Pep­si, Gue­rre­ro y el ata­que al Es­ta­do

El Universal - - NACIÓN - Ale­jan­dro Ho­pe ale­jan­droho­pe@outlook.com, @aho­pe71

La se­ma­na pa­sa­da, la em­pre­sa re­fres­que­ra Pe­psi­co anun­ció el cierre de una plan­ta de dis­tri­bu­ción en Pun­ga­ra­ba­to, Gue­rre­ro. ¿La cau­sa? Ci­to la ex­pli­ca­ción apa­re­ci­da en un me­dio na­cio­nal: “se in­for­mó que tam­bién fue­ron pre­sio­na­dos por un gru­po cri­mi­nal pa­ra el pa­go de ex­tor­sión”.

Es­ta de­ci­sión le si­gue a la to­ma­da por Co­ca Co­la Fem­sa en mar­zo pa­sa­do. En ese ca­so, se to­mó la de­ci­sión de ce­rrar su cen­tro de dis­tri­bu­ción en la mis­ma re­gión de Gue­rre­ro des­pués de tres días de ata­ques, in­clu­yen­do un in­ten­to de in­cen­diar la plan­ta.

Los ata­ques con­tra em­pre­sas de ese ca­li­bre son par­ti­cu­lar­men­te gra­ves por va­rias ra­zo­nes:

1. Efec­tos eco­nó­mi­cos di­rec­tos: el cierre de plan­tas co­mo la de Pe­psi­co pro­du­ce pér­di­das de em­pleos di­rec­tos e in­di­rec­tos, además de in­hi­bir la inversión pri­va­da en una re­gión ur­gi­da de nue­va ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

2. Ima­gen del país: una agre­sión en con­tra de una em­pre­sa mul­ti­na­cio­nal le da la vuel­ta al mun­do. No es que no sean gra­ves los ata­ques en con­tra de em­pre­sas lo­ca­les, pe­ro no tie­nen el mis­mo efec­to in­ter­na­cio­nal. Un he­cho co­mo el cierre de una plan­ta de Co­ca Co­la pue­de te­ner efec­tos de­mo­le­do­res pa­ra la ima­gen del país.

3. Es­ca­la de la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da: si las ban­das cri­mi­na­les pue­den ex­tor­sio­nar a al­gu­nas de las prin­ci­pa­les em­pre­sas del país, pue­den ad­qui­rir un ta­ma­ño des­co­mu­nal.

4. Men­sa­je de im­pu­ni­dad: si unos ban­di­dos de quin­ta se sien­ten au­to­ri­za­dos a ex­tor­sio­nar a una de las prin­ci­pa­les em­pre­sas del país, sin te­mor a una reac­ción ex­cep­cio­nal del Es­ta­do, pro­ba­ble­men­te se sien­tan con de­re­cho a ha­cer cual­quier otra co­sa (ro­bar, se­cues­trar, ma­tar, et­cé­te­ra).

5. Impacto so­bre otros ne­go­cios: con una ex­tor­sión exi­to­sa a una em­pre­sa gran­de, una banda cri­mi­nal pue­de cu­brir to­dos sus cos­tos fi­jos (nó­mi­na, so­bor­nos, ar­mas, vehícu­los) en una re­gión. A par­tir de allí, to­do es ga­nan­cia y no hay ne­go­cio su­fi­cien­te­men­te chi­co pa­ra no ser blan­co de ex­tor­sión.

Da­da esa reali­dad, ¿có­mo res­pon­der? Pri­me­ro, con me­di­das de di­sua­sión tác­ti­ca en ins­ta­la­cio­nes par­ti­cu­lar­men­te ex­pues­tas: apre­tar los sis­te­mas de se­gu­ri­dad in­ter­na, re­for­zar con­tro­les de ac­ce­so a ins­ta­la­cio­nes, me­ter vi­gi­lan­cia adi­cio­nal. Mu­chas em­pre­sas ya es­tán en eso y pro­ba­ble­men­te re­ci­ban apo­yo de las au­to­ri­da­des (re­for­zan­do pa­tru­lla­jes, pro­te­gien­do a fun­cio­na­rios de la em­pre­sa).

Esas ac­cio­nes son ne­ce­sa­rias, pe­ro in­su­fi­cien­tes. La di­sua­sión tác­ti­ca pue­de ser muy útil, pe­ro, en em­pre­sas con am­plí­si­ma pre­sen­cia en el te­rri­to­rio, es di­fí­cil cu­brir to­dos los flan­cos vul­ne­ra­bles. Se re­quie­re, por tan­to, pa­sar al plano es­tra­té­gi­co.

¿Qué sig­ni­fi­ca­ría eso? Pin­tar una raya en la arena y dar una res­pues­ta ex­cep­cio­nal al gru­po que la re­ba­se. En con­cre­to, la es­tra­te­gia po­dría fun­cio­nar de la si­guien­te ma­ne­ra:

1. Se se­lec­cio­na­ría un sub­con­jun­to pe­que­ño de em­pre­sas (¿las 200 em­pre­sas más gran­des de la lis­ta de Ex­pan­sión?)

2. La lis­ta de em­pre­sas in­to­ca­bles se co­mu­ni­ca­ría (por vía dis­cre­ta) a los gru­pos cri­mi­na­les re­le­van­tes.

3. An­te cual­quier in­ten­to de ex­tor­sión o in­ti­mi­da­ción en con­tra de cual­quier em­pre­sa de la lis­ta, se res­pon­de­ría con ac­cio­nes que re­du­je­ran tem­po­ral, pe­ro sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, los flu­jos de in­gre­so y las ca­pa­ci­da­des ope­ra­ti­vas del gru­po agre­sor.

4. La lis­ta se iría am­plian­do gra­dual­men­te con­for­me cre­cie­ran las ca­pa­ci­da­des de las ins­ti­tu­cio­nes.

Una pro­pues­ta de es­te gé­ne­ro no erra­di­ca­ría la ex­tor­sión, pe­ro es­ta pro­pues­ta sim­ple­men­te ten­de­ría un man­to pro­tec­tor so­bre al­gu­nas de las prin­ci­pa­les em­pre­sas del país. To­dos los me­xi­ca­nos nos me­re­ce­mos pro­tec­ción, pe­ro hay aquí una ló­gi­ca ex­cep­cio­nal: se de­be pro­te­ger a Pe­psi­co no por ser Pe­psi­co, sino por­que si una em­pre­sa de ese ta­ma­ño pue­de ser ame­na­za­da im­pu­ne­men­te, na­die es­tá se­gu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.