En­tre llan­to, des­pi­den a Va­le­ria en Ve­ra­cruz

• Le rin­den ho­me­na­je en la Uni­ver­si­dad Ve­ra­cru­za­na e im­ple­men­tan ope­ra­ti­vo de se­gu­ri­dad en el ve­lo­rio

El Universal - - PORTADA - ÉDGAR ÁVILA Co­rres­pon­sal —es­ta­dos@elu­ni­ver­sal.com.mx

Xa­la­pa, Ver.— La Fu­ne­ra­ria Cris­to Rey del mu­ni­ci­pio de Mi­na­titlán fue in­su­fi­cien­te pa­ra re­ci­bir a fa­mi­lia­res y ami­gos de Va­le­ria, hi­ja de la dipu­tada fe­de­ral Carmen Me­del (Mo­re­na), quien fue ase­si­na­da el pa­sa­do jue­ves, pre­sun­ta­men­te al ser con­fun­di­da con una mu­jer in­te­gran­te de la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da.

Con flo­res y llan­to, ami­gos y fa­mi­lia­res ve­la­ron sus res­tos. Acu­die­ron a dar el pé­sa­me ciu­da­da­nos, al­cal­des y re­gi­do­res.

Du­ran­te la ma­dru­ga­da se reali­zó un ho­me­na­je de cuer­po pre­sen­te en la Uni­ver­si­dad Ve­ra­cru­za­na, en Ciu­dad Men­do­za, don­de Va­le­ria es­tu­dia­ba. Sus com­pa­ñe­ros y de­más es­tu­dian­tes se des­pi­die­ron de ella.

En Mi­na­titlán y, prin­ci­pal­men­te la zo­na don­de se ve­lan los res­tos, se im­ple­men­tó un ope­ra­ti­vo de se­gu­ri­dad, con ele­men­tos de la de Ma­ri­na y Po­li­cía Es­ta­tal.

El pre­si­den­te na­cio­nal del Fren­te Uni­dos por la Cuar­ta Trans­for­ma­ción de Mé­xi­co, Elías Miguel Mo­reno Bri­zue­la, pi­dió que la PGR atrai­ga el ca­so.

Xa­la­pa.— Mi­na­titlán le llo­ró a Va­le­ria. Con flo­res, aplau­sos y el do­lor de la cons­tan­te e in­ce­san­te vio­len­cia que se vi­ve en la re­gión; ami­gos y fa­mi­lia­res ve­la­ron sus res­tos: el jo­ven cuer­po que el jue­ves pa­sa­do que­dó ten­di­do en un gim­na­sio, tras ser ata­ca­do a ba­la­zos.

En la en­tra­da de la fu­ne­ra­ria Cris­to Rey es­ta­ba ella. Una fo­to­gra­fía su­ya —don­de se le veía son­reír con fran­que­za— re­ci­bió a sus se­res que­ri­dos. Las lá­gri­mas y las con­do­len­cias bro­ta­ron en es­te mu­ni­ci­pio, lo­ca­li­za­do en el sur de Ve­ra­cruz y que ha si­do du­ra­men­te gol­pea­do por la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da du­ran­te más de una dé­ca­da.

Así, mien­tras un im­pre­sio­nan­te ope­ra­ti­vo de se­gu­ri­dad —im­ple­men­ta­do por la Se­cre­ta­ría de Ma­ri­na-Ar­ma­da de Mé­xi­co y la Po­li­cía Es­ta­tal— se des­ple­ga­ba en la zo­na, la doc­to­ra Carmen Me­del Pal­ma le de­cía adiós a su ni­ña, a su hi­ja de 22 años.

Con el ros­tro des­com­pues­to y en me­dio de llan­to, la tam­bién dipu­tada fe­de­ral re­ci­bió el ataúd. En tan­to, sus fa­mi­lia­res cer­ca­nos aco­mo­da­ron de­ce­nas de ra­mos de flo­res y co­ro­nas, en­via­dos por po­lí­ti­cos, aca­dé­mi­cos y ami­gos de jo­ven.

La le­gis­la­do­ra re­ci­bió el abra­zo de los ami­gos que hi­zo al am­pa­ro de su pro­fe­sión de mé­di­co. Sin em­bar­go, es­ta vez el do­lor la lle­vó a de­jar de la­do su acos­tum­bra­do sa­lu­do: una pal­ma­da al hom­bro, acom­pa­ña­da de la fra­se “¿Ho­la!, ¿có­mo es­tás?”.

