Carlos Sa­li­nas de Gor­ta­ri

Le­yen­do ade­cua­da­men­te a Ma­quia­ve­lo… y a los que lo co­men­tan

El Universal - - NACIÓN - Ex pre­si­den­te de Mé­xi­co

Re­cien­te­men­te se reali­zó un even­to aca­dé­mi­co al­re­de­dor del pen­sa­mien­to de Ni­co­lás Ma­quia­ve­lo (1469-1527), el no­ta­ble po­lí­ti­co y es­cri­tor flo­ren­tino del si­glo XVI, cu­ya obra es­tá “uni­ver­sal­men­te mal leí­da, sien­do ex­cep­cio­nal­men­te cla­ra y mo­ral­men­te neu­tral” co­mo ha se­ña­la­do el pen­sa­dor li­be­ral Isahia Ber­lín. La or­ga­ni­za­ción del even­to es­tu­vo a car­go de los miem­bros del INJUS y tu­vo lu­gar en su se­de en Co­yoa­cán. Ahí fui in­vi­ta­do a par­ti­ci­par en un diá­lo­go con el pro­fe­sor Mau­ri­zio Vi­ro­li, pro­fe­sor emé­ri­to de la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton y el aca­dé­mi­co tal vez más des­ta­ca­do a ni­vel mun­dial so­bre Ma­quia­ve­lo.

La idea sur­gió ha­ce dos me­ses y la fe­cha la de­ter­mi­nó el ca­len­da­rio de ac­ti­vi­da­des in­ter­na­cio­na­les del pro­fe­sor Vi­ro­li. De esa se­sión se pu­bli­có una cró­ni­ca que equi­vo­có los tér­mi­nos del diá­lo­go al­re­de­dor de Ma­quia­ve­lo y ha da­do lu­gar a co­men­ta­rios que no guar­dan re­la­ción con lo ahí tra­ta­do.

Du­ran­te el en­cuen­tro y por dos ho­ras in­ter­cam­bia­mos co­men­ta­rios y opi­nio­nes so­bre dis­tin­tos as­pec­tos de la obra del flo­ren­tino. Mi in­ter­ven­ción gi­ró al­re­de­dor de un li­bro re­cien­te del pro­fe­sor Vi­ro­li, Re­di­mien­do ‘El Prín­ci­pe’. El sig­ni­fi­ca­do de la obra maes­tra de Ma­quia­ve­lo. Su te­sis es que la lec­tu­ra ade­cua­da de esa obra clá­si­ca de­be­ría de ini­ciar­se por el ca­pí­tu­lo fi­nal por­que ahí es­tá el sen­ti­do del tex­to: la con­vo­ca­to­ria de Ma­quia­ve­lo a en­con­trar un re­den­tor que lo­gra­ra ex­pul­sar a los bár­ba­ros ex­tran­je­ros que ocu­pa­ban Ita­lia y li­be­rar­la de la co­rrup­ción in­ter­na que la afec­ta­ba. En­ton­ces ad­quie­ren otro sig­ni­fi­ca­do las re­fle­xio­nes que acom­pa­ñan al res­to de El Prín­ci­pe, y que se han pres­ta­do a tan­tos es­te­reo­ti­pos, de los cua­les el pro­fe­sor Vi­ro­li pre­sen­ta un re­su­men en su li­bro.

