Es­ta­dos Uni­dos: de­mó­cra­ta, el nue­vo equi­li­brio po­lí­ti­co

El Universal - - OPINIÓN - Por ENRIQUETA CABRERA Pe­rio­dis­ta, ana­lis­ta in­ter­na­cio­nal

Tres cues­tio­nes evi­den­cia­ron las elec­cio­nes in­ter­me­dias en Es­ta­dos Uni­dos: los de­mó­cra­tas avan­za­ron de ma­ne­ra sus­tan­ti­va al re­cu­pe­rar la ma­yo­ría en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, al­gu­nas gu­ber­na­tu­ras y po­si­cio­nes lo­ca­les; EU es y se­gui­rá sien­do un país di­vi­di­do en­tre su po­bla­ción ru­ral y ur­ba­na; hu­bo im­por­tan­tes éxi­tos po­lí­ti­cos, una vi­go­ro­sa y nun­ca an­tes vis­ta pre­sen­cia po­lí­ti­ca de mu­je­res y mi­no­rías. Por otro la­do, des­ta­ca, en los días pos­te­rio­res a las elec­cio­nes, que el pre­si­den­te se pre­pa­ra pa­ra for­ta­le­cer sus po­lí­ti­cas. Cuen­ta pa­ra ello con un Con­gre­so di­vi­di­do por el triun­fo de los re­pu­bli­ca­nos en el Se­na­do.

Sin tiem­po que per­der, el pre­si­den­te Trump in­ten­ta­rá avan­zar con una ba­se po­lí­ti­ca evi­den­te­men­te con­so­li­da­da, aun­que diez­ma­da. El re­fe­rén­dum de su go­bierno tie­ne una do­ble ca­ra: por un la­do, la pér­di­da de im­por­tan­tes po­si­cio­nes po­lí­ti­cas: en pri­mer lu­gar la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes con ma­yo­ría de­mó­cra­ta; así co­mo en los go­bier­nos de Wis­con­sin, Mi­chi­gan y Kan­sas, es­ta­dos cru­cia­les que ha­bía ga­na­do ha­ce dos años. Por otro la­do, des­ta­ca la con­so­li­da­ción de su ba­se so­cial y de los re­pu­bli­ca­nos, am­bos diez­ma­dos. Trump de­cla­ró su triun­fo al man­te­ner su ma­yo­ría en el Se­na­do. La di­vi­sión del Con­gre­so y una ma­yo­ría de­mó­cra­ta en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes no es una cues­tión me­nor, pues tie­ne el po­der del pre­su­pues­to, de su­per­vi­sar al pre­si­den­te, de in­ves­ti­gar y de en­jui­ciar­lo. Un cam­bio ra­di­cal en sus si­guien­tes dos años de go­bierno.

Los de­mó­cra­tas con la ma­yo­ría en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes po­drán re­vi­sar las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias de Trump que con­du­je­ron a la se­pa­ra­ción de pa­dres e hi­jos en la fron­te­ra sur, in­ves­ti­gar ca­sos de con­flic­tos de in­te­rés, con­tro­la­rán el gas­to del go­bierno, pue­den im­pul­sar una de­ci­sión fa­vo­ra­ble al pro­gra­ma DACA, es­tá en la in­de­fi­ni­ción la si­tua­ción mi­gra­to­ria de de­ce­nas de mi­les de jó­ve­nes. Pue­den in­ci­dir en el ma­ne­jo le­gal de las po­lí­ti­cas de asi­lo.

Cam­bia el ba­lan­ce de po­de­res, has­ta aho­ra Trump con­tó con un Con­gre­so de ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na en las dos Cá­ma­ras y con la Su­pre­ma Cor­te de ma­yo­ría con­ser­va­do­ra. Es de­cir, tu­vo el con­trol de los tres po­de­res: eje­cu­ti­vo, le­gis­la­ti­vo y ju­di­cial. El avan­ce de los de­mó­cra­tas es­ta­ble­ce un nue­vo des­equi­li­brio, lo que no es un asun­to me­nor. La po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca es tan gran­de y tan pro­fun­da que es difícil pen­sar en acuer­dos en­tre los re­pu­bli­ca­nos y los de­mó­cra­tas. No hay diá­lo­go po­si­ble en­tre dos vi­sio­nes po­lí­ti­cas tan dis­tin­tas y, so­bre to­do, tan en­fren­ta­das si no hay vo­lun­tad po­lí­ti­ca.

