Ri­car­do Rap­hael

El Universal - - PORTADA - Ri­car­do Rap­hael www.ri­car­do­rap­hael.com @ri­car­dom­rap­hael

La Se­cre­ta­ría de la De­fen­sa se opo­ne a crear una co­mi­sión res­pon­sa­ble de la in­ves­ti­ga­ción so­bre los 43 es­tu­dian­tes de Ayot­zi­na­pa, des­apa­re­ci­dos des­de fi­na­les de sep­tiem­bre de 2014.

El abogado de la Se­de­na, ge­ne­ral Ale­jan­dro Ra­mos Flo­res, te­me que los mi­li­ta­res afec­ta­dos por la ta­rea de es­ta co­mi­sión vean le­sio­na­dos sus de­re­chos. Le pa­re­ce “sos­pe­cho­so que to­da la car­ga de la ira… que la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción del ca­so sea que se bus­que res­pon­sa­bi­li­dad del Ejér­ci­to por una su­pues­ta omi­sión”. (EL UNI­VER­SAL 01/10/18).

Se equi­vo­ca la Se­de­na al su­po­ner que la co­mi­sión pa­ra la jus­ti­cia y la ver­dad pro­pues­ta por el Po­der Ju­di­cial y res­pal­da­da por el pre­si­den­te elec­to, An­drés Ma­nuel López Obra­dor, bus­que res­pon­sa­bi­li­zar al Ejér­ci­to.

En to­do ca­so, quien de­be ser in­ves­ti­ga­do es un su­je­to pun­tual: el ge­ne­ral Ale­jan­dro Saavedra Hernández, por­que era el je­fe de la zo­na mi­li­tar nú­me­ro 35 cuan­do ocu­rrie­ron los fu­nes­tos he­chos, y por tan­to quien te­nía man­do so­bre el 27 ba­ta­llón de In­fan­te­ría que, en efec­to, ha­bría ac­tua­do de ma­ne­ra omi­sa aque­lla no­che.

No es po­si­ble to­da­vía ex­pli­car por qué la Se­cre­ta­ría ha cerrado fi­las con el ge­ne­ral Saavedra, pe­ro es evi­den­te que al ha­cer­lo asig­nó al Ejér­ci­to —co­mo ins­ti­tu­ción— una res­pon­sa­bi­li­dad que le re­ba­sa.

Des­de el prin­ci­pio la Se­de­na se ha ne­ga­do a cual­quier for­ma de es­cru­ti­nio con res­pec­to a la ac­tua­ción de Saavedra y sus su­bor­di­na­dos, a pe­sar de que tu­vie­ron un pa­pel inocul­ta­ble en los he­chos.

Las prue­bas abun­dan: en el cen­tro de con­trol, co­man­do, co­mu­ni­ca­ción y cómpu­to, co­no­ci­do co­mo el C4 —ins­tan­cia de­di­ca­da a la se­gu­ri­dad en Iguala— hu­bo to­do el tiem­po dos ele­men­tos de in­te­li­gen­cia mi­li­tar que re­por­ta­ron los he­chos a sus su­pe­rio­res, des­de el mo­men­to en que co­men­za­ron a ocu­rrir.

Los re­por­tes emi­ti­dos fue­ron en­via­dos al co­ro­nel Jo­sé Rodríguez Pérez quien, a su vez, man­tu­vo in­for­ma­do al ge­ne­ral Saavedra Hernández de cuan­to es­ta­ba pasando.

El tes­ti­mo­nio de un sol­da­do de ape­lli­do Mo­ta con­fir­ma que los man­dos del ba­ta­llón 27 or­de­na­ron a sus efec­ti­vos acu­dir a los fo­cos don­de es­ta­ba trans­cu­rrien­do la vio­len­cia, ta­les co­mo el Pa­la­cio de Jus­ti­cia y la Cen­tral de Au­to­bu­ses. Tam­bién, gra­cias a es­te mi­li­tar, se sa­be que re­ci­bie­ron ór­de­nes de le­van­tar imá­ge­nes so­bre los acon­te­ci­mien­tos.

