“ME SIEN­TO VI­VO EN LA CAN­CHA”

• Hoy ini­cia el Teletón, ins­ti­tu­ción que ayu­dó a Gre­go­rio a su­pe­rar su dis­ca­pa­ci­dad.

El Universal - - PORTADA - PERLA MI­RAN­DA —jus­ti­ciay­so­cie­[email protected]­ni­ver­sal.com.mx

“¡ Tí­ra­le, Go­yo, da­le sin mie­do!”, se es­cu­cha en la can­cha llanera Hu­go Sánchez. En­tre el pol­vo, otros ju­ga­do­res y su en­tre­na­dor, Gre­go­rio in­ten­ta ti­rar a gol con la úni­ca pier­na que tie­ne.

Apo­ya­do en sus mu­le­tas, no de­ja de co­rrer, pi­de el ba­lón, no le im­por­ta ser el úni­co del equi­po sin una de sus ex­tre­mi­da­des, ima­gi­na que es­tá re­pre­sen­tan­do a Mé­xi­co co­mo lo hi­zo en el Mun­dial de Fut­bol de Ampu­tados rea­li­za­do en San Juan de los La­gos, Ja­lis­co, en don­de el equi­po nacional que­dó en cuar­to lu­gar.

“Es­tar en una can­cha me ha­ce sen­tir vi­vo, más cuan­do re­cuer­do que tu­ve la opor­tu­ni­dad de re­pre­sen­tar a mi país, creo que para to­do de­por­tis­ta es el ho­nor más gran­de, pe­ro voy por más”, di­jo a EL UNI­VER­SAL.

En las ban­cas del de­por­ti­vo ubi­ca­do en­tre ave­ni­da Del Ma­zo y Cien Me­tros, su es­po­sa e hi­ja le echan po­rras, el de­por­tis­ta ad­mi­te que son su me­jor mo­ti­va­ción: “Quie­ro ser el ejem­plo para ella [su hi­ja], que vea que to­dos so­mos igua­les, que po­de­mos ha­cer lo que nos pro­pon­ga­mos cuan­do lo ha­ce­mos con el co­ra­zón”.

Desea que su hi­ja mi­re a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad con res­pe­to, igual­dad y hu­ma­ni­dad, que no se bur­le ni les ha­ga bull­ying, co­mo lo hi­cie­ron con él cuan­do era ni­ño: “Era tris­te que me hi­cie­ran a un la­do por no te­ner una pier­na, for­ma­ban equi­pos de fút­bol y no me ele­gían, los maes­tros me li­mi­ta­ban”.

A sus 33 años, Go­yo se sien­te pleno, la tris­te­za del re­cha­zo y el enojo por su des­tino se ale­ja­ron con­for­me cum­plía sus me­tas. Aho­ra le da ri­sa pen­sar que no ju­ga­ban con él: “Yo lo hi­ce a ni­vel mun­dial [ju­gar fut­bol], vi la can­cha lle­na, al fi­nal de los par­ti­dos nos pe­dían fo­tos, es al­go que no pen­sé que vi­vi­ría y me ha­ce sen­tir or­gu­llo­so”.

Accidente. En 1992, cuan­do Gre­go­rio te­nía sie­te años, via­ja­ba en un au­to­bús con su fa­mi­lia con des­tino a Aca­pul­co, Gue­rre­ro, su pa­pá, li­cen­cia­do en Edu­ca­ción Fí­si­ca, iba a par­ti­ci­par en una com­pe­ten­cia. El con­duc­tor de la uni­dad se que­dó dor­mi­do, el co­lec­ti­vo se vol­teó y Go­yo sa­lió dis­pa­ra­do por una ven­ta­ni­lla.

“Me tu­vie­ron que ampu­tar la pier­na de­re­cha al ni­vel de la ca­de­ra, co­mo era muy ni­ño no lo asi­mi­lé tan rá­pi­do, el gol­pe fue más fuer­te para mis pa­pás, a ellos les cam­bió drás­ti­ca­men­te la vi­da, por­que de pron­to ad­qui­rí una dis­ca­pa­ci­dad”.

El de­por­te se con­vir­tió en la me­jor reha­bi­li­ta­ción para el me­nor de edad, sus pa­pás op­ta­ron por tra­tar­lo sin dis­tin­cio­nes: si que­ría su­bir a un ár­bol le da­ban per­mi­so, lo mis­mo si desea­ba co­rrer o brin­car, no lo li­mi­ta­ban.

