Ener­gía lim­pia y su­fi­cien­te (I)

El Universal - - OPINIÓN - Por EN­RI­QUE DE LA MA­DRID Se­cre­ta­rio de Tu­ris­mo

En la en­tre­ga an­te­rior plan­tea­mos la im­por­tan­cia es­tra­té­gi­ca del sec­tor tu­ris­mo pa­ra el país en el mar­co del ac­tual pe­rio­do de cam­pa­ñas elec­to­ra­les, así co­mo la im­por­tan­cia de ele­gir un pro­yec­to que ga­ran­ti­ce la uni­dad del sec­tor, un im­pul­so de­ci­di­do al mis­mo y el tra­ba­jo coor­di­na­do con to­dos los in­vo­lu­cra­dos.

En es­te sen­ti­do, una po­lí­ti­ca tu­rís­ti­ca no pue­de ser exi­to­sa si no es­tá vin­cu­la­da a un pro­yec­to in­te­gral de go­bierno y sus­ten­ta­da en po­lí­ti­cas só­li­das en otros sec­to­res. No pue­de ha­ber cre­ci­mien­to del tu­ris­mo sin, por ejem­plo, una ade­cua­da po­lí­ti­ca de trans­por­tes, o una es­tra­te­gia cla­ra en el cui­da­do del me­dio am­bien­te.

La im­por­tan­cia del trans­por­te pa­ra el tu­ris­mo es evi­den­te, es cla­ro que si que­re­mos más tu­ris­tas ne­ce­si­ta­mos ma­yor co­nec­ti­vi­dad, más efi­cien­te y a pre­cios com­pe­ti­ti­vos.

Con re­la­ción al cui­da­do del me­dio am­bien­te, hay que re­cor­dar que uno de nues­tros ma­yo­res atrac­ti­vos es­tá pre­ci­sa­men­te en la ri­ca di­ver­si­dad bio­ló­gi­ca y de en­tor­nos na­tu­ra­les que tie­ne nues­tro país.

Es­tos dos ele­men­tos es­tán es­tre­cha men­te re­la­cio­na­dos con un te­ma que ha apa­re­ci­do re­cu­rren­te­men­te en las cam­pa­ñas elec­to­ra­les, y que tam­bién es de im­por­tan­cia es­tra­té­gi­ca pa­ra el desa­rro­llo de nues­tro país: la po­lí­ti­ca de ener­gía, in­clu­yen­do la im­ple­men­ta­ción o es­tan­ca­mien­to de la re­for­ma ener­gé­ti­ca.

El re­to que en­fren­ta­re­mos en los pró­xi­mos años no es me­nor, sin ener­gía su­fi­cien­te el trans­por­te se de­tie­ne, pe­ro al mis­mo tiem­po la pro­duc­ción de ener­gía con com­bus­ti­bles fó­si­les, ya sea pa­ra ge­ne­rar elec­tri­ci­dad o mo­ver los me­dios de trans­por­te, es uno de los ma­yo­res con­ta­mi­nan­tes y fac­tor de de­te­rio­ro pa­ra el me­dio am­bien­te.

De acuer­do con ci­fras del Ine­gi, la de­man­da fi­nal de ener­gía del país (pro­ve­nien­te de to­das las fuen­tes) cre­ció a una ta­sa de 1.6% anual en la úl­ti­ma dé­ca­da, 2.4% en los úl­ti­mos 3 años y 3.7% en 2016, mien­tras que la pro­duc­ción to­tal de ener­gía de­cre­ció 2.4%, 5.1% y 7.1% pa­ra esos mis­mos pe­río­dos, re­fle­jan­do un re­za­go en­tre lo que ne­ce­si­ta­mos y lo que pro­du­ci­mos.

Hay sec­to­res don­de la de­man­da de ener­gía cre­ce aún más rá­pi­do, la del sec­tor in­dus­trial cre­ció ca­si 5% en 2016, mien­tras que pa­ra uso co­mer­cial y de trans­por­tes cre­ció 8.8% y 3.2% anual, res­pec­ti­va­men­te, en ca­da uno de los úl­ti­mos 3 años. Es­to re­fle­ja una cla­ra di­ná­mi­ca de al­za en las ne­ce­si­da­des de ener­gía y des­ta­ca la im­por­tan­cia de una bue­na es­tra­te­gia pa­ra en­fren­tar­lo.

An­te es­to, la elec­ción del 1 de julio es tam­bién una elec­ción en­tre dos ti­pos de es­tra­te­gias. Una con una vi­sión de eco­no­mía pe­tro­li­za­da, co­mo la que tu­vi­mos du­ran­te dé­ca­das, que apues­ta a un desa­rro­llo ba­sa­do en un in­cre­men­to en la pro­duc­ción de hi­dro­car­bu­ros y sus de­ri­va­dos, con pre­emi­nen­cia de in­ver­sión pú­bli­ca, pre­cios sub­si­dia­dos y ais­la­da de la evo­lu­ción del mer­ca­do ener­gé­ti­co glo­bal.

La otra es avan­zar, al igual que los paí­ses más desa­rro­lla­dos, ha­cia la di­ver­si­fi­ca­ción de las fuen­tes de ener­gía, con tran­si­ción ha­cia aque­llas que son re­no­va­bles y me­nos con­ta­mi­nan­tes. Es ca­mi­nar ha­cia la elec­tri­fi­ca­ción del trans­por­te en sus­ti­tu­ción de los com­bus­ti­bles fó­si­les, o ha­cia el al­ma­ce­na­mien­to de ener­gía en ins­ta­la­cio­nes ma­si­vas de ba­te­rías de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, las cua­les pue­den su­plir a las plan­tas de gas pa­ra sa­tis­fa­cer los pi­cos de de­man­da.

Al­gu­nas de es­tas ten­den­cias es­tán ape­nas en desa­rro­llo y re­sul­tan aún de­ma­sia­do cos­to­sas, pe­ro avan­ces tec­no­ló­gi­cos en efi­cien­cia de mo­to­res, en la den­si­dad ener­gé­ti­ca de las ba­te­rías y en los pro­ce­sos de pro­duc­ción, pron­to ace­le­ra­rán la tran­si­ción ha­cia ese fu­tu­ro. Hoy in­clu­so se es­tá ex­plo­ran­do la po­si­bi­li­dad de trans­por­te aé­reo eléc­tri­co.

Pa­ra lle­gar ahí se re­quie­ren po­lí­ti­cas que in­cen­ti­ven adop­tar el cam­bio tec­no­ló­gi­co, ha­cien­do atrac­ti­va la in­ver­sión y dan­do cer­ti­dum­bre. En mi si­guien­te en­tre­ga abun­da­ré so­bre es­tas po­lí­ti­cas y so­bre las am­bi­cio­sas me­tas de las gran­des po­ten­cias pa­ra ser me­nos de­pen­dien­tes de los com­bus­ti­bles fó­si­les.

Una po­lí­ti­ca tu­rís­ti­ca no pue­de ser exi­to­sa si no es­tá vin­cu­la­da a un pro­yec­to in­te­gral de go­bierno y sus­ten­ta­da en po­lí­ti­cas só­li­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.