Al lu­gar arri­ba­ron tam­bién al­gu­nos al­cal­des de la zo­na. Se es­pe­ra­ba la lle­ga­da del go­ber­na­dor elec­to, el mo­re­nis­ta Cuitláhuac García Ji­mé­nez, pe­ro no has­ta la tar­de lle­gó. Las me­di­das de se­gu­ri­dad en el ex­te­rior e in­te­rior di­fi­cul­ta­ban el in­gre­so.

Víc­ti­mas de la de­lin­cuen­cia. No es la pri­me­ra vez que la fa­mi­lia de Carmen Me­del se due­le, en 2016 la vio­len­cia to­có las puer­tas de su ho­gar. Fue du­ran­te el úl­ti­mo año del go­bierno del priís­ta Javier Duar­te de Ochoa cuan­do un co­man­do la se­cues­tró por más de 10 días, has­ta que fue res­ca­ta­da por una uni­dad es­pe­cia­li­za­da de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do (FGE).

Ese epi­so­dio en su vi­da fue el que le hi­zo acep­tar la in­vi­ta­ción de los di­ri­gen­tes de Mo­re­na pa­ra par­ti­ci­par en po­lí­ti­ca. Re­ci­bió la vi­si­ta del lí­der es­ta­tal Ma­nuel Huer­ta La­drón de Gue­va­ra, jun­to con el pro­fe­sor Víc­tor Her­nán­dez y el doc­tor José Ma­nuel Arias.

La mé­di­co Carmen Me­del les con­tó la his­to­ria de su pla­gio y les ex­pre­só que que­ría par­ti­ci­par “por to­das las in­jus­ti­cias que exis­ten”, co­mo la que pa­ra­dó­ji­ca­men­te hoy en­fren­ta con el ase­si­na­to de su hi­ja.

Va­le­ria fue ase­si­na­da mien­tras ha­cía ejer­ci­cio, cuan­do —se­gún la ver­sión ofi­cial— fue con­fun­di­da con otra mu­jer que te­nía víncu­los con la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da.

Adiós de ba­tas blan­cas. Ho­ras an­tes, du­ran­te la ma­dru­ga­da, el cuer­po de Va­le­ria Ma­riam Cruz Me­del re­co­rrió por úl­ti­ma vez los pa­si­llos de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na, don­de es­ta­ba a pun­to de gra­duar­se.

El ataúd co­lor ca­fé, con una ima­gen de la Vir­gen de Gua­da­lu­pe, arri­bó cer­ca de las 03:00 de la ma­ña­na a las ins­ta­la­cio­nes de la Uni­ver­si­dad Ve­ra­cru­za­na en Ciu­dad Men­do­za.

Sus com­pa­ñe­ros y alum­nos de la ins­ti­tu­ción re­ci­bie­ron los res­tos de Va­le­ria en me­dio del llan­to y los aplau­sos: hu­bo cán­ti­cos, ala­ban­zas y se­ña­les de apo­yo ha­cia la fa­mi­lia.

Por la ma­ña­na, los re­por­tes po­li­cia­les re­ve­la­ron la apa­ri­ción de cua­tro cuer­pos en el mu­ni­ci­pio de Ciu­dad Men­do­za, don­de ocu­rrió el cri­men de la es­tu­dian­te: les ha­bían cer­ce­na­do la ca­be­za y la len­gua. Un fuer­te ope­ra­ti­vo se mon­tó en la Ca­lle Fran­cis­co I. Me, en­tre Fernando Igle­sias Cal­de­rón y Gua­da­lu­pe Vic­to­ria.

Ho­ras más tar­de, el go­ber­na­dor Miguel Án­gel Yu­nes re­cha­zó la ver­sión del ha­llaz­go de los res­tos hu­ma­nos, pe­ro se­ña­ló que hu­bo un en­fren­ta­mien­to ar­ma­do don­de fue aba­ti­da una per­so­na, pre­sun­ta­men­te re­la­cio­na­da con el cri­men de la jo­ven Va­le­ria.

En es­te es­ce­na­rio, el pre­si­den­te na­cio­nal del Fren­te Uni­dos por la Cuar­ta Trans­for­ma­ción de Mé­xi­co, Elías Miguel Mo­reno Bri­zue­la, di­jo des­con­fiar de la ver­sión de Yu­nes Li­na­res y del fis­cal Jorge Winc­kler Or­tiz. Es ne­ce­sa­rio, in­di­có, que la PGR atrai­ga el ca­so.

Fa­mi­lia­res, ami­gos, po­lí­ti­cos y aca­dé­mi­cos acom­pa­ña­ron a la dipu­tada Carmen Me­del en el ve­lo­rio de su hi­ja.

En el ac­ce­so al ve­la­to­rio se co­lo­ca­ron de­ce­nas de ador­nos flo­ra­les y una fo­to­gra­fía de la jo­ven, quien fue ase­si­na­da el pa­sa­do jue­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.