Cuan­do re­gre­só a la pri­ma­ria, lo más di­fí­cil fue en­ten­der por qué otros ni­ños no ju­ga­ban con él. “Mi her­mano es­ta­ba en un equi­po de fut­bol y yo iba con mi ma­má a ver­lo ju­gar, un día fal­tó el por­te­ro y me di­je­ron que si no me que­ría po­ner, en­can­ta­do di­je que sí, el en­tre­na­dor me co­men­tó que de­bu­ta­ría, es­ta­ba muy emo­cio­na­do”.

Cua­tro años des­pués del accidente, un pro­gra­ma de­por­ti­vo hi­zo un re­por­ta­je so­bre Go­yo y có­mo se in­te­gró a un equi­po de fut­bol con ni­ños sin dis­ca­pa­ci­dad, así fue co­mo se dio el acer­ca­mien­to de la fa­mi­lia con Teletón, un pro­yec­to na­ci­do en 1997.

“[En el Teletón] éra­mos co­mo 23 ni­ños, nos jun­ta­ban, nos lle­va­ban a mu­seos, al ci­ne, a la fe­ria, ha­cía­mos va­rias ac­ti­vi­da­des. En 1997 se hi­zo el pri­mer even­to, re­cau­da­ron fon­dos y lue­go cons­tru­ye­ron el CRIT que que­da co­mo a 20 mi­nu­tos de mi ca­sa.

“Soy el car­net nú­me­ro dos del Es­ta­do de Mé­xi­co”. Reha­bi­li­ta­ción emo­cio­nal. Cuan­do Go­yo en­tró a la se­cun­da­ria su dis­ca­pa­ci­dad se vol­vió más emo­cio­nal, se sen­tía re­cha­za­do y las ni­ñas le em­pe­za­ron a lla­mar la aten­ción.

Por esa si­tua­ción el Teletón co­bró más re­le­van­cia, ya que la reha­bi­li­ta­ción no fue só­lo fí­si­ca: lo apo­ya­ron a en­ten­der que no te­nía una pier­na y así se­ría el res­to de su vi­da.

“Es di­fí­cil cuan­do vas des­cu­brien­do tu per­so­na­li­dad, tu cuer­po y te pre­gun­tas por qué si exis­ten per­so­nas que ro­ban y ma­tan es­tán sa­nos y yo, que era un ni­ño, per­dí mi pier­na”.

Creer en sí mis­mo fue la me­jor en­se­ñan­za que el Teletón le de­jó a Gre­go­rio, al ver que su dis­ca­pa­ci­dad iba más allá de la li­mi­ta­ción fí­si­ca.

“Com­pren­dí que to­da mi vi­da me va a fal­tar una pier­na, ten­go que acep­tar­me co­mo soy”.

Al cum­plir la ma­yo­ría de edad, el se­gun­do ni­ño ins­cri­to en el Teletón fue da­do de al­ta: quin­ce años des­pués in­vi­ta a los me­xi­ca­nos a par­ti­ci­par en es­te pro­yec­to.

“No soy quién para cam­biar la for­ma de pen­sar de las per­so­nas, pe­ro los in­vi­to a vi­si­tar un CRIT, que vean las his­to­rias, si al sa­lir no es­tán con­ven­ci­dos, es­tá bien, pe­ro ya co­no­cen.

“Es ver­dad que el Teletón brin­da una opor­tu­ni­dad ca­da año para reha­bi­li­tar a ni­ños, a in­cluir­los en la so­cie­dad y desa­rro­llar ha­bi­li­da­des, a crear bue­nos ciu­da­da­nos”.

En­tre sus me­tas a cor­to y lar­go pla­zo, Go­yo sue­ña con ser el me­jor ju­ga­dor de la li­ga de Fút­bol de Ampu­tados y fun­dar una em­pre­sa re­ci­cla­do­ra en la que 90% de los em­plea­dos ten­gan al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad.

“Que­re­mos que ha­ya ofer­ta la­bo­ral para per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, que se reali­cen y sean fe­li­ces”.

“Me tu­vie­ron que ampu­tar la pier­na de­re­cha, co­mo era muy ni­ño no lo asi­mi­lé tan rá­pi­do, el gol­pe fue más fuer­te para mis pa­pás, a ellos les cam­bió drás­ti­ca­men­te la vi­da”

“Es di­fí­cil cuan­do (...) te pre­gun­tas por qué si exis­ten per­so­nas que ro­ban y ma­tan es­tán sa­nos y yo que era un ni­ño per­dí mi pier­na” GRE­GO­RIO Per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad

Pe­se a que le fal­ta una pier­na, Gre­go­rio es par­te de un equi­po de fut­bol con per­so­nas sin dis­ca­pa­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.