Fa­la­cias elec­to­ra­les

El Universal - - OPINIÓN - Por IRE­NE TE­LLO ARIS­TA Di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Im­pu­ni­dad Ce­ro

En tiem­pos elec­to­ra­les se sue­le ha­blar de no­ti­cias fal­sas y da­tos in­co­rrec­tos, sin em­bar­go, po­co se dis­cu­te del uso de fa­la­cias en la po­lí­ti­ca. A me­nos que se re­fie­ra uno a la acep­ción nú­me­ro uno de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la en la que se de­no­mi­na una fa­la­cia co­mo “en­ga­ño, frau­de o men­ti­ra”. Si por aza­res del des­tino uno lle­ga a to­par­se con un es­tu­dian­te de Fi­lo­so­fía y se re­fie­re a las fa­la­cias co­mo “men­ti­ras o pro­po­si­cio­nes fal­sas”, se pue­de es­cu­char a lo le­jos un que­ji­do que co­mu­ni­ca un do­lor aris­to­té­li­co pro­fun­do. Es­to se de­be a que el es­tu­dian­te en cues­tión en­tien­de que las fa­la­cias se re­fie­ren a ar­gu­men­tos in­co­rrec­tos. Un ar­gu­men­to es la for­ma de pro­bar una con­clu­sión a tra­vés de pre­sen­tar ra­zo­nes, en for­ma de enun­cia­dos o pro­po­si­cio­nes. Den­tro de un ar­gu­men­to se pue­den es­bo­zar da­tos in­co­rrec­tos o pro­po­si­cio­nes fal­sas. Sin em­bar­go, no por ello se in­cu­rre en una fa­la­cia, pa­ra ello, la for­ma o el con­te­ni­do de los enun­cia­dos no de­be sus­ten­tar la idea que se con­clu­ye.

De­fi­ni­das las fa­la­cias de es­ta ma­ne­ra, es di­fí­cil en­con­trar ejem­plos con­cre­tos de ra­zo­na­mien­tos erró­neos por par­te de los po­lí­ti­cos, ya que más que es­bo­zar ar­gu­men­tos com­ple­tos sue­len pre­sen­tar pro­pues­tas o fra­ses ais­la­das, ca­ren­tes de ar­gu­men­ta­ción, o bien, re­cu­rren a na­rra­cio­nes emo­ti­vas. A pe­sar de es­ta po­bre­za ar­gu­men­ta­ti­va, no fal­ta la pre­sen­cia de fa­la­cias en las dis­cu­sio­nes y en los de­ba­tes, tan­to por par­te de re­pre­sen­tan­tes pú­bli­cos, can­di­da­tos, co­mo de per­so­nas que pla­ti­can so­bre po­lí­ti­ca y las elec­cio­nes. En lo que va de la cam­pa­ña elec­to­ral de 2018, he po­di­do iden­ti­fi­car al­gu­nas fa­la­cias en dis­cu­sio­nes so­bre po­lí­ti­ca que va­le la pe­na men­cio­nar y te­ner pre­sen­tes en los pró­xi­mos de­ba­tes:

Ape­la­ción al te­mor: es­ta fa­la­cia se re­fie­re a un ar­gu­men­to in­co­rrec­to en el que se ha­ce men­ción de una pro­po­si­ción que asus­ta al oyen­te pa­ra cam­biar el fo­co de aten­ción so­bre lo que se in­ten­ta de­mos­trar. “Si ga­na tu can­di­da­to, Mé­xi­co se con­ver­ti­rá en Ve­ne­zue­la”. Es­te ejem­plo asus­ta al oyen­te pa­ra in­du­cir­lo a vo­tar por otro can­di­da­to, pe­ro no ofre­ce prue­ba al­gu­na de lo que in­ten­ta afir­mar.

Ad ho­mi­nem o con­tra el hom­bre: uti­li­za ca­rac­te­rís­ti­cas de­me­ri­to­rias de una per­so­na pa­ra des­men­tir aque­llo que di­ce. Es im­por­tan­te acla­rar que un in­sul­to no cons­ti­tu­ye por sí mis­mo una fa­la­cia ad ho­mi­nem pa­ra ello ten­dría que uti­li­zar­se di­cha ofen­sa con el pro­pó­si­to de de­me­ri­tar o des­men­tir un ra­zo­na­mien­to de la per­so­na a la que se agre­de. “Cla­ra­men­te su pro­pues­ta con­tra la im­pu­ni­dad es fal­sa, ya que él mis­mo tie­ne un pro­ce­so pe­nal abier­to”. Es­ta fa­la­cia ata­ca a la per­so­na y no a la pro­pues­ta con­tra la im­pu­ni­dad.

Fa­la­cia de falso di­le­ma: crea un es­ce­na­rio en el que só­lo dos op­cio­nes se con­si­de­ran co­mo vá­li­das y en las que se tie­ne que op­tar por una de ellas: o es­tás con­mi­go o es­tás con­tra mí. Es un ar­gu­men­to in­co­rrec­to por­que de­ja de la­do otras op­cio­nes que pue­den ser consideradas y ele­gi­das. “Es­tás con no­so­tros o con los de la ma­fia del po­der”. En es­ta fa­la­cia se de­ja de la­do que se pue­de es­tar con otro gru­po.

En es­tas elec­cio­nes, mu­chas per­so­nas ya tie­nen de­ci­di­do por quién vo­ta­rán. Es­ta de­ci­sión pue­de es­tar ba­sa­da en una se­rie de mo­ti­va­cio­nes,ya sea per­so­nal eso por pre­fe­ren­cia de pos­tu­ras y pro­pues­tas. Más allá de los mo­ti­vos de­trás de nues­tro vo­to, se de­be, en la me­di­da de lo po­si­ble, evi­tar el uso de fa­la­cias al mo­men­to de de­fen­der nues­tras pos­tu­ras po­lí­ti­cas. To­dos co­me­te­mos erro­res en nues­tro ra­zo­na­mien­to, sin em­bar­go, es muy dis­tin­to co­me­ter­los por ig­no­ran­cia o por equi­vo­ca­ción que con un afán de en­ga­ñar a la per­so­na con la cual es­ta­mos dia­lo­gan­do. De­fen­da­mos nues­tro vo­to y nues­tra pre­fe­ren­cia sin in­cu­rrir en ar­gu­men­tos fa­la­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.