Por­fi­rio Muñoz L.

El Universal - - PORTADA - Por POR­FI­RIO MUÑOZ LE­DO Pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados

“Con la ini­cia­ti­va pa­ra le­ga­li­zar la ma­rihua­na lú­di­ca, con enor­me re­tra­so nos pro­po­ne­mos re­ver­tir de­ci­sio­nes inope­ran­tes to­ma­das ha­ce cua­ren­ta años a ni­vel mun­dial”.

Re­sue­na en to­dos los ám­bi­tos de la so­cie­dad la pro­pues­ta de una Cuar­ta Tras­for­ma­ción del país. El re­fe­ren­te his­tó­ri­co re­sul­ta ob­vio, ya que alu­de a un cam­bio de gran­des pro­por­cio­nes se­me­jan­te a los que ocu­rrie­ron cuan­do la In­de­pen­den­cia, la Re­for­ma y la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na. La que es­ta­mos vi­vien­do no tie­ne co­mo desen­la­ce la vía ar­ma­da, por el con­tra­rio, con­du­ce a su can­ce­la­ción. Se tra­ta­ría, en el sen­ti­do he­ge­liano, de una su­pera­ción dia­léc­ti­ca: el en­cuen­tro de nue­vos pa­ra­dig­mas que re­em­pla­zan a los ya des­gas­ta­dos y por tan­to inú­ti­les. El de­ba­te so­bre las dro­gas y en par­ti­cu­lar el uso del cannabis con fi­nes no só­lo me­di­ci­na­les sino lú­di­cos o “adul­tos”, en­car­nan en la ur­gen­cia de nue­vas soluciones.

Lo pro­pio de los “ins­tan­tes de­mo­crá­ti­cos”, co­mo di­ría el Ni­gro­man­te, es pro­mo­ver que la dis­cu­sión de las ideas eli­mi­ne los las­tres del pen­sa­mien­to con­ser­va­dor. La con­ti­nui­dad del es­pí­ri­tu li­ber­ta­rio que con­du­ce a la re­vi­sión de las nor­mas e ins­ti­tu­cio­nes ob­so­le­tas. Pa­ra los po­si­ti­vis­tas es­tos cam­bios son obli­ga­dos por evo­lu­ción de la cien­cia. En ese sen­ti­do el ar­tícu­lo ter­ce­ro cons­ti­tu­cio­nal es cla­ro: “el cri­te­rio que orien­ta­rá a la edu­ca­ción —léa­se el Es­ta­do— se ba­sa­rá en los re­sul­ta­dos del pro­gre­so cien­tí­fi­co, lu­cha­ra con­tra la ig­no­ran­cia y sus efec­tos, las ser­vi­dum­bres, los fa­na­tis­mos y los pre­jui­cios”.

La dis­tin­gui­da ju­ris­ta Olga Sán­chez Cordero ha vuel­to a po­ner­le el cas­ca­bel al ti­gre, pro­po­nien­do —en su ta­lan­te pro­gre­sis­ta— los li­nea­mien­tos ge­ne­ra­les pa­ra la re­gu­la­ción de la ma­rihua­na en su siem­bra, cul­ti­vo, co­se­cha, pro­duc­ción, eti­que­ta­do, em­pa­que­ta­do, pro­mo­ción, pu­bli­ci­dad, pa­tro­ci­nio, trans­por­te, dis­tri­bu­ción, ven­ta y co­mer­cia­li­za­ción. La re­gla­men­ta­ción por par­te del po­der pú­bli­co a fin de en­con­trar “un equi­li­brio en­tre los pro­gra­mas de pre­ven­ción y aten­ción de adic­cio­nes y la reali­dad eco­nó­mi­ca”. Se han re­to­ma­do los más re­le­van­tes es­tu­dios de agen­cias in­ter­na­cio­na­les, así co­mo ex­pe­rien­cias na­cio­na­les y lo­ca­les que son alen­ta­do­ras pa­ra el di­se­ño de una nue­va es­tra­te­gia.

