Te­jer coin­ci­den­cias

El Universal - - OPINIÓN - Por ESTEBAN MOC­TE­ZU­MA BARRAGÁN Pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Fun­da­ción Az­te­ca. @EMoc­te­zu­maB emoc­te­zu­ma@tvaz­te­ca.com.mx

¿Es po­si­ble el diá­lo­go y aná­li­sis pro­fun­do so­bre pro­ble­mas y so­lu­cio­nes du­ran­te una cam­pa­ña? Una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca­men­te ma­du­ra pue­de ha­cer­lo, pe­ro en nues­tro ni­vel de desa­rro­llo po­lí­ti­co to­do in­di­ca que aún no he­mos cons­trui­do esas ca­pa­ci­da­des.

Las cam­pa­ñas elec­to­ra­les en Mé­xi­co aún ha­cen que pre­va­lez­ca el lla­ma­do hi­po­tá­la­mo so­bre el cor­tex ce­re­bral. Es­to es, la pa­sión so­bre el jui­cio, por lo que lo co­mún es que to­dos abra­cen pri­me­ro a sus co­lo­res par­ti­dis­tas, que a la ra­zón.

He re­vi­sa­do in­for­mes de gru­pos de in­ver­sio­nis­tas, fon­dos y ban­cos del ex­tran­je­ro, en par­ti­cu­lar de Es­ta­dos Uni­dos, que sor­pren­den­te­men­te afir­man que si ga­na la elec­ción pre­si­den­cial An­drés Ma­nuel López Obra­dor, le­jos de co­lo­car a Mé­xi­co en una si­tua­ción de ries­go, mos­tra­rá que ya es una de­mo­cra­cia ma­du­ra que pue­de trans­mi­tir el po­der a di­ver­sas op­cio­nes po­lí­ti­cas en paz y sin vio­len­cia.

La­men­ta­ble­men­te, es en el in­te­rior del país en don­de se acre­cen­ta el mie­do y la dis­tan­cia.

Ha­brá que es­pe­rar a que ha­ya una de­fi­ni­ción y con­te­mos con un Pre­si­den­te elec­to pa­ra que en­ton­ces em­pie­ce a to­mar su turno la sen­sa­tez, fren­te a la pa­sión.

En ese mo­men­to se abri­rá una ven­ta­na de opor­tu­ni­dad en don­de to­dos ten­dre­mos tiem­po de par­ti­ci­par pa­ra que sus ideas y pro­pues­tas no que­den a la ve­ra del ca­mino, ais­la­das y sin con­tri­buir a crear el to­do en las po­lí­ti­cas pú­bli­cas sec­to­ria­les.

He es­ta­do re­cor­dan­do có­mo se lo­gró que po­si­cio­nes en­con­tra­das pu­die­ran en­ten­der­se sin que las par­tes se ha­yan pa­ra­do de la me­sa de ne­go­cia­ción y que se ha­ya lo­gra­do un acuer­do com­ple­jo.

Lo que de­be­mos re­cu­pe­rar, y fue una pro­pues­ta me­xi­ca­na, es la es­tra­te­gia em­plea­da cuan­do se ne­go­ció el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Nor­tea­mé­ri­ca (TLCAN) a prin­ci­pios de los años 90.

La dis­cu­sión se reali­zó uti­li­zan­do un mé­to­do in­te­li­gen­te y prác­ti­co, cu­ya esen­cia es la si­guien­te:

To­do aque­llo en lo que los tres paí­ses no es­ta­ban de acuer­do se “en­cor­che­ta­ba” y des­pués de ha­cer ese te­ma mo­men­tá­nea­men­te a un la­do, pa­sa­ba la dis­cu­sión a bus­car coin­ci­den­cias en otros as­pec­tos del tra­ta­do.

Al fi­nal, una vez con­tan­do con acuer­dos muy im­por­tan­tes, se re­gre­só a los te­mas que es­ta­ban re­ser­va­dos con sus “cor­che­tes” y fue mu­cho más fá­cil y rá­pi­do coin­ci­dir en el do­cu­men­to fi­nal que se fir­mó y que tan­to apor­tó a la eco­no­mía me­xi­ca­na.

De­be­mos de ver el pró­xi­mo pe­río­do de tran­si­ción, ga­ne quien ga­ne, co­mo un es­pa­cio que per­mi­ti­rá se­re­nar los áni­mos, su­pe­rar los mie­dos, ven­cer la frus­tra­ción, ha­cer a un la­do la po­lí­ti­ca elec­to­ral y re­pen­sar mé­to­dos que nos acer­quen a to­dos los me­xi­ca­nos pa­ra crear un país ar­mó­ni­co.

Hay que apren­der a te­jer las coin­ci­den­cias, a ser más hu­mil­des pa­ra su­mar­se, con otros, a ha­blar de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, sin ad­je­ti­vos.

Cuan­do pa­se la elec­ción, po­dre­mos re­gre­sar a lo sus­tan­ti­vo.

Siem­pre ha­brá es­pa­cio pa­ra dis­tin­tas vi­sio­nes y con­tri­buir jun­tos a la cons­truc­ción de un Mé­xi­co mo­derno, pe­ro tam­bién, pa­ra apren­der de la vi­sión de una me­sa más am­plia, que re­pre­sen­te al Mé­xi­co tra­di­cio­nal y al Mé­xi­co in­dí­ge­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.