Ale­xa, mu­jer de bron­ce

El Universal - - OPINIÓN - Por LE­TI­CIA BONIFAZ Directora de De­re­chos Hu­ma­nos de la SCJN. @le­ti­cia_­bo­ni­faz

Me en­te­ré con emo­ción que Ale­xa Mo­reno ga­nó el bron­ce en el cam­peo­na­to mun­dial de gim­na­sia en Doha, Qa­tar. La ba­ja­ca­li­for­nia­na co­ro­nó así una vi­da de es­fuer­zos, te­són y re­nun­cias, al mis­mo tiem­po que ca­lló a quie­nes se bur­la­ron de ella por es­tar fue­ra del pro­to­ti­po de la be­lle­za oc­ci­den­tal en la Olim­pia­da de Río.

Ha­ce 50 años, en el Mé­xi­co 68, hu­bo dos fi­gu­ras fe­me­ni­nas inol­vi­da­bles en la gim­na­sia: Ve­ra Cás­lavs­ka, una ru­bia che­cos­lo­va­ca de 26 años —que ve­nía de triun­far en Ro­ma y en To­kio— y que ter­mi­nó ga­nan­do, ade­más de múl­ti­ples me­da­llas, el co­ra­zón de Mé­xi­co por su bo­da en la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na. La otra gim­nas­ta fue la so­vié­ti­ca Na­tas­ha Ku­chins­ka­ya quien, con la fres­cu­ra de sus 19 años y el CCCP en la es­pal­da, tam­bién con­quis­tó me­da­llas y la ad­mi­ra­ción de las ni­ñas de en­ton­ces que in­ten­tá­ba­mos emu­lar­la.

Pa­sa­ron dos jue­gos olím­pi­cos y la per­fec­ción lle­gó a Mon­treal con Na­dia Co­ma­nec­ci, la ru­ma­na de 15 años de edad, en­tre­na­da por el le­gen­da­rio Bé­la Ka­ról­yi. La edad pro­me­dio de las gim­nas­tas ha­bía dis­mi­nui­do y Ru­ma­nia era el nue­vo equi­po cam­peón en el all around con jo­ven­ci­tas, ca­si ni­ñas, que re­ta­ban a la gra­ve­dad y a sus pro­pios cuer­pos.

Si en el 68 mu­chas ni­ñas qui­si­mos ser Na­tas­ha, en el 76 to­das que­rían ser Na­dia. Vi­nie­ron do­cu­men­ta­les de lo difícil que fue pa­ra ella en­car­nar la per­fec­cióny man­te­ner­se en la ci­ma cuan­do su cuer­po co­men­zó a mos­trar la ma­du­ra­ción pro­pia del cre­ci­mien­to.

La Olim­pia­da de Los Án­ge­les 84 tu­vo co­mo no­ve­dad el triun­fo de la es­ta­dou­ni­den­se Mar y Lo uR et ton, la pe­que­ñi­ta de 1.45 me­tros de es­ta­tu­ra, con una com­ple­xión di­fe­ren­te a los alar­ga­dos múscu­los de las ru­ma­nas.

La pri­mer gim­nas­ta afro­des­cen­dien­te par­te de un equi­po olím­pi­co fu eL uci Co­llins quien, des afor­tu­na­da­men­te, no par­ti­ci­pó enMos­cú 80 por el boi­cot a los jue­gos. Si­guie­ron Do­mi­ni­que Da­wes y Betty Okino, has­ta lle­gar a la cam­peo­na ac­tual, la im­pac­tan­te Si­mo­ne Bi­les, fi­gu­ra cen­tral de la gim­na­sia en la Olim­pia­da de Río y que hoy cuen­ta con 21 años de edad.

A prin­ci­pios de es­te año y co­mo con­se­cuen­cia del Me too, Bi­les, jun­to con más de 100 gim­nas­tas, acu­sa­ron al doc­tor Larry Nas­sar de ha­ber co­me­ti­do abu­sos se­xua­les con­tra ellas. To­das ha­bían guar­da­do si­len­cio y rom­pie­ron en llan­to fren­te a las cá­ma­ras de te­le­vi­sión an­te un agre­sor im­pá­vi­do al que la jus­ti­cia, aun­que tar­de, afor­tu­na­da­men­te ya lo al­can­zó. Bi­les es­cri­bió en­ton­ces: “ya no ten­go mie­do a con­tar mi his­to­ria”.

Bi­les es­tu­vo la se­ma­na pa­sa­da en el po­dio y, a su la­do, vi­si­ble­men­te emo­cio­na­da, es­ta­ba nues­tra me­xi­ca­na de bron­ce: Ale­xa Mo­reno, quien de­jó atrás los co­men­ta­rios ofen­si­vos que se mul­ti­pli­ca­ron en las re­des y que ella le­yó el día si­guien­te de su par­ti­ci­pa­ción en Río, justo el día de su cum­plea­ños21. Ella res­pon­dió con un“Soy me­xi­ca­na y luz­co co­mo me­xi­ca­na”.

Ale­xa es una mu­jer em­po­de­ra­da que ha creí­do en sí mis­ma y que con­vir­tió su co­ra­je en nue­vo im­pul­so. La fuer­za de sus múscu­los y su elas­ti­ci­dad la lle­va­ron al im­pre­sio­nan­te salto de caballo que la ca­ta­pul­tó al re­cien­te re­co­no­ci­mien­to mun­dial.

Hay que re­cor­dar que en la úl­ti­ma en­cues­ta Ena­dis 2017 en Mé­xi­co, la ma­yor dis­cri­mi­na­ción se si­gue dan­do en aten­ción a la apa­rien­cia fí­si­ca que in­clu­ye tono de piel, pe­so o es­ta­tu­ra, for­ma de ves­tir o arre­glo per­so­nal. Es im­por­tan­te po­ner es­te dato por el re­to de trans­for­ma­ción que te­ne­mos en­fren­te. Ale­xa es só­lo un bo­tón de mues­tra. (Lo fue en su mo­men­to Ma­rá José Al­ca­lá en los cla­va­dos).

Pa­re­ce­ría que el de­por­te es­tá exen­to de los pro­ble­mas “de fue­ra”; sin em­bar­go, bas­ta ver el úl­ti­mo me­dio si­glo en la gim­na­sia pa­ra com­pro­bar que es una ca­ja de re­so­nan­cia. Bi­les y Ale­xa han con­tri­bui­do a rom­per ba­rre­ras y es­te­reo­ti­pos y se­rán ejem­plo de mu­chas ni­ñas.

Ale­xa lle­va en su ape­lli­do el co­lor de nues­tra piel y en su se­gun­do nom­bre —Citla­li— la es­tre­lla que la acom­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.