Mu­je­res, las pro­ta­go­nis­tas en elec­ción de EU

• Tie­nen un re­gis­tro his­tó­ri­co de can­di­da­tu­ras y con sus vo­tos bus­can aca­pa­rar los co­mi­cios le­gis­la­ti­vos de hoy

El Universal - - PORTADA - VÍC­TOR SAN­CHO En­via­do —el­mun­[email protected]­ni­ver­sal.com.mx

Nue­va York.— Por pri­me­ra vez 257 mu­je­res com­pi­ten por es­ca­ños pa­ra la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes y el Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos, lo que ha­bla de una olea­da fe­me­ni­na que pue­de ser la cla­ve en las elec­cio­nes de me­dio tér­mino que tie­nen lu­gar hoy en es­te país.

“Es cier­to que hay un nú­me­ro ré­cord de mu­je­res, la ma­yo­ría de­mó­cra­tas, que es­tán pre­sen­tán­do­se a car­gos pú­bli­cos en 2018”, afir­ma a EL UNI­VER­SAL Ro­salyn Coo­per­man, pro­fe­so­ra de la Uni­ver­sity of Mary Wa­shing­ton.

El vo­to fe­me­nino tam­bién se pre­vé al­to. Mu­chas mu­je­res de fi­lia­ción de­mó­cra­ta han ex­pre­sa­do su in­ten­ción de sa­lir a su­fra­gar pa­ra in­cli­nar la ba­lan­za.

LNue­va York as elec­cio­nes de 2018 en Es­ta­dos Uni­dos tie­nen cier­tas re­mi­nis­cen­cias a las de 1992. Ha pa­sa­do más de un cuar­to de si­glo y de nue­vo las mu­je­res co­pan to­das las por­ta­das y es­tán pre­sen­tes en ca­da uno de los aná­li­sis po­lí­ti­cos, con el país pen­dien­te de si una olea­da fe­me­ni­na, tan­to en can­di­da­tas co­mo en vo­tos, pue­de ser la cla­ve en las elec­cio­nes de me­dio man­da­to de es­te mar­tes. La se­gun­da ver­sión del “Año de la Mu­jer” es­tá lis­ta.

La erup­ción de la pre­sen­cia de las mu­je­res no se pue­de ce­ñir o sim­pli­fi­car a un úni­co fac­tor. Es cier­to que la lle­ga­da de Do­nald Trump al po­der o la ex­plo­sión del mo­vi­mien­to #MeToo, que lan­zó el fe­mi­nis­mo a una nue­va dimensión, tie­nen mu­cho que ver, es­pe­cial­men­te en las fi­las de­mó­cra­tas. Pe­ro los ex­per­tos se nie­gan a li­mi­tar­lo a eso, con­ven­ci­dos de que se tra­ta de al­go más de raíz y de un tra­ba­jo a lar­go pla­zo.

“La in­fraes­truc­tu­ra, el tiem­po y el re­clu­ta­mien­to de mu­je­res pa­ra pre­sen­tar­se a car­gos pú­bli­cos es nor­mal­men­te un pro­ce­so que re­su­mir­lo a un año, o in­clu­so a un ci­clo elec­to­ral, dis­tor­sio­na las ru­tas ne­ce­sa­rias pa­ra in­cre­men­tar el nú­me­ro de mu­je­res en car­gos pú­bli­cos”, co­men­ta a EL UNI­VER­SAL An­na Maho­ney, pro­fe­so­ra de li­de­raz­go po­lí­ti­co de mu­je­res en la Tu­la­ne Uni­ver­sity.

Fue­ra de las eti­que­tas, es evi­den­te la pre­pon­de­ran­cia de las mu­je­res en el ac­tual ci­clo elec­to­ral: “Es cier­to que hay un nú­me­ro ré­cord de mu­je­res, la ma­yo­ría de las cua­les son de­mó­cra­tas, que es­tán pre­sen­tán­do­se a car­gos pú­bli­cos en 2018”, afir­ma Ro­salyn Coo­per­man, pro­fe­so­ra de cien­cias po­lí­ti­cas de la Uni­ver­sity of Mary Wa­shing­ton, y es­pe­cia­li­za­da en mu­je­res y po­lí­ti­ca.