Con enor­me re­tra­so nos pro­po­ne­mos re­ver­tir de­ci­sio­nes inope­ran­tes to­ma­das ha­ce cua­ren­ta años a ni­vel mun­dial, me­dian­do la su­mi­sión de los paí­ses pro­duc­to­res res­pec­to de los con­su­mi­do­res y en el ca­so me­xi­cano la ab­di­ca­ción de so­be­ra­nía por la vía de nues­tra in­ser­ción en el pro­gra­ma de se­gu­ri­dad de Es­ta­dos Uni­dos. A con­tra­co­rrien­te, la OEA tra­zó es­ce­na­rios dis­tin­tos pa­ra ata­jar el pro­ble­ma. Su in­for­me se in­cli­nó ha­cia la des­pe­na­li­za­ción del con­su­mo co­mo ele­men­to cen­tral de cual­quier es­tra­te­gia. Que­dó cla­ro que “la vía po­li­cial y re­pre­si­va con­du­ce al es­tan­ca­mien­to, mien­tras se ig­no­ra que la dro­ga­dic­ción es una en­fer­me­dad y co­mo tal hay que tra­tar­la”. En 2016 la se­sión especial de la ONU so­bre dro­gas abo­gó a fa­vor de otor­gar al­ter­na­ti­vas pa­ra los con­su­mi­do­res, a tra­vés de po­lí­ti­cas coor­di­na­das que, sin aten­tar con­tra el de­re­cho a la au­to­der­mi­na­ción per­so­nal, com­ba­tan las adic­cio­nes, des­man­te­len las com­pli­ci­da­des e in­cre­men­ten la ca­pa­ci­dad del Es­ta­do pa­ra pres­tar ser­vi­cios de sa­lud.

To­das las lu­chas tie­nen pa­dres fun­da­do­res. En­tre no­so­tros las de­ci­sio­nes del ge­ne­ral Lá­za­ro Cár­de­nas, ins­pi­ra­das por el doc­tor Leo­pol­do Sa­la­zar Vi­nie­gra, a tra­vés de las cua­les el Es­ta­do mo­no­po­li­zó la ven­ta de ener­van­tes en dis­pen­sa­rios pú­bli­cos que do­si­fi­ca­ban me­di­ca­men­te con el ob­je­to de ob­te­ner re­sul­ta­dos ob­je­ti­vos en la sa­lud pú­bli­ca. Los re­por­tes de se­gu­ri­dad de ese tiem­po re­ve­la­ron que la des­pe­na­li­za­ción de esas dro­gas y su ad­mi­nis­tra­ción erra­di­ca­ron el po­der de los nar­co­tra­fi­can­tes y dis­mi­nu­ye­ron el trá­fi­co ile­gal.

A ve­ces la Su­pre­ma Cor­te es me­nos con­ser­va­do­ra de lo que su­po­ne­mos. Des­de 2015 ava­ló el de­re­cho fun­da­men­tal de las per­so­nas ma­yo­res de edad a de­ci­dir li­bre­men­te so­bre sus ac­ti­vi­da­des lú­di­cas, lo que en con­se­cuen­cia in­va­li­da ar­tícu­los de la Ley Ge­ne­ral de Sa­lud. Só­lo una po­lí­ti­ca enér­gi­ca de sa­la­rios, em­pleos e in­clu­sión so­cial ha­ría po­si­ble res­ca­tar a una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de los más de qui­nien­tos mil in­di­vi­duos re­clu­ta­dos hoy por la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da, co­mo lo afir­ma la Uni­ver­si­dad de Har­vard. La Co­mi­sión La­ti­noa­me­ri­ca­na de Dro­gas y De­mo­cra­cia nos ha ofre­ci­do la re­ce­ta: des­pe­na­li­zar el con­su­mo de la ma­rihua­na y ele­var las con­di­cio­nes de vi­da y sa­lud de la po­bla­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.