Exis­te igual­men­te evi­den­cia de que se ins­tru­yó a los efec­ti­vos pa­tru­llar la ciu­dad de Iguala du­ran­te los mo­men­tos más ál­gi­dos. Hay testimonios que ubi­can a los mi­li­ta­res, por ejem­plo, en el Hos­pi­tal Ge­ne­ral y tam­bién en la Clí­ni­ca Cris­ti­na.

Los efec­ti­vos re­por­ta­ron ha­ber vis­to ca­dá­ve­res y he­ri­dos, y exis­ten testimonios de que fue­ron ellos quie­nes en­con­tra­ron a la víc­ti­ma, Ju­lio Cé­sar Mon­dra­gón, des­pués de que hu­bie­ra si­do de­solla­do.

Es­te pa­tru­lla­je no po­dría ha­ber ocu­rri­do sin las ór­de­nes de Saavedra Hernández y cues­ta tra­ba­jo su­po­ner que la in­for­ma­ción re­ca­ba­da por los sol­da­dos no ha­ya subido, en tiem­po real, has­ta su ofi­ci­na en la zo­na mi­li­tar nú­me­ro 35.

Y, sin em­bar­go, el co­man­dan­te de­ci­dió no ha­cer na­da: fue omi­so, tal co­mo di­ce el abogado de la Se­de­na.

Cuan­do el Gru­po In­ter­dis­ci­pli­na­rio de Ex­per­tos In­de­pen­dien­tes (GIEI) so­li­ci­tó que 16 efec­ti­vos del Ejér­ci­to —cu­ya pre­sen­cia en Iguala fue ple­na­men­te iden­ti­fi­ca­da— acu­die­ran a ren­dir de­cla­ra­ción, des­de la cús­pi­de de la Se­de­na se obs­ta­cu­li­zó la in­ves­ti­ga­ción y con ello la jus­ti­cia.

Si se ne­ce­si­ta co­mo me­di­da ex­tra­or­di­na­ria una co­mi­sión pa­ra co­no­cer la ver­dad y pro­du­cir jus­ti­cia es pre­ci­sa­men­te por­que la Se­de­na, en­tre otros ac­to­res, ha im­pe­di­do que se con­clu­yan los pro­ce­di­mien­tos que nues­tra Cons­ti­tu­ción pre­vé.

La pa­ra­do­ja es gran­de: quie­nes ayer le­sio­na­ron los de­re­chos de las víc­ti­mas acu­san hoy al Po­der Ju­di­cial y al pró­xi­mo go­bierno de la Re­pú­bli­ca de im­pul­sar una in­ves­ti­ga­ción ses­ga­da y dis­tan­te de las ga­ran­tías cons­ti­tu­cio­na­les.

Al re­vés: no se tra­ta de dar cau­ce a la ira, co­mo di­ce el abogado mi­li­tar Ra­mos Flo­res, sino de re­en­cau­sar la vi­gen­cia de una Cons­ti­tu­ción que fue ma­sa­cra­da, jun­to con las víc­ti­mas de Iguala, la no­che del 26 al 27 de sep­tiem­bre de 2014.

ZOOM: Tan im­por­tan­te es pro­te­ger a Ale­jan­dro Saavedra Hernández que su nom­bre se ha­lla en la lis­ta de pro­pues­tas que el ge­ne­ral Sal­va­dor Cien­fue­gos hi­zo al pre­si­den­te elec­to, An­drés Ma­nuel López Obra­dor, pa­ra que lo su­ce­da al fren­te de la Se­de­na. Un re­co­no­ci­mien­to ex­plí­ci­to de que el ci­nis­mo y la in­de­cen­cia pue­den ser in­fi­ni­tos.

Si se ne­ce­si­ta una co­mi­sión pa­ra co­no­cer la ver­dad y pro­du­cir jus­ti­cia es pre­ci­sa­men­te por­que la Se­de­na ha im­pe­di­do que se con­clu­yan los pro­ce­di­mien­tos que nues­tra Cons­ti­tu­ción pre­vé

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.