Al día si­guien­te de las elec­cio­nes Trump re­gre­só al com­ba­te y ha­bló de los acuer­dos bi­par­ti­da­rios, y de la uni­dad pa­só a la agre­sión y las ame­na­zas con­tra los de­mó­cra­tas y el des­pi­do del fis­cal ge­ne­ral Jeff Ses­sions, rem­pla­zán­do­lo por al­guien po­lí­ti­ca­men­te más cer­cano, Matt­hew Whi­ta­ker, al tiem­po que pa­só en­ci­ma de Rod Ro­sens­tein co­mo su­per­vi­sor de la in­ves­ti­ga­ción de Mue­ller, que fue sus­ti­tui­do por Whi­ta­ker. Ro­sens­tein ha­bía si­do res­pe­tuo­so y ha­bía de­fen­di­do la in­de­pen­den­cia de la in­ves­ti­ga­ción de Mue­ller. Whi­ta­ker ha­bía fi­ja­do po­si­ción di­cien­do que con­si­de­ra­ba que Mue­ller iba de­ma­sia­do le­jos, de acuer­do con in­for­ma­cio­nes de dis­tin­tos me­dios. La in­ves­ti­ga­ción se en­cuen­tra cer­ca de su eta­pa fi­nal. Los de­mó­cra­tas han di­cho que in­ves­ti­ga­rán el inusual des­pi­do de Ses­sions, cuan­do la in­ves­ti­ga­ción pa­re­ce lle­gar a su eta­pa fi­nal.

Los otros dos te­mas so­bre­sa­lien­tes que apun­tan ha­cia en­du­re­ci­mien­to de po­lí­ti­cas de Trump tie­nen que ver con la mi­gra­ción y la pren­sa. Trump di­jo que los mi­gran­tes ha­cia Es­ta­dos Uni­dos só­lo po­drían de­cla­rar que es­tán en bus­ca de asi­lo en de­ter­mi­na­dos pun­tos mi­gra­to­rios de la fron­te­ra. Lo que va en con­tra de la ley de EU e in­ter­na­cio­nal en ma­te­ria de asi­lo, ya que re­cha­za­ría el asi­lo, ile­gal­men­te al no te­ner en cuen­ta las cir­cuns­tan­cias en que hu­ye­ron de su país. Por lo que la nue­va dis­po­si­ción se­ría re­cha­za­da, afir­mó Omar Jad­wat, di­rec­tor de la Unión Ame­ri­ca­na de Li­ber­ta­des Ci­vi­les.

Fi­nal­men­te, du­ran­te la con­fe­ren­cia de pren­sa del pa­sa­do miér­co­les, Trump des­pués de una con­fron­ta­ción con el re­por­te­ro Jim Acos­ta de CNN, y con otros re­por­te­ros, sus­pen­dió la au­to­ri­za­ción de Acos­ta de en­trar a la Ca­sa Blan­ca. Nin­gún pre­si­den­te en EU lo ha he­cho, ni si­quie­ra Ni­xon en su ma­yor cri­sis, a pe­sar de que tam­bién odia­ba a la pren­sa, pues in­ves­ti­ga­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas y fil­tra­cio­nes ace­le­ra­ron el fin de la gue­rra de Viet­nam al pu­bli­car­se los Pen­ta­gon Pa­pers y fue­ron pi­lar de la in­ves­ti­ga­ción de Wa­ter­ga­te que desem­bo­có en la re­nun­cia de Ni­xon in­me­dia­ta­men­te an­tes de ser des­ti­tui­do.

Los de­mó­cra­tas tie­nen una gran res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca: ha­cer un tra­ba­jo efec­ti­vo, só­li­do y ho­nes­to, con de­ci­sión y ha­bi­li­dad, sin es­tri­den­cias e in­clu­yen­te, con re­sul­ta­dos po­si­ti­vos, cre­cien­te y con apo­yo ciu­da­dano. La si­guien­te pa­ra­da del tren elec­to­ral es la elec­ción pre­si­den­cial en exac­ta­men­te dos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.