien­te edu­ca­ción di­gi­tal

El Universal - - OPINIÓN -

Si las gran­des ins­ti­tu­cio­nes ban­ca­rias han si­do blan­co de hac­kers, los cua­les lo­gra­ron sus­traer al me­nos 300 mi­llo­nes de pe­sos, de acuer­do con lo que ha da­do a co­no­cer el Ban­co de Mé­xi­co, ¿en qué si­tua­ción se en­cuen­tran los usua­rios de in­ter­net?

La res­pues­ta se ex­pli­ca me­jor con ci­fras. En 2016 el pro­me­dio men­sual de de­nun­cias de frau­des ci­ber­né­ti­cos en co­mer­cio elec­tró­ni­co era de 131 mil; en 2017 au­men­tó 50% pa­ra lle­gar a 193 mil ca­sos ca­da mes, se­gún re­por­ta la Es­tra­te­gia Na­cio­nal de Ci­ber­se­gu­ri­dad del go­bierno fe­de­ral.

En su ac­ce­so ha­bi­tual a in­ter­net, los usua­rios es­tán ex­pues­tos a múl­ti­ples ries­gos; mu­chos lo sa­ben, pe­ro hay otros tan­tos que lo ig­no­ran. Des­de los co­rreos que lle­gan dia­ria­men­te pa­ra ayu­dar a en­fer­mos mo­ri­bun­dos con la pro­me­sa de re­ci­bir gran­des can­ti­da­des de dinero, has­ta los men­sa­jes que su­plan­tan a ins­ti­tu­cio­nes ban­ca­rias con el fin de ob­te­ner da­tos con­fi­den­cia­les del usua­rio. A lo an­te­rior se agre­gan tam­bién los si­tios fal­sos y la pro­pa­ga­ción de vi­rus in­for­má­ti­cos.

La ele­va­da ci­fra de de­nun­cias es un re­fle­jo de la fal­ta de pre­ven­ción que exis­te en­tre los mi­llo­nes de per­so­nas que tie­nen ac­ce­so a in­ter­net. La edu­ca­ción di­gi­tal no ha avan­za­do con la mis­ma ra­pi­dez que las nue­vas tec­no­lo­gías irrum­pie­ron en la vi­da co­ti­dia­na. Se re­quie­re que ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas (des­de la Po­li­cía Ci­ber­né­ti­ca has­ta la Co­mi­sión Na­cio­nal pa­ra la Pro­tec­ción y De­fen­sa de los Usua­rios de Ser­vi­cios Fi­nan­cie­ros, in­clu­so la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da) así co­mo ban­cos y em­pre­sas que ven­dan sus pro­duc­tos vía in­ter­net in­for­men de ma­ne­ra opor­tu­na a usua­rios, por ejem­plo, que nun­ca en­via­rán co­rreos pa­ra so­li­ci­tar in­for­ma­ción con­fi­den­cial. En los de­li­tos de es­te ti­po ge­ne­ral­men­te los ban­cos no tie­nen in­je­ren­cia, por lo que es com­pli­ca­do que pros­pe­re cual­quier re­cla­mo. De ahí la im­por­tan­cia de la edu­ca­ción di­gi­tal.

In­ter­net y las re­des so­cia­les son aho­ra la ca­lle, el es­pa­cio pú­bli­co, y co­mo tal, son va­rios los pe­li­gros que ahí ace­chan. En otro ejem­plo, mu­chas de las ban­das que en­gan­chan a jó­ve­nes pa­ra tra­ta ope­ran ex­clu­si­va­men­te des­de re­des so­cia­les.

La tec­no­lo­gía vino a fa­ci­li­tar la vi­da en mu­chos as­pec­tos, pe­ro hay ries­gos im­plí­ci­tos que de­ben co­no­cer­se, es­pe­cial­men­te en­tre ni­ños y adul­tos ma­yo­res. En es­ta era hi­per­co­nec­ta­da lo ideal se­ría uti­li­zar los mis­mos me­dios pa­ra ad­ver­tir de los pe­li­gros y de se­ña­lar a per­so­nas o si­tios fal­sos que so­lo bus­can de­frau­dar. Es ur­gen­te tra­ba­jar en ello.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.