De­jan­do de la­do los co­mi­cios a ni­vel es­ta­tal y lo­cal, un to­tal de 198 mu­je­res de­mó­cra­tas y 59 re­pu­bli­ca­nas se pre­sen­tan por un asien­to al Con­gre­so, ya sea en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes o el Se­na­do. La ci­fra es his­tó­ri­ca­men­te al­ta, nun­ca an­tes ha­bía ha­bi­do tan­tas bus­can­do su lu­gar en Wa­shing­ton.

“Más mu­je­res se han mo­vi­do de —qui­zás— con­si­de­rar en pre­sen­tar­se con un pen­sa­mien­to abs­trac­to a asu­mir el re­to ba­jo el pen­sa­mien­to de ‘por qué no yo’. Só­lo los fu­tu­ros ci­clos elec­to­ra­les de­ter­mi­na­rán si el in­cre­men­to es sos­te­ni­do, lo que es­pe­ro que sea en am­bos par­ti­dos”, apun­ta Coo­per­man.

Hay una gran di­fe­ren­cia en­tre par­ti­dos; se­gún las ex­per­tas, un ejem­plo per­fec­to del in­te­rés de ca­da uno por po­ten­ciar a las mu­je­res en car­gos pú­bli­cos: “Las mu­je­res re­pu­bli­ca­nas ca­re­cen de la in­fraes­truc­tu­ra que las mu­je­res de­mó­cra­tas tie­nen pa­ra lan­zar y man­te­ner cam­pa­ñas”, sen­ten­cia Maho­ney.

Coin­ci­de en el aná­li­sis Me­li­sa Deck­man, pro­fe­so­ra en el Wa­shing­ton Co­lle­ge: “Los de­mó­cra­tas han pues­to mu­cho es­fuer­zo en re­clu­tar a mu­je­res pa­ra pre­sen­tar­se a car­gos en los úl­ti­mos años y va­lo­ran la di­ver­si­dad; al­go que no pue­de de­cir­se del Par­ti­do Re­pu­bli­cano”.

Sal­ga el re­sul­ta­do que sal­ga, no se lle­ga­rá ni por aso­mo a una re­pre­sen­ta­ción igua­li­ta­ria, de­mos­tran­do una vez más que los cam­bios y pro­gre­sos lle­gan muy len­ta­men­te, es­pe­cial­men­te en ám­bi­tos tan tra­di­cio­nal­men­te mas­cu­li­nos co­mo la po­lí­ti­ca, y, en Es­ta­dos Uni­dos, ca­si ex­clu­si­vo de los hom­bres blan­cos.

“No va­mos a ver có­mo los nú­me­ros de mu­je­res que son ele­gi­das al Con­gre­so se va a do­blar es­te año o in­clu­so que se lle­gue a la pa­ri­dad”, re­fle­xio­na Deck­man.

Se­gún cálcu­los del Cen­ter for Ame­ri­can Wo­men and Po­li­tics de la Rut­gers Uni­ver­sity, ac­tual­men­te las mu­je­res, a pe­sar de ser la mi­tad de la po­bla­ción, ocu­pan 19.3% del Con­gre­so. Si ga­na­ran to­das las elec­cio­nes que apun­tan los son­deos, el por­cen­ta­je só­lo lle­ga­ría a 24%.

Sea co­mo sea, Coo­per­man ase­gu­ra que el Con­gre­so que sal­ga de las mid­terms se­rá más fe­me­nino que nun­ca. Sin em­bar­go, “to­da­vía ten­drá que tra­ba­jar con un pre­si­den­te re­pu­bli­cano que ha de­mos­tra­do, in­clu­so con la ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na en el Con­gre­so, ser un so­cio le­gis­la­ti­vo de po­ca con­fian­za”.

