Pun­to pa­ra Hol­box

El Universal - - OPINIÓN - Por LE­TI­CIA BO­NI­FAZ Di­rec­to­ra de De­re­chos Hu­ma­nos de la SCJN. @le­ti­cia_­bo­ni­faz

Sa­be­mos que, en­tre to­das las be­lle­zas na­tu­ra­les de Mé­xi­co, el Ca­ri­be ocu­pa un lu­gar muy es­pe­cial. Por esa ra­zón es co­di­cia­do por las in­mo­bi­lia­rias y es­tá en la mi­ra de los gran­des desa­rro­llos tu­rís­ti­cos. Den­tro de las jo­yas del Ca­ri­be es­tá Hol­box y, ahí, el área na­tu­ral pro­te­gi­da Yum Ba­lam.

El De­cre­to de pro­tec­ción de Yum Ba­lam fue pu­bli­ca­do el 6 de ju­nio de 1994 con el ca­rác­ter de área de pro­tec­ción de flo­ra y fauna. En los con­si­de­ran­dos se se­ña­ló que la re­gión pre­sen­ta­ba eco­to­nos y eco­sis­te­mas con una gran bio­di­ver­si­dad neo­tro­pi­cal con es­pe­cies en­dé­mi­cas, ra­ras y en pe­li­gro de ex­tin­ción, y que la re­gión cons­ti­tu­ye una ex­ten­sión de los eco­sis­te­mas sel­vá­ti­cos y hu­me­da­les de la Re­ser­va Es­pe­cial “Ría La­gar­tos”, úni­co si­tio en nues­tro país den­tro de la Con­ven­ción de Hu­me­da­les de im­por­tan­cia mun­dial.

En el De­cre­to se es­ta­ble­ció la com­pe­ten­cia de las dis­tin­tas de­pen­den­cias fe­de­ra­les; las res­tric­cio­nes y las ba­ses pa­ra la ce­le­bra­ción de acuer­dos en­tre la Fe­de­ra­ción, el go­bierno de Quin­ta­na Roo y el mu­ni­ci­pio de Lázaro Cár­de­nas. Ha­bía que pre­ver las ac­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra con­tri­buir al desa­rro­llo so­cio­eco­nó­mi­co re­gio­nal me­dian­te el apro­ve­cha­mien­to ra­cio­nal y sos­te­ni­ble de los re­cur­sos na­tu­ra­les en el área de pro­tec­ción.

Des­pués de 24 años de la ex­pe­di­ción del De­cre­to, el 13 de abril pa­sa­do, el go­bierno de Quin­ta­na Roo pu­bli­có el Plan de Desa­rro­llo Ur­bano del Mu­ni­ci­pio de Lázaro Cár­de­nas con la de­li­mi­ta­ción de dos cen­tros de po­bla­ción en la Is­la de Hol­box: el ya exis­ten­te, con­si­de­ra­do co­mo is­la chi­ca, y uno más en la is­la gran­de a lo lar­go de 22 ki­ló­me­tros de du­na cos­te­ra que se en­cuen­tra, has­ta aho­ra, en buen es­ta­do de con­ser­va­ción.

Las com­pe­ten­cias en­tre Fe­de­ra­ción, es­ta­dos y mu­ni­ci­pios, aun­que pa­ra al­gu­nos po­dría considerarse que es­tán cla­ras, con fre­cuen­cia se tras­la­pan de­jan­do es­pa­cios a la in­ter­pre­ta­ción y be­ne­fi­cian­do al desa­rro­llo de me­ga­pro­yec­tos con gra­ves per­jui­cios me­dioam­bien­ta­les por no cum­plir con los cri­te­rios del desa­rro­llo sus­ten­ta­ble.

El mu­ni­ci­pio tie­ne com­pe­ten­cia en ma­te­ria de desa­rro­llo ur­bano con las res­tric­cio­nes que se emi­tan en ma­te­ria de me­dio am­bien­te. Pa­ra­le­la­men­te, pue­den exis­tir zo­nas de desa­rro­llo tu­rís­ti­co que tam­bién de­be­rían que­dar su­bor­di­na­das a la pro­tec­ción am­bien­tal, sin ol­vi­dar las nor­mas fe­de­ra­les, re­la­cio­na­das con la pro­tec­ción de mo­nu­men­tos ar­queo­ló­gi­cos.

Se­mar­nat y la Co­mi­sión de Áreas Na­tu­ra­les Pro­te­gi­das ya ha­bían anun­cia­do la po­si­bi­li­dad de in­ter­po­ner una Con­tro­ver­sia Cons­ti­tu­cio­nal an­te la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción pa­ra que la nor­ma fue­ra in­va­li­da­da, sin em­bar­go, es­te re­cur­so ya no fue ne­ce­sa­rio por­que el mu­ni­ci­pio pu­bli­có en la Ga­ce­ta Ofi­cial, el 9 de ma­yo pa­sa­do, la de­ro­ga­ción del Pro­gra­ma de Desa­rro­llo Ur­bano.

To­do pa­re­cía in­di­car que la de­fen­sa de Hol­box iba a te­ner un des­tino se­me­jan­te al de Tu­lum con la con­tro­ver­sia 72/2008 que fue re­suel­ta por la Su­pre­ma Cor­te en 2011. En aquel mo­men­to, la sen­ten­cia fa­vo­re­ció al Po­der Eje­cu­ti­vo fe­de­ral y era pre­vi­si­ble que, si se da­ba aho­ra, la re­so­lu­ción fue­ra se­me­jan­te por­que el mar­co ju­rí­di­co com­pe­ten­cial no se ha mo­di­fi­ca­do.

Lo po­si­ti­vo es que, en es­ta oca­sión, se dio mar­cha atrás de in­me­dia­to y no se pro­vo­có ma­yor da­ño me­dioam­bien­tal. En el ca­so de Tu­lum, cuan­do la sen­ten­cia se emi­tió, ya ha­bía cons­truc­cio­nes y asen­ta­mien­tos en una sec­ción del área na­tu­ral pro­te­gi­da y par­te de lo que la Cor­te dis­cu­tió en su mo­men­to, fue jus­to el al­can­ce de la de­cla­ra­to­ria de in­va­li­dez res­pec­to de las nue­vas cons­truc­cio­nes ha­bi­ta­cio­na­les y tu­rís­ti­cas y los nue­vos asen­ta­mien­tos hu­ma­nos. En la de­cla­ra­to­ria hu­bo una­ni­mi­dad y en los efec­tos di­si­den­cias.

Por aho­ra po­de­mos es­tar tran­qui­los por­que en es­ta oca­sión fue pun­to pa­ra Hol­box; sin em­bar­go, to­da la Ri­vie­ra Ma­ya es­tá ba­jo cons­tan­te ame­na­za y de­be­mos es­tar aler­tas.

Por aho­ra po­de­mos es­tar tran­qui­los; sin em­bar­go, to­da la Ri­vie­ra Ma­ya es­tá ba­jo cons­tan­te ame­na­za y de­be­mos es­tar aler­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.