Al com­par­tir la pro­pues­ta del pro­fe­sor, apun­té que pre­ci­sa­men­te el ca­pí­tu­lo pre­vio (XXV Cuál es el po­der de la for­tu­na en las co­sas hu­ma­nas y có­mo ha­cer­le fren­te) mos­tra­ba la re­le­van­cia de los acon­te­ci­mien­tos ines­pe­ra­dos (los gol­pes de la for­tu­na) so­bre la res­pon­sa­bi­li­dad de go­ber­nar. Fren­te a esos even­tos, ci­té el se­ña­la­mien­to de Ma­quia­ve­lo so­bre la di­fi­cul­tad de ha­cer­les fren­te. Re­pro­duz­co la ci­ta que leí du­ran­te nues­tro diá­lo­go: “Si los tiem­pos y las co­sas cam­bian el go­ber­nan­te se arrui­na por­que no cam­bia su ma­ne­ra de pro­ce­der… por­que ha­bien­do siem­pre pros­pe­ra­do ca­mi­nan­do por una vía, no pue­de per­sua­dir­se de apar­tar­se de ella” (El Prín­ci­pe, Cap. XXV). Es lo que lla­mé la “Pa­ra­do­ja de Ma­quia­ve­lo”, la cual en­fa­ti­za en los Dis­cur­sos so­bre la Pri­me­ra Dé­ca­da de Ti­to Li­vio: “Un hom­bre que es­tá acos­tum­bra­do a ac­tuar de una ma­ne­ra, no cam­bia nun­ca, y cuan­do las cir­cuns­tan­cias cam­bian en sen­ti­do con­tra­rio a su for­ma de pro­ce­der, inevi­ta­ble­men­te fra­ca­sa” (Li­bro III, Dis­cur­so 9). In­me­dia­ta­men­te con­ti­nué ci­tan­do ese Dis­cur­so, que tex­tual­men­te di­ce: “Por no ajus­tar sus ins­ti­tu­cio­nes a los tiem­pos las re­pú­bli­cas tam­bién pe­re­cen”. Ma­quia­ve­lo se­gu­ra­men­te te­nía en men­te la Re­pú­bli­ca de Flo­ren­cia a la que sir­vió du­ran­te 14 años y la cual aca­ba­ba de pe­re­cer. Fue­ron ci­tas tex­tua­les de una obra pu­bli­ca­da ha­ce ya 500 años. Tam­bién men­cio­né el li­bro de J. G. A. Po­cock pu­bli­ca­do en 1975, y cu­yo tí­tu­lo es pre­ci­sa­men­te El Mo­men­to Ma­quia­vé­li­co. El pen­sa­mien­to po­lí­ti­co flo­ren­tino y la tra­di­ción re­pu­bli­ca­na atlán­ti­ca. En­ton­ces ci­té la de­fi­ni­ción que ha­ce Po­cock so­bre ese “Mo­men­to”. A lo lar­go de mi in­ter­ven­ción no hi­ce re­fe­ren­cia a Mé­xi­co (ex­cep­to pa­ra dar un ejem­plo de un gol­pe de for­tu­na que tu­ve que en­fren­tar al de­rrum­bar­se el Mu­ro de Ber­lín el cual obli­gó a cam­biar y pro­po­ner un Tra­ta­do de Libre Co­mer­cio), ni mu­cho me­nos hi­ce re­fe­ren­cia a las cir­cuns­tan­cias me­xi­ca­nas de hoy. Pron­to se pu­bli­ca­rán los con­te­ni­dos de nues­tro diá­lo­go.

Las fan­ta­sías que se han ela­bo­ra­do al ci­tar mi men­ción de esos tex­tos son so­lo eso, fan­ta­sías ba­sa­das en una cró­ni­ca equi­vo­ca­da y sin re­la­ción con ese diá­lo­go con un aca­dé­mi­co de ta­lla in­ter­na­cio­nal co­mo el pro­fe­sor Vi­ro­li. Con­cluí mi in­ter­ven­ción con una ci­ta de Ma­quia­ve­lo con­te­ni­da al fi­nal del Dis­cur­so 9 del Li­bro III: “Nun­ca de­ben dar­se por ven­ci­dos… co­mo la For­tu­na em­plea ca­mi­nos des­co­no­ci­dos, siem­pre de­ben te­ner es­pe­ran­za; y por esa es­pe­ran­za… no de­ben dar­se por ven­ci­dos, an­te cual­quier gol­pe de For­tu­na o cir­cuns­tan­cia que se en­cuen­tren”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.