El pre­si­den­te Do­nald Trump es, sin du­da, uno de los prin­ci­pa­les fac­to­res —si no el que más— que ex­pli­ca­ría es­te fer­vor por ca­li­fi­car a 2018 co­mo una re­edi­ción del “Año de la Mu­jer” de 1992, cuan­do se re­gis­tró un nú­me­ro ré­cord de mu­je­res que ga­na­ron asien­tos en el Con­gre­so, apro­ve­chan­do el re­di­bu­jo de dis­tri­tos, mu­chas va­can­tes y la ener­gía ema­na­da de la au­dien­cia pa­ra el Su­pre­mo de Cla­ren­ce Tho­mas, acu­sa­do de abuso se­xual, pe­ro fi­nal­men­te con­fir­ma­do.

El ca­so fue prác­ti­ca­men­te una co­pia de lo que se vi­vió es­te año con Brett Ka­va­naugh. Las pro­tes­tas con­tra el po­lé­mi­co juez des­per­ta­ron una nue­va olea­da de ac­ti­vis­mo. El efec­to que pue­da te­ner eso, en una so­cie­dad es­pe­cial­men­te ac­ti­va des­de la lle­ga­da de Trump a la Ca­sa Blan­ca, es una in­cóg­ni­ta y, pro­ba­ble­men­te, ten­ga una sig­ni­fi­ca­ción re­si­dual.

Al fi­nal, co­mo apun­ta Deck­man, el pe­rio­do de aten­ción de los vo­tan­tes es “cor­to” en una so­cie­dad que se ha acos­tum­bra­do a li­diar con una nue­va cri­sis ca­da se­ma­na: “Las au­dien­cias de Ka­va­naugh tie­nen que com­pe­tir con to­do ti­po de asun­tos que van des­de la in­mi­gra­ción a la vio­len­cia po­lí­ti­ca y ra­cial que aho­ra es­tán en los ti­tu­la­res”, re­su­me.

Eso no quie­re de­cir que ha­ya un enor­me in­te­rés —y aten­ción de los po­lí­ti­cos— por el com­por­ta­mien­to que van a te­ner las mu­je­res vo­tan­tes. El vo­to fe­me­nino se pre­vé fun­da­men­tal, flan­quea­do por unos im­pre­sio­nan­tes pri­me­ros nú­me­ros de in­ten­ción de par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res; es­pe­cial­men­te aque­llas re­si­den­tes en su­bur­bios y po­bla­cio­nes ur­ba­nas. Su sa­li­da ma­si­va a las ur­nas pue­de ser cla­ve en co­mi­cios apre­ta­dos.

“His­tó­ri­ca­men­te, las mu­je­res, co­mo vo­tan­tes, han ten­di­do a par­ti­ci­par más que los hom­bres y han ten­di­do a vo­tar de­mó­cra­ta”, ase­gu­ra Deck­man.

Coo­per­man aña­de que, en el cli­ma elec­to­ral ac­tual, mu­chos son­deos apun­ta­ban a un ma­yor in­te­rés de las pro­gre­sis­tas que en­tre las con­ser­va­do­ras en la in­ten­ción de sa­lir a vo­tar.

“Más mu­je­res se han mo­vi­do de —qui­zás— con­si­de­rar en pre­sen­tar­se [co­mo can­di­da­tas a la elec­ción] con un pen­sa­mien­to abs­trac­to a asu­mir el re­to ba­jo el pen­sa­mien­to de ‘por qué no yo’” RO­SALYN COO­PER­MAN Pro­fe­so­ra de cien­cias po­lí­ti­cas de la Uni­ver­sity of Mary Wahing­ton, es­pe­cia­li­za­da en mu­je­res y po­lí­ti­ca

La can­di­da­ta de­mó­cra­ta a la gu­ber­na­tu­ra de Geor­gia, Sta­cey Abrams, ha­bla en el Longs­ho­re­men Union Hall du­ran­te un mi­tin de Get Out The Vo­te en Sa­van­nah, Geor­gia. De ga­nar la elec­ción de hoy, se con­ver­ti­ría en la pri­me­ra go­ber­na­do­ra afro­ame­ri­ca­na de Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.