So­bre el re­ti­ro de Mar­ga­ri­ta Za­va­la

El Universal - - NACIÓN - Ale­jan­dro Ho­pe ale­jan­droho­pe@outlook.com @aho­pe71

Des­pués del pri­me­ro de julio pue­de ve­nir una re­con­fi­gu­ra­ción del sis­te­ma po­lí­ti­co, par­ti­cu­lar­men­te si ga­na ya sa­ben quién... En ese es­ce­na­rio van a ser ne­ce­sa­rias fi­gu­ras que re­cons­tru­yan la opo­si­ción, re­de­fi­nan las for­mas de ha­cer po­lí­ti­ca y ar­men ins­ti­tu­cio­nes nue­vas, sean par­ti­dos u or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les. Mar­ga­ri­ta pue­de ser (y creo que se­rá) una de esas fi­gu­ras

Pre­gun­ta: ¿Por qué se re­ti­ró de la con­tien­da su can­di­da­ta?

Res­pues­ta: Por dos ra­zo­nes. Pri­me­ro, en un en­torno de al­ta po­la­ri­za­ción, con la elec­ción con­ver­ti­da en un re­fe­rén­dum so­bre An­drés Ma­nuel López Obra­dor, una al­ter­na­ti­va in­de­pen­dien­te de cen­tro de­re­cha no pu­do ob­te­ner trac­ción en­tre los vo­tan­tes. Sin pers­pec­ti­va real de triun­fo, se di­fi­cul­ta­ron las ad­he­sio­nes, es­ca­sea­ron los res­pal­dos y se se­có el fi­nan­cia­mien­to. Y eso aca­bó sien­do un bu­cle de re­tro­ali­men­ta­ción, muy di­fí­cil de rom­per da­da la inequi­dad es­truc­tu­ral que en­fren­tan las can­di­da­tu­ras in­de­pen­dien­tes.

Se­gun­do, asu­mien­do co­rrec­ta­men­te que hay un es­ce­na­rio ple­bis­ci­ta­rio, Mar­ga­ri­ta no qui­so di­fi­cul­tar la de­ci­sión éti­ca de sus par­ti­da­rios. Ya sin po­si­bi­li­da­des de vic­to­ria, con­si­de­ró que era me­jor qui­tar una lo­za de la con­cien­cia de sus po­si­bles vo­tan­tes y de­jar­los su­fra­gar sin ata­du­ras.

P. ¿Le gus­tó la de­ci­sión?

R. Yo hu­bie­se pre­fe­ri­do lle­gar has­ta el fi­nal, aún si eso hu­bie­se sig­ni­fi­ca­do ha­cer una cam­pa­ña tes­ti­mo­nial y qui­jo­tes­ca. Pe­ro no era mi nom­bre en la bo­le­ta. Mar­ga­ri­ta lle­gó a es­te pun­to des­pués de una lar­ga y per­so­na­lí­si­ma de­li­be­ra­ción. No pue­do más que res­pe­tar y acom­pa­ñar su de­ter­mi­na­ción. P. ¿Qué que­da de to­do es­to? R. Que­dan ideas. Que­dan pro­pues­tas, que­da un pro­gra­ma. Que­da mu­cho ma­te­rial pa­ra el fu­tu­ro, pa­ra que otros lo re­to­men, pa­ra que otros lo dis­cu­tan, pa­ra que otros lo pon­gan en prác­ti­ca.

Que­da un equi­po de pri­me­rí­si­ma ca­li­dad, en­ca­be­za­do por jó­ve­nes ta­len­to­sos, que tie­ne mu­cho ca­mino por re­co­rrer y mu­cha his­to­ria por es­cri­bir.

Que­da la si­mien­te de al­go dis­tin­to. La as­pi­ran­te pi­dien­do fir­mas en un avión, con cor­te­sía, con de­cen­cia, con son­ri­sa en la ca­ra, sin más apa­ra­to que su te­lé­fono ce­lu­lar. La can­di­da­ta vo­lan­tean­do en un cru­ce­ro de Iz­ta­pa­la­pa, acom­pa­ña­da de jó­ve­nes vo­lun­ta­rios, sin avi­sar­le a los me­dios, ha­cien­do po­lí­ti­ca a la an­ti­güi­ta. Las re­des vir­tua­les y reales de mi­les de per­so­nas que le en­tra­ron a la cam­pa­ña, sin es­pe­rar pues­to, bono o co­mi­sión.

A la lar­ga, eso per­du­ra más que una ava­lan­cha de spots.

P. ¿Va a su­mar­se a otra cam­pa­ña pre­si­den­cial?

R. No.

P. ¿Có­mo pien­sa vo­tar?

R. En la bo­le­ta pre­si­den­cial, voy a se­guir cru­zan­do el em­ble­ma de Mar­ga­ri­ta Za­va­la, a sa­bien­das de que eso sig­ni­fi­ca anu­lar mi vo­to. No pue­do en con­cien­cia ac­tuar de otro mo­do. Ya en las de­más bo­le­tas, en las le­gis­la­ti­vas y en las lo­ca­les, tra­ta­ré de vo­tar por los equi­li­brios y los con­tra­pe­sos.

Aho­ra, ese soy yo. Ca­da quien tie­ne que ac­ti­var su múscu­lo moral, re­fle­xio­nar so­bre lo que quie­re y no quie­re, y vo­tar en con­cor­dan­cia. No hay más.

P. ¿Se arre­pien­te de al­go? R. De ab­so­lu­ta­men­te na­da. Par­ti­ci­par en es­ta cam­pa­ña, con to­dos sus vai­ve­nes, ha si­do una gran ex­pe­rien­cia. No ten­go más que agra­de­ci­mien­to ha­cia Mar­ga­ri­ta y su equi­po, por ha­ber­me de­ja­do ser par­te de la aven­tu­ra.

P. ¿Qué si­gue? ¿Tie­ne fu­tu­ro el mo­vi­mien­to? R. Nin­gu­na vic­to­ria es per­ma­nen­te, nin­gu­na de­rro­ta es pa­ra siem­pre. Des­pués del pri­me­ro de julio, pue­de ve­nir una re­con­fi­gu­ra­ción del sis­te­ma po­lí­ti­co, par­ti­cu­lar­men­te si ga­na ya sa­ben quién. Y en ese es­ce­na­rio, van a ser ne­ce­sa­rias fi­gu­ras que re­cons­tru­yan la opo­si­ción, re­de­fi­nan las for­mas de ha­cer po­lí­ti­ca y ar­men ins­ti­tu­cio­nes nue­vas, sean par­ti­dos u or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les. Mar­ga­ri­ta pue­de ser (y creo que se­rá) una de esas fi­gu­ras.

P. ¿No an­da us­ted de­ma­sia­do op­ti­mis­ta des­pués de lo su­ce­di­do?

R. Mi ape­lli­do es (li­te­ral­men­te) es­pe­ran­za, ¿no? •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.